La administradora de ASSMCA, Carmen Bonet Vázquez, anunció la apertura de la primera clínica de desintoxicación de alcohol y sustancias (Foto: Wanda Liz Vega para Es Mental)

Los pacientes que sufren de un trastorno de alcoholismo moderado o severo ya cuentan con una clínica donde recibir un tratamiento médico adecuado de retirada y abstinencia. Se trata de la Unidad de Desintoxicación de Alcohol y Sustancias (UDAS) de la Administración de Servicios de Salud y Contra la Adicción (ASSMCA), ubicada al lado del estacionamiento multipisos del Centro Médico de Río Piedras. 

Esta es la única clínica especializada en alcoholismo moderado o severo que posee un tratamiento agudo de desintoxicación con un enfoque biopsicosocial en Puerto Rico, anunció ayer la administradora de ASSMCA, Carmen Bonet Vázquez. 

Con una inversión de $2.1 millones del Fondo de Mejoras Capitales, se realizaron las reparaciones de planta física y equipos médicos de esta clínica, que estuvo cerrada por cuatro años. La UDAS cuenta con 34 camas para el manejo médico de la retirada, distribuidas de esta forma: 18 camas para varones en tratamiento agudo del manejo médico de la retirada, 11 camas de estancia prolongada para varones y cinco camas para ambos tratamientos para las féminas. 

“Es la única clínica en estos momentos que tiene un servicio completo [enfocado en alcoholismo] y estadía prolongada”, señaló Bonet Vázquez en entrevista con Es Mental. Bonet Vázquez agregó que podrían atender a más de 500 pacientes anualmente “porque ahora tenemos un servicio más completo, más capacidad y más profesionales para poder atender un volumen mayor”. 

ASSMCA ALCOHOL 4
La Unidad cuenta con un total de 34 camas: 18 para varones, 11 de estancia prolongada para varones y cinco para ambos tratamientos para las féminas. (Foto: Wanda Liz Vega para Es Mental)

Aunque también se realizan tratamientos de retirada para el abuso de sustancias, la UDAS está enfocada en el alcoholismo, ya que es “el trastorno más común que hay en la población” y el que “más daños causa a largo plazo” y “más cuesta en un nivel social, físico y biológico”, explicó, por su parte, el Dr. Andrés Calvo, director de la UDAS y médico internista con una subespecialización en medicina de adicción. 

(Vídeo: Wanda Liz Vega para Es Mental)

En la UDAS, los pacientes recibirán un tratamiento con un enfoque biopsicosocial. Esto significa que, además del manejo médico de la retirada (antes conocido como desintoxicación), habrá trabajadores sociales, psicólogos y psiquiatras que completarán el tratamiento. De igual forma, hay contacto con otras entidades y grupos de apoyo para atender todos los aspectos que incluye el proceso de recuperación y posterior tratamiento. 

¿Cómo funciona la Unidad de Desintoxicación de Alcohol y Sustancias? 

Lo ideal es que las personas interesadas en un tratamiento como este o sus familiares se comuniquen de antemano con la UDAS al 787.763.7521 o llamen para orientarse a la Línea PAS (1.800.981.0023). En ambos casos, podrán indicarles si cumplen con los requisitos de admisión y orientarlos para otras ayudas posibles. 

No obstante, la UDAS también está preparada para recibir a pacientes que lleguen al edificio de tres pisos en el que se ubican, donde les atenderán y orientarán sobre los próximos pasos a tomar. Se recomienda que las personas lleguen acompañadas y con una mochila con ropa y productos de aseo, en caso de que sean internadas.  

ASSMCA ALCOHOL 27
La nueva clínica está ubicada al lado del estacionamiento multipisos del Centro Médico de Río Piedras. (Foto: Wanda Liz Vega para Es Mental)

Luego de atravesar una puerta con control de acceso en el edificio de la UDAS, los visitantes encontrarán una recepción de piso azul claro y paredes blancas y grises en la que se anotarán. A partir de ahí, el paciente pasará al área de Registro, donde se le tomarán los datos básicos, y luego al Triage, donde se realiza un cernimiento inicial de enfermería y se decide si se iniciará un tratamiento urgente o si se derivará a otra instalación médica, explicó el coordinador de Servicios Clínicos y psicólogo clínico, Javier Toro, en un recorrido por las instalaciones. 

Después de una evaluación médica, si el paciente cumple los criterios de admisión, se le instalará en una de las camas de los dos salones de tratamiento agudo, uno para féminas y otro para varones. Tras cinco a siete días de tratamiento agudo, el paciente podría quedarse hasta 21 días en estadía prolongada. En el caso de los hombres, pasan a otro salón para esa segunda etapa del tratamiento. 

El Dr. Toro explicó que estos 21 días son un proceso de estabilización del paciente y de preparación para un tratamiento posterior. El tratamiento podría ser residencial, en el que se deriva a un hogar con servicios contra la adicción; ambulatorio, en el que el paciente regresa a su casa y sale a citas médicas con especialistas; o de grupos de apoyo, como encuentros en Alcohólicos Anónimos. También podría haber una combinación de tratamientos. 

No es un sitio en el que vamos a curar a los pacientes. La enfermedad de adicción y la enfermedad de uso de sustancias son crónicas. Esto va a ser un primer paso de estabilización biopsicosocial, que ese paciente salga dirigido de aquí a otras entidades y servicios que tenemos en Puerto Rico para tratamiento a largo plazo”, añadió Calvo. 

La UDAS también cuenta con una sala de enfermería, varios salones para tratamientos individuales y grupales, y un salón comedor para que los pacientes coman, vean televisión o reciban visitas familiares. Tiene un presupuesto operacional de $3.2 millones y emplea a 48 profesionales multidisciplinarios. 

¿Cuáles son los requisitos de admisión? 

Actualmente, se estima que en Puerto Rico hay 140 mil personas entre los 18 y 64 años con algún trastorno por el uso excesivo o abuso de alcohol. 

Para ser admitidos, los pacientes deben tener un diagnóstico de trastorno por consumo de alcohol o sustancias conforme al Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5) de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría. También deben presentar problemas para manejar los síntomas de retirada, problemas emocionales o de conducta derivados de la adicción y enfrentar una crisis por el consumo problemático de alguna sustancia. 

“Si no tiene los criterios para estar aquí, podemos coordinar el servicio a través de otras organizaciones”, dijo la administradora de ASSMCA. “Si llega un paciente que no tenga capacidad de pago, no se le va a negar el servicio. El tratamiento se le va a ofrecer. Tenemos un equipo de trabajo social que va a estar gestionando lo que es su tarjeta de plan médico, de manera que se garantice que, antes de que se dé de alta, esa persona salga de aquí con el proceso de plan médico”. 

¿Cómo saber si debes buscar ayuda? 

Tanto la administradora de ASSMCA como el director médico de UDAS indicaron que el enfoque primordial debe ser la prevención de estos trastornos por el uso y abuso de sustancias o consumo de alcohol. 

Sin embargo, dijeron que se debe evaluar cómo impacta el uso de sustancias o alcohol en una persona para decidir si es momento de buscar ayuda. Si alguien tiene problemas para cumplir con sus obligaciones, si destina el dinero de renta o utilidades para la compra de sustancias o alcohol, o si cambia de comportamiento y tiene actitudes problemáticas tras el consumo, es momento de pedir ayuda especializada. 

El alcoholismo es una condición crónica que tiene solución y en la Línea PAS (1.800.981.0023) de ASSMCA o en el 9.8.8 podrían indicarle los próximos pasos a seguir para encontrar la ayuda que necesita.