Ningún niño o niña nace con un manual de instrucciones, lo que puede llegar a convertirse en un reto para muchas madres y padres, a quienes diversas dudas y preocupaciones se les presentan en el proceso de crianza.  

Pero, ¿realmente existe una forma correcta para tratar a los hijos? Para la trabajadora social clínica, Maritza Ocasio Vázquez, las personas deben comenzar por entender que no existe la madre o el padre perfecto, pero tampoco menores bajo la etiqueta de perfección, por lo que en la crianza pueden ocurrir errores.   

“Es poner en práctica lo que quizá no tuve o lo que necesité cuando me estaba criando. La parte más difícil es escuchar como padres, especialmente cuando hay adolescentes. Escuchar a los hijos permite generar una confianza y de ahí poder ayudarlos mejor en sus necesidades”, dijo. 

Según Ocasio Vázquez, hay unas acciones particulares para que el trato al niño sea adecuado y estos puedan vivir una infancia y/o juventud saludable, como lo es la comprensión y paciencia con los hijos, ya que, de acuerdo con la trabajadora social clínica, algunos padres no les brindan a sus hijos la oportunidad de expresarse sobre su sentir.

También mencionó lo significativo de darle seguridad para tomar decisiones. “Muchas veces los padres quieren controlarlo todo y hay que dar libertad para que ellos tomen decisiones”, dijo.

“A un niño de tres años, por ejemplo, se le puede dar la decisión de elegir su ropa y de integrarlo en el ejercicio de tomar decisiones y que se sienta cómodo y seguro de sí mismo”, explicó. 

Por otro lado, señaló también que, en cuanto a este tema, es necesario establecer una estructura, así como dar órdenes, con amor. 

“No es que seas fuerte, es que seas firme con las instrucciones y las reglas que das y la estructura que se tiene dentro del hogar”, sostuvo. 

Recalcó que no se debe dejar de un lado el tema de las emociones. En especial, que tanto padres como hijos puedan compartir sus sentimientos sin sentirse juzgados.

“Con esta situación de la pandemia, que ha sido difícil en cuanto a la ansiedad y las preocupaciones, es válido decirle a tus hijos que te sientes preocupado, pero sin olvidar mencionar que tú estás ahí para ellos”, aseguró.

La profesional de la conducta humana recomendó a los padres a educarse más respecto a lo que viven los hijos, a las herramientas de crianza y cómo convertirse en una herramienta de sostén y bienestar en la vida de ellos. 

“¿De que yo me crié con unos padres que no validaron mis sentimientos? Es importante darnos cuenta, analizarlo y evitar repetirlo con mis hijos”, concluyó. 

Como clave para una crianza sana, la organización Kids Health, fundada por el pediatra estadounidense, Dr. Neil A. Izenberg, aconseja también promover la autoestima de los hijos a través de elogios y comentarios que los haga sentir fuertes y capaces. Y evitar, sin duda, las críticas negativas y comparaciones con otros menores.

Además, convertirse en un modelo a imitar con acciones y cualidades que vayan desde la honestidad, amabilidad hasta la tolerancia. “Esté siempre consciente de que sus hijos lo están observando. Los estudios han demostrado que, por lo general, los niños que dan golpes imitan el modelo de agresión de sus casas”, destaca el artículo. 

Finalmente, hace un llamado a estar consciente de las necesidades y limitaciones como padres. 

“Usted no es un padre perfecto. Como jefe de familia, tiene fortalezas y debilidades. Reconozca sus habilidades y prometa trabajar en sus debilidades. Concéntrese en las áreas que necesitan la mayor atención, en lugar de intentar abordar todo a la vez. Admita cuando se sienta agotado y quítele tiempo a la crianza para hacer cosas que lo harán sentir feliz como persona, centrarse en sus necesidades no lo convierte en una persona egoísta. Simplemente quiere decir que se preocupa por su propio bienestar, otro valor importante para que sus hijos tomen como ejemplo a seguir”, concluye.