A pesar de que los Baby Boomers trabajaron durante el florecimiento de las industrias foráneas en Puerto Rico y los Millennials se enfrentan a un país endeudado, en contracción económica y con impuestos más altos, actualmente ambos grupos generacionales son trastocados por la crisis económica por la que atraviesa el País.

Las dos generaciones, aseguró la economista Martha Quiñones Domínguez, “están enfrentando la crisis económica y todos los recortes que la Junta de Control de Fiscal está estableciendo”. 

Quiñones Domínguez sostuvo que, a pesar de que los Boomers vivieron el auge económico de la isla entre las décadas del 60 y el 70, nunca pensaron que sus pensiones podrían estar en peligro.

“A finales del siglo 20, se empiezan a ver problemas cuando se empieza a hablar que las 936 se iban a ir”, explicó.

Las 936 fueron las exenciones contributivas que se otorgaron, precisamente, bajo la sección 936 —legislada en 1976—. “Llegamos al siglo 21 y seguíamos con la amenaza, pero con la esperanza de que algo iba a suceder”.

No obstante, en particular las generaciones más jóvenes, agregó, “están enfrentando una educación universitaria más cara y una educación pública que no es de las mejores”.

De acuerdo a Eduardo Lugo Hernández, catedrático asociado de psicología del Recinto Universitario de Mayagüez y psicólogo comunitario, la juventud está pasando más trabajo que sus ancestros para tener una estabilidad económica más o menos balanceada. Incluso, en muchas ocasiones tienen que tener más de un trabajo porque el dinero no les alcanza.

Puerto Rico permanece en recesión económica desde hace más de una década. La deuda del gobierno estatal fue declarada impagable en 2015 por el exgobernador Alejandro García Padilla. La Junta de Control Fiscal fue formalizada en 2016 por medio de Ley para la Supervisión, Gerencia, y Estabilidad Económica de Puerto Rico (Promesa, por sus siglas en inglés) bajo la administración del expresidente de Estados Unidos, Barack Obama. 

A los Baby Boomers se les conoce como las personas que nacieron de mediados del 40 a mediados del 60. Los Millennials, aquellos que nacieron a principios de la década del 80 a mediados del 90.

Estadísticas de la base de datos de GFR Media estiman que los Millennials son el 21.6% de la población total en Puerto Rico. Esto equivale a 768,727 sujetos. En cuanto a los Baby Boomers, indican que son el 25.7% de la población total de la isla, lo que equivale a sobre 912,625. 

Marcados contrastes laborales

La base de datos de GFR establece que mientras un 61.4% de los Millennials cuenta con preparación universitaria, a un 91.2% le preocupa no conseguir un empleo y a un 88.7% le parece preocupante el acceso a educación. Un 55.9% de los Baby Boomers cuenta con diploma de escuela superior o grado menor de educación.

La demógrafa Judith Rodríguez Figueroa expresó que los Millennials poseen una amalgama más amplia de ofertas laborales y académicas en comparación con los Baby Boomers, gracias a la tecnología y a la educación. “Esa es una diferencia bien marcada que los ha hecho diferentes”.

Explicó que la era digital ha precipitado la creación de programas con los que se han desarrollado nuevos empleos y el internet ha posibilitado que se pueda trabajar a distancia, dos rasgos que distinguen a los Millennials en el ámbito laboral. 

Incluso, mencionó que ha notado un incremento en la importancia que se le da a la “educación de todo lo que está relacionado al arte” en los Millennials. 

“Cuando tú comparas [el interés hacia] esa categoría con otros grupos de más edad, es una diferencia marcada”, expresó Rodríguez Figueroa. “Los Baby Boomers, dentro de los escenarios de trabajo, son completamente diferentes” a los Millennials.

El estudio “Las generaciones en el trabajo en Puerto Rico” que encabezó el psicólogo industrial Ramón Rodríguez Montalbán de la mano de Alondra del Valle Lugo y Miguel Martínez Lugo establece que “el fenómeno de las generaciones, en el contexto del trabajo, trae una mentalidad de competencia y de ‘nosotros contra ellos’’.

“Esto resulta en diversos conflictos a raíz de un choque de principios, valores, ética y personalidad en cuanto a cómo se debe trabajar”, indica el estudio. 

Rodríguez Montalbán, no obstante, explicó en entrevista con Es Mental que “los Millennials y los Baby Boomers se parecen más de lo que esperan en su lugar de trabajo”. 

El estudio en el que participó el psicólogo industrial reveló que tanto los Baby Boomers como los Millennials tienen razones distintas por las que dejar o quedarse en un empleo. Sin embargo, reveló que ambas generaciones definen el “trabajo” de manera similar.

“Las diferencias que podemos ver entre ambos grupos, en actitudes, no se deben tanto a la diferencia generacional, sino a las diferentes etapas de desarrollo”, explicó Rodríguez Montalbán.

Las etapas de desarrollo son etapas de la vida en las que se experimentan cambios psicológicos y físicos. A diferencia de las generaciones que buscan organizar los comportamientos de determinados grupos demográficos, el psicólogo industrial dejó claro que existe más evidencia teórica y científica sobre las etapas de desarrollo.

“Más allá de hablar sobre diferencias generacionales, me gusta hablar sobre etapas de desarrollo”, puntualizó.