Nota de la editora: Esta es la tercera historia de la serie semanal Alivio a las cuidadoras de pacientes con condiciones mentales con el fin de brindarles herramientas para manejar la enorme carga que llevan sobre sus hombros y evitar su desgaste. La publicación irá acompañada de un Facebook Live mañana miércoles  a las 3:00 p.m., en el que conversaremos con la actriz y paciente, Sully Díaz y con la trabajadora social Dalimarie Pérez, gracias al apoyo de FHC First Healthcare.

Los cuidadores de pacientes con condiciones de salud mental severas que no cuentan con las herramientas para enfrentar las crisis que pueden experimentar como producto de sus condiciones, pueden enfrentar fatiga, insomnio, preocupación por el futuro del familiar, depresión y ansiedad.

 

Publicidad

“Hay muchos estudios que han demostrado que las personas cuando no tienen los recursos para manejar la crisis de un familiar pueden experimentar depresión y ansiedad. También, el familiar puede experimentar fatiga, insomnio y preocupación por el futuro del familiar”, sostuvo la trabajadora social y vicepresidenta de asuntos clínicos de FHC First Healthcare, Dalimarie Pérez.

Pérez hizo referencia a un estudio del psicólogo David Rivera Negrón hecho en el 2018 sobre los cuidadores de pacientes con esquizofrenia, donde se reveló esta realidad.

La trabajadora social agregó que la falta de apoyo que tienen los cuidadores y el tiempo que llevan cuidando a estos pacientes tienen un impacto en cómo se va a afectar el cuidador. Por ejemplo, mientras más tiempo lleva el cuidador cuidando al paciente, sumado a que no tenga herramientas de afrontamiento, puede provocar que la fatiga sea todavía más marcada. 

Indicó que a través del programa de manejo de casos ha podido ver muchos cuidadores prácticamente solos, manejando a pacientes de salud mental. También, ha visto a adultos mayores cuidando a sus hijos con condiciones como esquizofrenia y bipolaridad. 

La autoevaluación

La trabajadora social recomendó que el cuidador se autoevalúe para identificar si se está viendo afectado con sus responsabilidades de cuidado. Las cuatro categorías que deben autoevaluarse deben ser las siguientes: emociones, pensamientos, conducta y el bienestar físico.

Pérez explicó que en el caso de las emociones se refiere a si el cuidador está experimentando tristeza, culpa, ira, cambios de humor, baja autoestima, falta de esperanza e irritabilidad, sin razón alguna.

En la categoría de los pensamientos, dijo que el cuidador debe reconocer si se está criticando mucho, si se siente culpable, si es demasiado pesimista y si no puede tomar decisiones.

La trabajadora social mencionó que en la conducta es importante conocer si el cuidador está teniendo episodios de llanto sin explicación, se está alejando demasiado de los demás, está abandonando las tareas, tiene desinterés con su apariencia personal y el cuidado de la casa, está desmotivado y está consumiendo alcohol o tabaco en exceso.

En la categoría de bienestar físico recomendó estar pendiente a si está sintiendo fatiga crónica, falta de energía, durmiendo poco o mucho, perdiendo el apetito o comiendo mucho, aumentado o perdido peso, si tiene dolores de cabeza, pérdida de deseo sexual o dolores musculares sin explicación.

Una vez el cuidador identifica, Pérez aconsejó utilizar estrategias de autocuidado, entre las que figuran el aceptar los sentimientos, expresarlos con alguien de confianza, practicar la relajación o la meditación, consumir alimentos saludables, dormir bien y explorar la creatividad (tejer, escribir poesía).

También, el cuidador puede incorporar el ejercicio de 15 a 20 minutos alrededor de la casa, si no quiere exponerse por el COVID-19. 

“El ejercicio es beneficioso porque estimula la producción de los neurotransmisores en el cerebro y lleva a sentir el equilibrio mental que nos llena de balance y de satisfacción”, agregó.

La trabajadora social también recomendó reutilizar las prácticas que en el pasado le han ayudado a sobrellevar momentos difíciles.

Cuando buscar ayuda

Si después de un tiempo los síntomas y señales que identificó en la autoevaluación continúan, y sus relaciones y roles se están viendo afectados, Pérez recomendó buscar ayuda profesional. Puede comunicarse a con servicio al cliente de su plan médico, llamar a la Línea Pas de la Administración de Servicios de Salud Mental y Contra la Adicción al 1-800-981-0023 o contactar a alguna de las instituciones que ofrecen servicios de salud mental en el país.

En el caso de que el familiar que cuide o el propio cuidador experimente una emergencia psiquiátrica, recomendó acudir a una sala de emergencia.

La tristeza en Navidad

La Navidad, a pesar de que es una temporada de alegría, podría exacerbar los síntomas de los pacientes de salud mental severos y, por consiguiente, provocar una carga mayor al cuidador.

“Este año tenemos que entender que la época de Navidad viene acompañada del coronavirus y de la amenaza de que se está propagando, y nos encontramos bajo una Orden Ejecutiva que nos restringe más. Las actividades de respiro se limitan”, puntualizó la trabajadora social.

Conoce más sobre el tema

La actriz Sully Díaz, quien fue diagnosticada con bipolaridad desde que tenía 25 años, conversará sobre sus experiencias como paciente con Pérez en el próximo Facebook Live de la serie Alivio a las Cuidadoras mañana miércoles a las 3:00 pm.

Díaz contó a Es Mental que, a pesar de que fue diagnosticada como jóven adulta, ya a los 17 la condición se había manifestado a través de la depresión. A los 35 años comenzó a recibir tratamiento y a los 38 años fue que hizo público su diagnóstico, en medio de una entrevista radial, agregó.

“Yo no sé que me entró que lo dije. Sólo sé que me había inspirado de las artistas americanas que hablan abiertamente de lo que sea”, expresó.

La actriz pensó que no iba a recibir apoyo, pero fue todo lo contrario, aseguró.

“Desde que yo dije abiertamente que yo padecía de un trastorno neurológico es que el público me ha dado mucho más cariño”, expresó.

Díaz aseguró que es indispensable el apoyo familiar para los pacientes de salud mental y que es indispensable que la familia sepa por lo que están pasando y cómo se manifiesta la enfermedad.

La actriz aconsejó a los pacientes de salud mental a convertirse en estudiosos de la condición que padecen para que puedan identificar los detonantes.

Díaz, quien es también chef y se encuentra trabajando en videos de recetas en sus redes sociales, también cuenta con una certificación de Emotional CPR para manejar pacientes de salud mental en plena crisis.