La relación de pareja tiene un grado de complejidad que varía de pareja en pareja. Una de las áreas más delicada y sumamente importante en esa relación es la sexualidad. Es sumamente importante porque es la base para mantener encendida la llama de la pasión en la pareja. Se deben considerar dos puntos: la comunicación y la negociación sexual.

Estas dos áreas en muchas parejas se van extinguiendo o nunca se trabajaron adecuadamente, lo que puede provocar el que se pierda el interés sexual entre sus miembros.

La medicina sexual (OMS) plantea que la sexualidad forma parte de nuestra salud integral y que una vida sexual satisfactoria conlleva significativos beneficios para nuestro bienestar físico y emocional, incrementando la satisfacción con la vida en general, actuando como un antídoto relativo contra síntomas mentales y estabilizador del humor, logrando que la relación de pareja dure por mucho tiempo.

La importancia de la comunicación sexual

Dentro de esta comunicación sexual se debe tener presente la técnica “AAE” de mi autoría (Fernández 2018). 

Es sostener una comunicación Asertiva, Afectiva para que sea Efectiva y se pueda, entonces, negociar. Para lograr una negociación se debe transar, buscando un punto medio entre lo que desean los dos o aceptar lo que uno de los dos propone voluntariamente y establecer nuevas técnicas eróticas a experimentar o a descubrir otros aspectos en el compartir sexual muy importantes.

Para lograr una adecuada comunicación y negociación es sumamente importante la inteligencia sexual de cada uno de los miembros de la pareja.

La inteligencia sexual es una habilidad innata que se desarrolla y que se puede medir, cuantificar y potenciar. Los últimos descubrimientos han revelado que la inteligencia sexual es una “súper inteligencia”, ya que combina y manifiesta a los otros tipos de inteligencia, como son la creativa, la personal, la social, la emocional, la física, la sensorial, la numérica, la espacial y la verbal.

El sexo está en nuestro cerebro y no sólo a nivel genital.

Componentes de la inteligencia sexual

La inteligencia sexual la constituyen, hasta la fecha, tres componentes:

1.EL CONOCIMIENTO O SABIDURÍA SEXUAL.: Poseer conocimientos científicos acerca de la sexualidad humana, diferenciando lo verdadero de los mitos y tabúes eróticos, aportados desde la religión, familia y sociedad.

2. CONCIENCIA DEL YO SEXUAL: El sexo es parte de cada uno de nosotros y un mayor conocimiento acerca de éste nos permite una mejor interconexión y el empoderamiento sexual personal. 

3. EMPATÍA Y CONEXIÓN SEXUAL: La capacidad de establecer empatía y conectar: comprendiendo el yo sexual de la pareja y el nuestro.

Con estos componentes podemos lograr negociar y compartir nuestra vida sexual de forma saludable, placentera y satisfactoria para ambos. 

Diálogo y negociaciones intimas sexuales que deben sostener las parejas:

  1. El reloj biológico: evaluar formas y maneras que dedicaran tiempo a sus encuentros sexuales. 
  2. Sobre las áreas erógenas de cada uno, deben explorar su cuerpo individualmente y el uno hacia el otro.
  3. Técnicas eróticas más placenteras que les agradan y cuáles no.
  4.  La creación de escenarios o ambientes para experimentar diversos momentos eróticos. 
  5. Las prácticas, posiciones sexuales que le agradan a cada uno y las que de esas cuales se integrarán a los encuentros sexuales y cuáles no. Eso es el repertorio sexual de ustedes como pareja.
  6.  Las frecuencias sexuales: sincronaxia o discronaxia. Cuando uno de los miembros de la pareja quiere tener relaciones sexuales con mayor frecuencia que la otra. También se conoce como disritmia sexual. 
  7. El respetar los momentos de NO tengo deseo sexual o NO disponibilidad de alguno de los miembros de la pareja.
  8.  El sentirse libre de decir NO y que ese NO se respete.
  9. Conocer, aceptar y respetar el uso de diversidad de juguetes y objetos sexuales
  10. Problemas o incomodidades que tenga durante la intimidad sexual.
  11. Aquellos trastornos sexuales que puedan estar experimentando cada miembro de la pareja, si alguno(s).
  12. El establecer el uso de diversas técnicas coitales y no coitales.
  13. Tener en cuenta la sexualidad adaptada teniendo en cuenta las condiciones de salud o impedimento. 
  14. Aceptar a complacer con cualquier otra posición sexual que le agrade a su pareja si esta no lo provoca dolor, daño o a en contra de sus creencias religiosas o principios. 
  15. Tenemos que fortalecer nuestra autoestima sexual, atreviéndonos a realizar cosas nuevas o diferentes sin temor o vergüenza, olvidando el no me atrevo, sacando hacia afuera esa sensualidad y agresividad sexual oculta. 

 Consideraciones:

La monotonía y el estrés es el enemigo número uno del placer sexual.

En términos de quien busca más la negociación, les diría que es el hombre porque el hombre es genital, responde y se le despierta más rápido el deseo sexual, logrando la estimulación mucho más rápido. En cambio, la mujer es más emocional, y cuando la mujer tiene las emociones alteradas o laceradas por ciertas acciones o eventos se le hace difícil despertar ese deseo sexual, concentrarse y excitarse para entrar al encuentro sexual.

En la práctica como sexóloga hace más de 20 años las diferencias más marcadas que he visto en las parejas y que necesitan negociación son ciertas posiciones sexuales, ciertas prácticas como el sexo oral, el sexo anal, la frecuencia sexual, el horario y la falta del juego pre coital suficiente como para estimular la mujer y lograr su estimulación y la falta de fantasías más bien por parte de la mujer.

Hay que fomentar una adecuada educación sexual que nos ayude a modificar consciente y saludablemente nuestras prácticas sexuales según la etapa de desarrollo en la que nos encontramos y tener en cuenta que la sexualidad tiene que ver más con tu actitud y tu forma de ser que con tus características físicas.

El peor error es ser egoísta en el encuentro íntimo sexual, ábrete a las sensaciones del otro, conoce sus áreas eróticas, se sensible a sus peticiones, conoce y acepta que son iguales pero diferentes al percibir, manifestar y ejecutar su sexualidad desde su punto de vista. El comprender y el complacer a tu pareja brinda mucha satisfacción y esto debe ser mutuo.

*La autora es sexóloga clínica y presidenta del Instituto Sexológico, Educativo y Psicológico de P.R.