La enfermedad de Parkinson es una condición neurodegenerativa del sistema nervioso central. Usualmente comienza con temblores, como la primera o única manifestación, aunque pueden surgir otros síntomas, según la neuróloga Annette Martínez. 

La Dra. Martínez dijo que “tiene que haber un conglomerado de varios síntomas para poder hacer un diagnóstico” de esta enfermedad.

Entre estas señales figura la rigidez o que la persona haga movimientos de una forma más lenta.También, puede haber inestabilidad postural, lo que, según la neuróloga, provoca que los pacientes con párkinson tiendan a sufrir caídas. Además, pueden tener reflejos diferentes y pobre coordinación. 

banner300x250

La doctora enfatizó que no todo paciente que tenga temblores, significa que padezca de esta enfermedad.

Causas y riesgos

“Puede haber un componente genético. Hay ciertos genes que ya se han identificado que pueden correr en las familias, así que es importante el historial familiar. Sin  embargo, la mayoría de los diagnósticos prevalecen idiopáticos, no hay nadie en la familia, pero el paciente tiene estos síntomas”, agregó.

La doctora explicó que existen otras posibles causas del párkinson, como los pesticidas y los medicamentos antipsicóticos, que también afectan las células del cerebro que tienen que ver con la dopamina.

Indicó que el párkinson es más prevalente en la población de adultos mayores, y que las funciones básicas, como vestirse y comer, se ven afectadas, por lo que el apoyo familiar es importante para estos pacientes. El apoyo de la familia también es vital para que los pacientes se tomen sus medicamentos como les corresponde, mencionó.

Diagnóstico 

“Usualmente si el paciente tiene varios síntomas, pues para el neurólogo es bastante fácil hacer un diagnóstico”, dijo Martínez.

El neurólogo hace una combinación o suma todos los síntomas y así se puede llegar a un diagnóstico. “Dentro de la neurología hay unos subespecialistas en desórdenes del movimiento que nos ayudan también en el manejo de la condición, que no solamente es medicamentos, sino que hay otros procedimientos quirúrgicos que pueden ayudar a estos pacientes”, agregó.

Pese a que no todos los pacientes son candidatos para cirugía, esta es una opción que no existía antes, de la cual el paciente se puede beneficiar. 

Tratamiento

“Es bien importante la parte del tratamiento, los pacientes responden bien rápido al Levodopa, por ejemplo”, mencionó la neuróloga sobre el tratamiento.

Martínez recalcó que el ejercicio debe ser parte del tratamiento, ya que al ejercitarse liberan varias sustancias en el cerebro que son factores tróficos que  ayudan a bajar la inflamación y a proteger las neuronas.

“A veces recomendamos al fisiatra, o simplemente caminar diariamente”, sostuvo al mencionar que la dieta también es importante para los pacientes con párkinson.

“Aquí en Puerto Rico estamos tratando de desarrollar un tratamiento multidisciplinario, los medicamentos, las terapias, la parte emocional es muy importante, pues estos pacientes se pueden deprimir porque ya no pueden hacer sus cosas. A parte de que se pueden deprimir, pueden desarrollar alucinaciones por la misma condición o por los medicamentos, así que la parte psicológica y psiquiátrica también es muy beneficiosa para ellos”, puntualizó.

Estadísticas

En la Isla se estima que más de 25,000 personas viven con párkinson, y en el mundo son más de 10 millones de personas con esta enfermedad.

Según la Parkinson’s Foundation, en los Estados Unidos, hasta un millón de personas viven con párkinson y alrededor de 60,000 estadounidenses son diagnosticados con la enfermedad cada año. Sin embargo, la entidad aclaró que esta “cifra no refleja los miles de casos que pasan desapercibidos”. 

“La incidencia del Parkinson aumenta con la edad. La edad promedio para su aparición es de 60 años, pero alrededor de un 10% de las personas son diagnosticadas antes de los 50”, indica la Parkinson’s Foundation al tiempo que específica que esta enfermedad afecta más a los hombres que a las mujeres.