Descansar, conocer su cuerpo y el de su pareja y tomar tiempo durante el acto sexual, son algunas de las claves para lograr mayor placer sexual, según expertas entrevistadas por Es Mental.

La sexóloga Ivelisse Bruno Ortiz explicó que el descanso ayuda a aumentar el deseo sexual. Tener tiempo donde no se piense únicamente en el trabajo, tener la mente clara y meditar, son herramientas que se pueden involucrar en el proceso para tener mayor placer, sugirió la experta. 

El ritmo de vida actual es muy estresado, cosa que es inevitable. Sin embargo, Bruno Ortiz sostuvo que es importante estar consciente de ello y tomar en cuenta la prioridad que le dan a la sexualidad. “Vivir así nos lleva a tener una vida sexual cada vez más pobre”, expresó. 

El estrés y la falta de educación, junto al cansancio y el agotamiento del diario vivir, impide estar lo suficientemente relajado para tener una relación sexual placentera, aseguró la sexopedagoga y sexóloga, Zaida Lorenzo Vargas

También, mencionó la falta de motivación o interés sexual, el estrés laboral y los problemas familiares como otros de los problemas más frecuentes. Por eso, aseguró que la comunicación y la concentración entre ambos es vital. 

Lorenzo Vargas hizo hincapié en el factor tiempo. Aseguró que es esencial tomarse su tiempo durante el acto sexual. “No se trata de hacerlo rápido y terminar, hay que tomar las cosas con calma, dedicarse tiempo. Los ‘quickies’ (sexo rápido) están bien de vez en cuando, pero no siempre”, opinó. 

La Universidad de Harvard también consideró, dentro de su manual para obtener mayor placer sexual, que es indispensable tomar de su tiempo para poder entender el cuerpo suyo y el de su pareja. Asimismo, cuando tocan cambios por la edad, es importante volver a descubrir el placer en un ambiente tranquilo, sin interrupciones y de forma cómoda.

En el manual también se recomienda el uso adecuado de lubricación, específicamente durante la perimenopausia donde la vagina puede experimentar mayor resequedad, resultando en un aumento en dolor durante el acto. De no ser suficiente este método, sugirió acudir a un profesional para explorar otras posibilidades y encontrar una solución. 

Según la publicación, independientemente del deseo sexual, es importante mantener contacto físico, como besos, caricias y abrazos, para continuar trabajando en esa intimidad y cercanía, sin necesariamente tener que incurrir en un acto sexual.  De acuerdo al manual, algo tan simple como tocarse y ejercer técnicas de enfoque sensorial puede ayudar a mantener esa llama sexual, sin sentir ningún tipo de presión por tener coito. 

Los ejercicios kegel fueron otra de las sugerencias mencionadas en la publicación. En este caso, especificó que esta práctica es una sencilla que se puede llevar a cabo en cualquier espacio y momento del día. Tanto para hombres como para mujeres. Compartir fantasías sexuales, probar distintas posiciones y usar vibradores son otras técnicas indicadas por este mismo manual. Más que cualquier otra sugerencia, Harvard mantuvo que la idea más importante es no rendirse ante la posibilidad de gozar de su propio placer y tampoco temerle a buscar ayuda.

Conociéndose a si mismo para un mayor placer

Asimismo, ambas expertas establecieron la importancia de saber que el placer es responsabilidad propia

En este marco, Lorenzo Vargas recomendó guiar a su pareja, y si no está acercándose al orgasmo en sus encuentros sexuales, comunicárselo. Decirles lo que les gusta, lo que les estimula, entre especificaciones, son de las partes más importantes de un encuentro sexual placentero. 

Similarmente, Bruno Ortiz agregó que es fundamental que cada individuo se conozca desde el aspecto sexual para, entonces, poder comunicarlo. Desconocerse afecta y obstruye cualquier encuentro sexual, pues resulta en no saber qué o quién le conviene sexualmente ni de dónde viene el deseo. 

Mencionó que a partir del conocimiento sexual pleno surge el descubrimiento de las zonas erógenas, cómo se siente más cómodo, dónde hay incomodidad y por qué, entre otros asuntos. Por esto, conocerse es uno de los primeros pasos que se deben dar. 

A partir de conocerse, Bruno Ortiz destacó que se debe de trabajar en estar más consciente del manejo del estrés, poner el deseo sexual entre sus prioridades, la comunicación de pareja y mantener comunicación con cualquier persona con quien se vincule. Muchas veces las personas le ponen mucho peso al otro sin comunicarle lo que les gusta ni cómo les gusta, destacó. 

Entre los aspectos que principalmente contribuyen a la insatisfacción sexual, Bruno Ortiz resaltó la relación de la persona con su intimidad sexual. Cómo la persona percibe su propio placer es esencial dentro del descubrimiento del placer de su pareja. 

Hay muchas personas que piensan que su placer está a la mano del otro, que es tabú, o que su obligación es complacer a su pareja, subrayó al mencionar algunos mitos que obstruyen la satisfacción total de un encuentro sexual. 

Las personas son un complemento para el placer de la otra persona, pero no es su responsabilidad total encargarse del placer de la pareja”, destacó.