Escucho a muchos jóvenes, hombres y mujeres quejarse de las “cantaletas” de sus padres y de sus parejas.  La queja principal es porque se cansan de escucharlos hablar y repetirles lo mismo, al punto de desear no escucharlos más. Se cansan porque sienten que se les da un mensaje de manera negativa, a través de la crítica y no se les escucha. Anticipan que habrá “cantaletas” y, por eso, le huyen a la persona cuando entienden que les quiere hablar. Entonces, se afecta algo muy importante de la relación, la comunicación.  Si eres de las personas que “cantaletea”, este artículo es para ti.

Existen muchas formas de comunicarnos y enviar los mensajes que queremos a otras personas. Formas efectivas y no efectivas. Las “cantaletas” son una forma negativa y no efectiva de transmitir mensajes.  ¿Por qué? Porque a través de la “cantaleta” el mensaje que se desea transmitir se envía de manera repetida, a veces en un tono de voz alto, y algo que se puede decir en una o dos líneas, se termina diciendo en 10 líneas.  Se ha comprobado que si deseamos que los mensajes lleguen a otros es importante mantener a la persona motivada, atenta y con deseos de continuar conversando. Para que esto ocurra, los mensajes deben ser cortos y claros. O sea, “al grano”, “al punto”, directo, corto y claro.  

Comienza por escribir tu mensaje. Luego, evalúa cómo puedes llevar el mismo en un párrafo corto, que resuma de manera clara y directa lo que quieres decir.  Considera como guía: qué pienso, qué siento, qué quiero y por qué, lo cual sirve para transmitir lo más importante, lo que de verdad quieres decir. También sirve para hablar de ti, sin señalar o criticar a la otra persona. Así se abren los canales de comunicación y es más fácil ser escuchado. 

Evalúa en qué momento dar el mensaje. Considera estar calmado y que la otra persona también lo esté para que la comunicación sea efectiva. Así se evita el subir el tono de voz y decir cosas que no se quieren decir o cosas que hieren a la persona. 

Considera estar a solas con la persona y en un lugar adecuado para hablar. El momento, el lugar, las personas y el estado de ánimo de cada cual son factores que se deben considerar al momento de llevar un mensaje. A veces puede ser el mejor mensaje, pero en el momento equivocado.  Esto puede ser suficiente para que no llegue al otro como esperabas.

¡Escucha! Hablar es cosa de dos, si das un mensaje tienes que estar dispuesto a pausar y escuchar. A parar y escuchar. Escuchar con atención y sin interrupciones. 

En resumen, dejar de usar las famosas “cantaletas” es importante para mejorar la comunicación con otros. Para mantener relaciones sanas y positivas. Para lograr transmitir los mensajes y que otros los quieran escuchar, para que NOS quieran escuchar en vez de salir corriendo o “apagar” sus oídos. Para hablar y que nos hablen. Se puede lograr aprendiendo formas efectivas de comunicación y practicando las mismas. ¡Hablando corto y claro!