La ansiedad, comúnmente, puede manifestarse con síntomas que despiertan preocupación entre quienes los experimentan, por pensar que pudiera tratarse de alguna condición física. Sin embargo, son muchos los síntomas físicos que en realidad pueden ser episodios de ansiedad. 

Incluso, la mayoría de los síntomas de la ansiedad suelen ser físicos, de acuerdo con la doctora Giselle Torres, psicóloga consejera.

“Podemos hablar de que afecta el sistema nervioso, digestivo, cardiovascular, el sistema respiratorio… es como un todo, realmente la ansiedad carga un todo a nivel de cuerpo, fisiológicamente hablando”, recalcó.

Fatiga, dolores de cabeza, dolores de espalda, dolor en las extremidades o temblores, dolores en el estómago o sequedad bucal, son algunos de los síntomas físicos que en realidad pueden traducirse a ansiedad. 

De manera similar, la doctora Pamela Zambrana, psicóloga, sostuvo que las  palpitaciones, sudoración excesiva y la dificultad para respirar acompañado de sensaciones de ahogamiento, aturdimiento, escalofríos o por otro lado sensación de calor, son otros de los síntomas más comunes.

Según Zambrana, es común ver que la persona se dirija, por ejemplo, a una sala de emergencias cuando experimenta algún ataque de pánico, pues piensa que puede incluso fallecer por causa de las sensaciones físicas.

Las primeras señales que envía el cuerpo de que es un síntoma de ansiedad ocurren a nivel de pensamientos. Al evaluar el contenido de sus pensamientos, la persona podrá notar que es lo que le están diciendo sus pensamientos, pues la ansiedad siempre dará el problema mas no la solución. 

Torres sostuvo que si bien en estos casos es común que las personas se dirijan hacia su médico primario para descartar alguna condición de salud física y, aunque esto siempre será relevante, pudiese tratarse de primeros síntomas hacia la ansiedad, por lo que es importante que los médicos también se eduquen sobre el tema. 

De acuerdo con la especialista, siempre será recomendable que si la persona tiene algún síntoma físico, asista a una evaluación médica. Aún así, cuando la evaluación médica se realiza y todos los estudios salen bien y le brindan medicamentos a la persona para trabajar sea cual sea el síntoma, y los fármacos no funcionan, se debe hacer el llamado de que, entonces, pudiera tratarse de síntomas por parte de la ansiedad y no de alguna enfermedad o condición física.

“Cuando todos los estudios salgan bien, después de la evaluación médica, será importante que los médicos pongan mayor conciencia de esto también. Yo creo que es un llamado importante de que los médicos, cuando vean que los fármacos no están funcionado, que de alguna forma los estudios salen bien pero siguen estando presente los síntomas, ese es el  mayor indicio de que podemos estar frente un diagnóstico de ansiedad, por que el aspecto médico se trabajo, se evaluó y no funcionó”, dijo.

Torres confirmó que en estos casos uno de los pasos más importantes será la autoconciencia para con estos síntomas y cuáles son. Además de saber detectar el vínculo entre la sintomatología física de ansiedad con algún diagnóstico físico.

Sobre ello, la especialista sostuvo que incluso el estado prolongado de ansiedad que una persona pudiera estar puede llevar a que la persona sí culmine con una condición física. 

Vivimos una vida tan frenética que normalizamos lo que son los síntomas de ansiedad, vivimos tan ansiosos o expuestos a tanto estrés diariamente que ya para nosotros es normal vivir ansioso o tener estos síntomas”, expresó.

Y con ello, no es hasta que llega una crisis de ansiedad o ataque de pánico que se comienza a buscar la ayuda. Detenernos un momento, evaluar nuestro estilo de vida, será clave para una mejoría, y una de las primeras recomendaciones de la especialista. 

“Llevamos tiempo con dolor de estómago y en el subconsciente se menciona: “Ha de ser gastritis”. Pero, detente, observa que  mensaje te está dando tu cuerpo y atiéndelo, busca la forma de atender la situación y, entonces, saber la dirección”, dijo.

Similarmente, Zambrana sostuvo que trabajar con ello a tiempo va a ser de suma relevancia pues el cuerpo humano no está capacitado para vivir en un estado de alerta todo el tiempo. Por ello existen muchos sistemas en el cuerpo que se van a activar para prepararse ante una “situación de alerta”, que en realidad no está ocurriendo pues está en su mente, y eso es ansiedad.  

“Mi cerebro activa unos sistemas para prepararse ante la emergencia y desactiva otros para conservar energía y poder a esa enfrentar a esa situación, supuestamente de emergencia y peligrosa que estoy enfrentando”, explicó.

Por tanto, cuando se tiene ansiedad se externalizan unos síntomas aun así, íntimamente, a nivel del sistema completo también, ocurren unos cambios.

“Así que no buscar ayuda lo que va a hacer es que van a comenzar a dañarse otras áreas de tu cuerpo, y a largo plazo, los efectos van a ser devastadores”, agregó.

Según el doctor Carlo Blanco, psicólogo clínico, siempre es importante conocer sobre nuestra salud física en general, ya que la ansiedad, en muchas ocasiones, se manifiesta en síntomas similares a otras condiciones como lo puede ser problemas hormonales. Si se observan estos síntomas e incomodan, es importante acudir a tu médico primario para evaluarlos, y así descartar otras condiciones y poder entonces diagnosticar un trastorno de ansiedad.

“Es muy importante trabajarlos a tiempo, ya que como cualquier condición de salud, los trastornos de ansiedad suelen agravarse si no se tratan a tiempo”, aseguró.

Recomendaciones para el manejo de la ansiedad

Blanco afirmó que, tan pronto como estos síntomas se conviertan en una molestia mayor o una preocupación, es el momento de tomar acción y consultar tanto con su médico primario o profesional de la salud mental para conocer la raíz del problema y determinar la atención requerida para resolverlos. 

Asimismo, Zambrana sostuvo que vivir con ansiedad y/o estrés no es ni debe ser la norma. Por tanto, aceptarlo y aceptar la ayuda profesional va a ser de mucha mejoría. 

De igual manera, mantenerse activos/a para regular los neurotransmisores del cerebro cuando estamos en alerta será de mucho beneficio para estos individuos. 

También, recomendó las técnicas de meditación, como yoga y la meditación para la liberación de hormonas que  ayudan a estabilizar el estado de ánimo.

Personalmente, la especialista sostuvo que la técnica del grounding es una de las más utilizadas en su práctica, pues se utilizan todos los sentidos para estar en el momento presente.

Por su parte, Torres confirmó que sí como individuo te encuentras bajo estos síntomas como dolores de cabeza, temblores, taquicardia y dolores de estómago, la respiración va  a ser clave. Esto porque muchos de los síntomas son por falta de una respiración adecuada pues nos ayuda a calmar del sistema. 

Otra de las recomendaciones más importantes fue el hablar de lo que como individuos estamos sintiendo para así normalizar la expresión emocional.

También, recomendó tener conciencia de nuestro propio cuerpo, conocernos más y con la naturaleza pues se ha demostrado el impacto de ello en nuestros niveles de ansiedad.

Finalmente, priorizar sus necesidades y aprender a poner límites, será muy valioso para comenzar a trabajar en nosotros mismos.