El tema de la sexualidad sigue siendo un tabú entre muchas parejas. No necesariamente por prejuicios, aunque este factor lo agudiza, sino porque expone el lado más íntimo de las personas y las hace sentir inseguridades e incomodidades. Muchos, incluso, lo asocian con su valor personal, específicamente los hombres. 

La mayoría de los problemas a la hora de comunicar problemas, preferencias e incluso limitaciones en el acto sexual se deben a esta es la raíz, aseguró la psicóloga Somari Quintana Martínez. Por este motivo, es importante crear un espacio de conversación pasivo, mutuo y adecuado para manejar la situación, al igual que reflexionar de manera individual sobre estos cambios, indicó.

Los problemas en la comunicación sobre la intimidad también pueden darse porque en Puerto Rico no se ofrece educación sexual obligatoria desde temprana edad, lo que impone un reto adicional en la sociedad, añadió la consejera psicológica Rosa Nieves. Esta laguna social limita prematuramente a la apertura que se le ofrece al tema y provoca el desarrollo de adultos que reprimen deseos y no saben hablar del tema. 

Varios estudios han encontrado que hablar de sexo mejora las relaciones sexuales y la calidad de la relación. Puede ser especialmente útil para asegurar que las mujeres tengan orgasmos con más frecuencia. 

Sin comunicación desde el inicio, donde el tema de la sexualidad se explore no solo abarcando las incomodidades, sino que también las zonas de placer, los problemas en la intimidad van a aflorar, añadió Nieves.

La falta de educación señalada por Nieves contribuye a que incluso muchas parejas acepten estas deficiencias, faltas en su vida sexual o disminución en conexión como una costumbre o un asunto normal. Opinó que en muchas instancias el problema surge por un asunto específico, pero que también en otras condiciones puede ser un asunto que llevan arrastrando y desatendiendo hace tiempo. 

Asimismo, otro obstáculo es la fijación excesiva que hay en los genitales a la hora de abarcar la sexualidad, echando de un lado lo erótico, dijo la sexóloga Ivelisse Bruno Ortiz.

La vida sexual de una pareja se ve afectada por diversas causas, entre las que figuran el nacimiento de un menor, cambios en la rutina diaria, cansancio mutuo y problemas fisiológicos, comentó Quintana Martínez. La falta de apertura a la experiencia, falta de confianza para dejarle saber a su pareja lo que les gusta o quieren intentar, son todos factores que también contribuyen. 

Según la experiencia profesional de Bruno Ortiz, los problemas principales de los hombres son la eyaculación precoz y dificultad para mantener o sostener una erección. En el caso de las mujeres, se trata de autoestima sexual y establecer sus límites en la experiencia sexual. O sea, comunicar que quieren hacer y que no durante el sexo.

La dificultad, en ambos casos, es cómo comunicarlo, dijo Bruno Ortíz.

Recomendaciones para hablar con la pareja

Primeramente, es indispensable identificar si hay problemas específicos en el acto o si se trata de algo emocional o físico como baja autoestima, infidelidad, salud, entre otros factores, dijo Nieves. 

A esto Quintana Martínez añadió que se debe tomar una actitud positiva al hablar sobre el tema para ayudar la receptividad de la otra parte. Como es difícil de manejar, es importante que se enfoquen en el tema y naveguen la conversación centrándose en la situación puntual teniendo empatía hacia la otra parte. 

Nieves destacó que no se deben de usar frases como “Tú nunca”, “Tú siempre”, “Tú no haces”, sino que “Yo siento”. “Tiene que estar dispuesto o dispuesta a ofrecer soluciones o trabajar en cómo desarrollar soluciones en conjunto”, subrayó. 

Similarmente, Vanessa Marin, autora de Conversaciones sexuales: Las cinco conversaciones que transformarán tu vida amorosa, destacó en su artículo en la revista Times que lo primero es establecer las intenciones, ver a la pareja como un equipo, empezar suave (la manera en la que empiezas o inicias la conversación determinará  su final), hacer espacio para nuevos comportamientos y escuchar activamente.  

A esto añadió mantener la tonalidad de la voz calmada, ser consciente de sus expresiones faciales y lenguaje corporal,  intentar transmitir la relajación, estar abierto a la persona y la conversación, tomarse de las manos o tocarse mientras hablan; ya que un poco de contacto físico recuerda el amor mutuo, y asegurarse de que las primeras frases sean, particularmente, amables y abiertas.

Nieves comentó que es indispensable identificar que el acto sexual no es el momento adecuado para hablar sobre fallos o necesidades, pues puede dejar a la otra persona sintiéndose vulnerable o expuesta. Indicó que si no logran resolverlo, es importante considerar acudir a un experto o experta en sexología para que puedan ayudarlos y guiarlos.

Bruno Ortiz expresó que a través de prácticas eróticas, que no se tienen que necesariamente fijar en los genitales, se pueden empezar a resolver algunos problemas en la intimidad, incluso explorar otro tipo de placer.   

Expresó que en muchas instancias, hay una falta de empatía respecto al tema en el momento de expresar el problema. Sin embargo, opinó que actualmente hay mayor apertura y mejor comunicación.