Conversamos por Facebook Live con la psiquiatra Wilnelya Morales y con la psicóloga clínica Yahaira Patín sobre las causas, síntomas, manejo y tratamiento del trastorno de estrés postraumático, gracias al apoyo de FHC First Healthcare. ¡Sintoniza a través del Facebook de Es Mental o de FHC – Salud Mental!

El trastorno de estrés postraumático (PTSD por sus siglas en inglés) puede surgir luego de un incidente en el que una persona sienta que lo que está viviendo es más difícil que los recursos que tiene internamente para poder manejarlo, explicó la psicóloga clínica Yahaira Patín.

El PTSD puede darse bajo diferentes escenarios, como el abuso sexual, la violencia comunitaria, ser veterano de guerra o haber tenido un accidente, según la psicóloga clínica, quien se especializa en trauma.

Indicó que para poder hacer un diagnóstico de PTSD los síntomas deben experimentarse durante un mes, ya que de lo contrario podría tratarse de estrés agudo. Agregó que la sintomatología no es la misma para todas las personas. Incluso algunas personas pueden desarrollar más síntomas que otros, ya que todo dependerá de la situación por la que pasaron. 

Indicó que los pacientes pueden experimentar “reexperimentación del trastorno”, lo que significa que tienen memorias intrusivas, flashbacks y pesadillas, que, según la doctora Patín, es lo más difícil y por lo que más los pacientes buscan ayuda profesional. Dijo que si estas pesadillas no se manejan, el paciente puede comenzar a desarrollar ataques de pánico.

La doctora Patín también mencionó los cambios en las cogniciones y en el estado de ánimo de los pacientes con PTSD. Dijo que dependiendo del evento, las personas pueden desarrollar culpa o vergüenza.

Así que en términos de cogniciones, las personas empiezan a ver su mundo totalmente diferente. Entonces, ya ese mundo que ellos están viendo no es un mundo seguro, es un mundo que ellos ven como no sé si voy a poder sobrevivir a estar aquí. Y entonces, en términos de pensamiento, usualmente tiene muchos pensamientos distorsionados en relación al evento, y en relación a cuál fue mi rol en el evento”, sostuvo.

Agregó que “muchas veces lo que yo veo en la clínica, básicamente son personas que están constantemente preguntándose si yo hubiera hecho “X” o esto no hubiera pasado como si fuera causa y efecto. Y eso lo lleva siempre a esta búsqueda de cuál era la respuesta que tenía que tener o qué era lo que yo tenía que hacer para evitar esto. Y ahí empiezan a desarrollar mayormente esa culpa, que es uno de los síntomas,  que toma más tiempo de trabajar clínicamente”.

Las personas con PTSD también pueden experimentar que “que no sienten nada” en relación a sus emociones. También pueden estar hipervigilantes.

La doctora indicó que es importante que los pacientes puedan identificar los detonantes, como son los sonidos, fuegos artificiales o la lluvia, todo dependiendo del evento.

Según la psicóloga clínica, cualquier escenario donde se reexperimente el evento, puede traer de vuelta los síntomas o agudizarlos. Por eso, aseguró que la terapia es muy importante.

Personas de todas las edades pueden padecer de estrés postraumático. Según la Clínica Mayo, en el caso de los niños de seis años o menos, éstos pueden “recrear el hecho traumático o aspectos de este a través del juego” o “tener sueños aterradores que podrían o no incluir aspectos del hecho traumático”.

Algunas de las complicaciones del trastorno de estrés postraumático, según la entidad, son desarrollar depresión y ansiedad, problemas con el abuso de alcohol y drogas, trastornos de alimentación y pensamientos y acciones suicidas.

Tratamiento para el estrés postraumático

Patín indicó que existen diferentes tratamientos basados en evidencia para tratar el trastorno de estrés postraumático y dejar los síntomas en remisión, o si hay un detonante, se puedan afrontar efectivamente. Explicó que si un tratamiento no funciona, se puede pasar a otro.

Entre los tratamientos figura la terapia de procesamiento cognitivo, la cual permite “identificar la asociación entre lo que pienso, lo que siento y cómo me comporto”.

También está la terapia de exposición prolongada, en la que se requiere grabarse. En la misma, la persona hace un relato, trabaja con el procesamiento y reestructuración de lo que es su memoria del evento y se llevan a cabo actividades para que pueda comenzar a crear adaptación y acabar la evitación. Según explicó la psicóloga clínica, en la misma se trabajan las sensaciones fisiológicas.

Agregó que otra terapia que se utiliza en el tratamiento del PTSD son las terapias expresivas del arte. Esta se usa para trabajar con pacientes no verbales o que no verbalizan la situación.