Aunque los términos “narcisista” y “narcisismo” suelen utilizarse con frecuencia en estos días por la proliferación de ellos en la cultura pop, es errado pensar que los rasgos narcisistas en una persona y el trastorno de personalidad narcisista, una enfermedad de salud mental, son lo mismo. De hecho, se estima que la prevalencia de este trastorno afecta exclusivamente de 1 al 5 por ciento de la población.

Mostrar tendencias y características narcisistas no necesariamente forman parte de este padecimiento, cuyos criterios clínicos son determinados por el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales y debe ser un profesional de la salud mental quien trabaje con el mismo. 

De acuerdo con la psicóloga clínica, Valeria Rivera, cofundadora de Skills 4 You Psychological Services, una persona puede no tener el trastorno, pero sí exhibir rasgos narcisistas, por lo que es importante la intervención de un especialista de salud mental.

Y es que la confusión radica en las manifestaciones de grandiosidad, falta de empatía, arrogancia y que el mundo gira a su alrededor, tanto en el trastorno de salud mental como en los rasgos que pueda mostrar una persona. Sin embargo, una vez estas pasan a perjudicar la vida cotidiana y la de los otros alrededor, podría tratarse de una patología. 

Sobre las causas, la doctora Zayana Figueroa Montero, psicóloga consejera, dijo que las investigaciones existentes reiteran que los estilos de crianza tienen mucho que ver. En especial, si ocurrieron traumas durante la niñez. 

“Las investigaciones dicen que tiene la raíz en las relaciones en el hogar. En ocasiones, porque vieron ese tipo de comportamiento en alguno de sus progenitores. Así que cuando se crece en ese tipo de familia disfuncional, se invaden las emociones y las necesidades, estas personas llegan a la vida adulta con muchas dificultades”, indicó. 

En el caso del trastorno de personalidad narcisista, la literatura aborda dos tipos: el narcisismo grandioso y el vulnerable. Este primero, explicó Figueroa Montero, tiene como base la creencia de ser superior a los demás y utiliza la manipulación para sus dinámicas interpersonales. 

Por otro lado, el vulnerable, en el cual se presentan sentimientos de inferioridad, muy sensible a la crítica, baja autoestima y necesidad de atención. 

En cuanto a cómo son las relaciones sociales con estas personas, la psicóloga en formación Verenisse Vega De Jesús,  mencionó que suelen tornarse inestables y, en ocasiones, llegar a la violencia psicológica y el maltrato. 

Suelen ser pasivos-agresivos, y una conducta pasivo-agresiva lacera y ocasiona daños emocionales profundos”, dijo Vega De Jesús.

“Además, son personas controladoras. Al ejercer el control, sabemos que esto puede escalar en los diferentes tipos de maltrato”,  agregó. 

Tipos de rasgos narcisistas

Dentro de los rasgos narcisistas existen otras clasificaciones, que con el pasar del tiempo y el conocimiento de los expertos en el tema, se han enumerado, según la doctora Rivera. Mencionó, por ejemplo, a Ramani Suryakantham Durvasula, una psicóloga estadounidense, que los divide de la siguiente forma: 

  • El narcisismo encubierto: Es pasivo-agresivo, hipersensible y muchas veces usa la culpa para control y castigo. 
  • El narcisismo comunal: Tiene una marcada falta de empatía, pero muestra todo lo contrario. «Es el que vas a ver en Instagram diciendo que ayuda y rescata a otros, pero la intención no es genuina. Más bien busca reconocimiento», detalló la psicóloga clínica. 
  • El narcisismo maligno: No tiene empatía y son personas maliciosas. Muchos perfiles criminales, pueden caer bajo este tipo, aseguró Rivera.
  • El narcisismo benigno: Son egocéntricos y buscan ser el centro de atención. «Son superficiales y siempre busca formas de sobresalir y ser el foco de atención», expuso la doctora.
  • El narcisismo generacional: Personas autoritarias y acostumbradas a un sí como respuesta porque suelen tener poder. 
  • El narcisismo híbrido: Una combinación de todos los ejemplos mencionados. 
  • El narcisismo negligente: Se relacionan con los demás solo para obtener algo a cambio. 

Narcisismo: la importancia de buscar ayuda

Generalmente las personas con rasgos narcisistas no buscan ayuda, ya que no tienen conciencia sobre sus actos. Tampoco muestran interés en corregirlos o cambiarlos, puntualizó la doctora Rivera.

Pero, es de suma importancia hacerlo, pues, de acuerdo con Vega De Jesús, estos individuos pueden sufrir cuadros de depresión, ansiedad y problemas en sus relaciones interpersonales. 

La literatura señala que estas personas pueden ser propensas al abuso de sustancias e incluso el suicidio”, dijo Vega De Jesús.

Recomendó que, como ciudadanos y familias, podemos servir de mediadores para que estos puedan ir a terapia. Como, por ejemplo, si estos no quieren comenzar voluntariamente un proceso terapéutico, optar por la terapia de familia o de pareja. 

Figueroa Montero, por su parte, exhortó a las personas a identificar las banderas rojas. Como es el caso del llamado bombardeo de amor o love bombing, que se usa en muchas dinámicas con personas con rasgos narcisistas.