Reconociendo que el COVID-19 exacerbó las condiciones de salud mental de los ciudadanos en Estados Unidos, la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) estrenará en julio el 9-8-8, la primera línea telefónica para atender emergencias de salud mental.

A partir del 16 de julio, los ciudadanos, incluyendo a los puertorriqueños, podrán comunicarse vía telefónica y/o mensajería de texto con profesionales especialistas en crisis de salud mental y prevención de suicidios.

Luego de que en el 2019 la FCC presentara un informe de recomendaciones que apostaba a una línea amplia para atender con celeridad las situaciones de salud mental de los estadounidenses, ante la Administración de Salud Mental y Abuso de Sustancias del Departamento de Salud de los Estados Unidos y el Departamento de Asuntos de los Veteranos, la agencia logró un alianza con la Red Nacional de Prevención del Suicidio para lograr el cometido.

De acuerdo con un comunicado de prensa de la FCC, “a consecuencia de esta transición, a partir del 16 de julio de 2022, los proveedores de servicios telefónicos y los proveedores de mensajería de texto cubiertos por este cambio dirigirán a la Red Nacional de Prevención del Suicidio (National Suicide Prevention Lifeline) todas las llamadas y todos los mensajes de texto enviados al 988’’. 

“La prevención de suicidios es una necesidad de importancia crucial. Desde 2008, el suicidio figura como la décima causa de muerte en Estados Unidos. El suicidio cobró la vida de más de 44,000 estadounidenses en 2020 y la evidencia sugiere que la pandemia de COVID-19 ha exacerbado los pensamientos y acciones suicidas”, señala el escrito. 

Aunque Puerto Rico existe la Línea PAS de la Administración de Servicios de Salud Mental y Contra la Adicción (ASSMCA), la que está disponible las 24 horas, con la intención de ofrecer consejería en crisis, apoyo emocional y cernimiento preliminar a nivel psicosocial, se vislumbra que también forme parte de la iniciativa del 9-8-8, pues en enero del 2021 se dio a conocer un subsidio a través de la entidad Vibrant Emotional Health para poner en marcha la iniciativa.

La organización aseguró, para aquel entonces, que se encargaría del financiamiento y desarrollo de plan estratégico para que la ASSMCA pudiera participar en el proyecto estadounidense.  

“Vibrant está comprometida con proporcionar a los estados y territorios algunos de los recursos que necesitarán para planificar la implementación de 988 y como apoyo para sus centros de crisis locales. Al trabajar juntos lograremos aumentar el acceso a los servicios, reducir el estigma en torno a la salud mental y, en última instancia, salvar vidas”, expresaron.

El martes, el administrador de ASSMCA, Carlos Rodríguez Mateo, ofrecerá en conferencia de prensa los detalles de cómo la línea funcionará en Puerto Rico.

Siendo el suicidio la segunda causa de muerte en personas entre 10 a 34 años en los Estados Unidos, la Organización Mundial de la Salud asegura que menos del 50 por ciento de los ciudadanos reciben atención para las enfermedades de salud mental.

El estigma de la salud mental provoca, asimismo, que muchos no busquen ayuda o que incluso terminen en las cárceles, según la Alianza Nacional sobre las Enfermedades Mentales, cuyos datos sostienen que el 70 por ciento de los jóvenes del sistema correccional juvenil tienen condiciones diagnosticadas de salud mental. 

Pese a que la línea no estará disponible hasta el 16 de julio del 2022, la Red Nacional de Prevención del Suicidio (Lifeline), fundada en el 2005, continúa ofreciendo sus servicios en inglés y español las 24 horas. 

A través del 1-888-628-9454 las personas que estén experimentando una emergencia de salud mental, pueden comunicarse sin costo y recibir consejería profesional y manejo de casos a través de personal capacitado.