La pandemia del COVID-19 ha traído consigo muchas cosas negativas, pero al parecer en Puerto Rico ha mejorado el deseo de las parejas de solucionar sus conflictos durante sus sesiones de consejería y terapia psicológica.

Así lo indicaron tres psicólogos y terapeutas, especializados en parejas, entrevistados por  Es Mental quienes calificaron el cambio de actitud como novel. Las razones del incremento en la búsqueda de ayuda de pareja son variadas. 

Paralelamente se ha registrado un leve incremento en el flujo de divorcios en la Isla, dijeron tres abogados y notarios, pero coincidieron en que este leve despunte se debe a los casos que se acumularon a raíz de la paralización de los servicios judiciales en los tribunales.

La consejera profesional, terapeuta de parejas y sexual, Mary Ann Martínez, dijo que sus pacientes han mostrado un mayor interés en solucionar las desavenencias con sus parejas independientemente desemboque en una ruptura o en una reconciliación de la relación.

“Lo novel no es que busquen la ayuda, sino la actitud con la que buscan la ayuda”, expresó la terapeuta de parejas.

«Las parejas buscan subsanar conflictos de parejas, de comunicación, de distanciamiento emocional y de infidelidad en su modalidad cibernética».

Previo a la pandemia, las parejas buscaban los servicios sin estar de acuerdo en la razón del conflicto. Esto causaba que cada parte tuviese una postura que buscaba el intermediario les validara. Luego de la pandemia que inició en la isla en marzo, Martínez ha notado cómo ha cambiado la dinámica debido a que ahora están más abiertos a buscar una solución en consenso.

El terapeuta de familia, matrimonio y pareja, Peter Burgos Vega, coincidió en que ha observado un incremento en el interés de las parejas en buscar sus de servicios desde que comenzó la pandemia. 

Las parejas que lo han contactado han buscado, principalmente, subsanar conflictos de parejas, de comunicación, de distanciamiento emocional y de infidelidad en su modalidad cibernética, expresó.

Soluciones a conflictos

El terapeuta opinó que el incremento que ha observado puede deberse a que la modalidad del trabajo a distancia permite que las personas puedan coordinar sus citas sin tener la atadura de ir hasta el consultorio de manera física a una determinada hora a millas de distancia.

“Si el cónyuge estaba renuente a buscar ayuda por limitaciones de horarios de trabajo, del costo económico o la logística para coordinar una intervención presencial, a nivel virtual, todas esas barreras se han derribado”, ilustró. 

“Eso, obviamente, hace más accesible los servicios”, sostuvo.  

La psicóloga clínica e integrante de la Asociación de Terapia de Familia y Pareja de Puerto Rico, Jeanette Torres Pérez, resaltó que igual ha visto un incremento no tan solo en las parejas dispuestas a solucionar sus conflictos, sino en terminar la relación.

“Están las parejas que en el día a día, ya sea por los hijos o por el trabajo, básicamente no tienen mucho tiempo para estar juntos”, explicó la psicóloga clínica. 

“Ahora, el hecho de estar más tiempo juntos, puede mejorar la relación de pareja al estar más tiempo una con la otra”, agregó.

¿Incrementan los divorcios?

Si bien es cierto que el interés hacia el divorcio ha incrementado, tres abogados advirtieron que puede deberse a la paralización de los servicios judiciales en los tribunales y a que los trámites de divorcio puedan tomar meses. Esto causa que las estadísticas pueden demorar años en obtenerse.

La abogada y notaria, Elia Enid Méndez Castro, relató que ha observado un incremento en los divorcios en su oficina. Sin embargo, no los adjudicó a la pandemia, sino a los trámites que se han atrasado.

“Yo no lo veo como que haya un incremento en solicitudes o peticiones y demandas de divorcio, sino que se debe a que, a los tribunales estar cerrados tantos meses, todos estos divorcios se presentan ahora en julio”, explicó.

La abogada enfatizó que las oficinas del Registro Demográfico no han funcionado en su totalidad, por lo que se ha retrasado la expedición de certificados de matrimonio.

El abogado y notario, Derik V. Molinary Cortés, igual mencionó un mayor interés en conocer los pasos a seguir para concretar un divorcio desde que el tribunal reabrió.

“Desde que el tribunal abrió [nuevamente], los primeros dos casos que yo tengo trabajando en mi oficina ahora mismo son para divorcios”, expresó el notario público. 

“La primera que me llamó para orientación fue para divorcio”, agregó. 

La también abogada y notaria, Cynthia V. Rosario González, añadió que el aumento en divorcios ha sido porque se habían tramitado antes de que comenzara la pandemia.

No obstante, los tres abogados anticiparon —a base de su experiencia— que los divorcios podrían dispararse según empeore el panorama económico en Puerto Rico a raíz de la pandemia. Esto coincide con los psicólogos y terapeutas de parejas que coincidieron en que las variables económicas pueden incidir en la ruptura de una relación.