La cultura puertorriqueña tiene muchas tradiciones, como el arroz con habichuelas y el típico coquito navideño. Pero, algo que también es parte de la cultura es la pasión por los temas políticos. El bipartidismo ha sido heredado de generación a generación, familias y amistades se han distanciado por posturas políticas diferentes, ¿cómo podemos evitar esto? 

La Asociación de Psicología de Puerto Rico (APPR) lleva desde el 2008 creando una campaña para que el puertorriqueño vote informado y no por costumbres familiares. Este año, la campaña “Voto con Conciencia” busca que la gente cree conciencia sobre cómo vota y que piensen sobre cómo está votando. 

La presidenta de la APPR, la doctora Kalitza Baerga, planteó que la política es un asunto relacionado directamente a la salud mental del país. 

Este año hemos estado buscando dentro de todxs lxs candidatxs sus propuestas ante la pobreza infantil, educación, participación de mujeres, cambio climático que influyen directamente en la salud mental del país”, dijo la psicóloga clínica. “Mucha gente piensa que los psicólogos no tienen inherencia en la política, cuando las decisiones de política pública afectan la salud mental”, añadió. 

Siempre se debe hablar desde el espacio de empatía

Por otro lado, la profesora que ha enfocado sus estudios en resolución de conflictos, Liza Morales, quien explicó que este concepto parte desde la perspectiva de que todos los seres humanos tienen derecho a la libertad de expresión, pero que las perspectivas y opiniones de cada uno van a depender de su entorno y las oportunidades que ha tenido en su vida.

Cuando uno va a hablar sobre estos temas despiertan muchas pasiones porque se sienten atacados, ya que atacan a unas creencias que usualmente han sido aprendidas y heredades generacionalmente”, explicó Morales. 

No hay una solución perfecta para calmar las conversaciones pasionales e instantáneamente convertirlas en racionales, pero la doctora Baerga y la profesora Morales delinearon unos consejos para ir transicionando a conversaciones desde el respeto y la empatía. 

¿Cómo ser menos pasional y más racional hablando de política?

Todos los seres humanos estamos protegidos bajo la Constitución a expresarnos libremente, sin embargo, hay una línea muy fina entre expresarse y atacar u ofender a tus pares. 

“Es bien importante que nosotros aprendamos a escuchar los puntos contrarios a lo que nosotros creemos. En lugar de imponer mi creencia, tengo que hablar desde mi voz, mi experiencia e intentar no imponer”, aconsejó la presidenta de la APPR.

La profesora Morales relató cómo su familia se dividió completamente por ser de distintos partidos. 

“Cualquier relación de amistad o familiar va sobre cualquier creencia política”, expresó Baerga. 

Por su parte, Morales habló de que la clave para solucionar problemas es encontrar la raíz. “Hay que buscar la raíz del problema, y en la política es la polarización. Nos atacamos entre sí porque es algo que se heredó; es una costumbre”,dijo.

Al igual que tenemos derecho a la libre expresión, tenemos derechos asertivos. “Los derechos asertivos de cada persona implican que todos podemos comunicarnos de una mejor forma. Uno puede decir todo lo que piensa pero con respeto y responsabilidad”, explicó la psicóloga clínica.

Guía para conversaciones amenas

La presidenta de la APPR junto a Es Mental preparó una guía para tener conversaciones amenas:

  1. Hay que evitar las bromas y los chistes, evitar las burlas de un candidato que sea el favorito de otro
  2. Escuchar el punto de vista de los demás
  3. No ofender a nadie
  4. Que las fuentes sean confiables
  5. Ser honesto 

De igual manera, la profesora Morales recomendó que “hay que tratar de entender que cuando te comunicas con alguien, no te comuniques desde la necesidad de tener la razón, porque al tú hacerlo le estás dando el derecho a otra persona para que también lo haga”. 

La profesora dio como ejemplo que para combatir el racismo, debes sentarte en la mesa con el Ku Klux Klan y ambas partes entender cómo sus posturas y creencias les afectan; lo mismo deberían hacer las personas con sus creencias políticas. 

“Tenemos que aprender a coexistir, mientras más nos alejemos de esto, nos acercamos a la extinción de nuestra humanidad”, expresó Morales. 

El fenómeno histórico del bipartidismo

La socióloga, abogada y doctora Benny González, dijo que el bipartidismo tradicional en Puerto Rico es lo que genera pasión. 

“El bipartidismo es la existencia de los dos grandes partidos políticos, que son los únicos partidos con la oportunidad de tener el poder. En Puerto Rico esto se ha mantenido porque la mayoría de la gente vota por tradición, si mis papás eran de x partido, votan por el mismo”, explicó la también profesora universitaria.

Como solución, la doctora González propone que se refuerce la educación política. 

“La gente debe empezar a leer e instruirse sobre qué es la política, el efecto bipartidista, y aprender fuera del bipartidismo”,  planteó. 

Las elecciones generales en Puerto Rico son el 3 de noviembre, mientras que los debates políticos ya comienzan este jueves. Los candidatos para la gobernación son: Pedro Pierluisi del Partido Nuevo Progresista (PNP), Charlie Delgado del Partido Popular Democrático (PPD), Alexandra Lúgaro del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), Cesar Vázquez del Proyecto Dignidad y Eliezer Molina como candidato independiente.