A menudo, los padres utilizan frases para comunicarse con sus hijos, con la intención de corregir, guiar o disciplinar.  Sin embargo, algunas de estas frases tienen una carga negativa, que se ha encontrado que en vez de motivar a los niños a mejorar y a cambiar conductas, crean en ellos inseguridad y frustración. 

A corto y largo plazo no modifican conducta, por el contrario, continúan o empeoran las mismas. También, si se dicen continuamente, pueden afectar su autoestima. Aquí varios ejemplos de frases negativas que se utilizan y alternativas positivas que pueden ayudar a que los niños se motiven a mejorar. También, ejemplo de frases que se pueden modificar para llevar un mejor mensaje. 

  1. No llores – ¿Cómo te sientes?  Enséñales que expresar los sentimientos está bien.  Ayúdales a identificar qué sienten y el porqué se sienten así. A confiar en la expresión de sus emociones de manera natural.  
  2. No corras – Aquí caminamos.  Si son pequeños, puedes hasta inventar una canción “cambiando, caminando”, por ejemplo, y cantarla con ellos en los momentos que sea necesario.  En vez de corregir de manera negativa, dar alternativas de la conducta esperada y de manera positiva. Elimina el “no” y añade la alternativa correcta, como caminar.
  3. ¡Estás colga’o! – Tú puedes hacer un buen trabajo, vamos a organizarnos, a evaluar un plan para el próximo examen. ¡Ya verás!  Evita señalar de manera despectiva o a través de la crítica. Motívalos a creer en ellos y brindarles alternativas de ayuda.
  4. Buen trabajo – Realmente te esforzaste en esta tarea.  Muéstrale que el esfuerzo de la tarea específica realizada valió la pena y, por eso, obtuvo resultados positivos. 
  5. ¡Qué bueno eres! – Muy bien de tu parte compartir con el niño, compartir tu juguete… Refuerza de manera positiva la conducta exacta que llevó a cabo y no de manera general al indicar “qué bueno eres”.  Explícale lo que hizo que estuvo bien.
  6. Si le pegas a tu hermano, ¡ya verás! – Pegar no es correcto y no lo puedes hacer, si tienes coraje, mejor maneja la emoción de otra forma.  Pegando le puedes hacer daño al otro y a ti mismo… Explícale qué no hacer y la razón, además de las consecuencias que pueden ocurrir. 
  7. ¡No tires! – Si se cae al piso se puede romper, mejor úsalo de esta forma.  Te durará más y valorarás más las cosas que tienes.  
  8. ¡No juegues aquí! – Mejor ve al patio y juega con la bola.  Puedes correr y tirarla donde quieras. Aquí es incómodo y se pueden romper las cosas. 
  9. ¡No tengo dinero! ¡No te voy a llevar! – Hice compra y tenemos comida en casa, hoy vamos a cocinar.  ¡Me puedes ayudar y terminamos más rápido! 
  10. ¡No puedo, estoy ocupada! – Ahora estoy doblando la ropa, si lo hacemos juntos terminados rápido y nos da tiempo para jugar. 
  11. ¡No corres bicicleta hoy! – Tienes una hora para terminar, si lo logras, puedes ir a correr bicicleta hasta las 7p.m. 

*La autora es psicóloga clínica y forense con práctica en Guaynabo, Puerto Rico.