Con la llegada de la época festiva, el jolgorio y los días libres la rutina de muchos niños y niñas cambia por completo durante este tiempo.

Por esta razón, Es Mental preguntó a profesionales de la conducta humana, especializados en niños y en el entorno escolar, ¿cómo se hace para que estos vuelvan a reintegrarse a su rutina escolar y que su desempeño escolar no se ve trastocado? 

De acuerdo con Héctor Hernández Loubriel, psicólogo y presidente de la Asociación de Psicología Escolar de Puerto Rico, durante los periodos de festejos las rutinas de familia se ven afectadas por aspectos como viajes, horarios, alimentación, visitas de familiares, que muchas veces ocasiona que el retomar la rutina de estudios se haga pesada e incómoda para muchos menores. 

Por esto, es importante que antes del retorno académico los padres, madres y cuidadores comiencen a preparar a los niños con anticipación, aseguró Hernández Loubriel. 

“Por ejemplo, podemos comenzar a retomar la rutina de sueño tradicional y comenzar el proceso de organización de materiales escolares”, explicó. 

Además, recordó que, por tratarse de una reincorporación a la rutina tradicional, se debe prestar atención a cómo es la conducta del menor. 

“Hay algunos niños que se les puede dificultar el proceso de ajuste y mayormente se observa directamente en sus conductas. Algunas de las conductas que debemos estar atentos es los cambios anímicos, resistencia a realizar tareas académicas y problemas de conducta”, mencionó. 

Coincidiendo con esto, la psicóloga escolar y terapeuta educativa, Minerva Rosado Ramos, recomendó que a partir de la semana antes de comenzar las clases se puede ir creando una rutina para dormir, la cual debe incluir desconectarse de los aparatos electrónicos al menos dos horas antes de acostarse.

En su lugar, utilizar actividades que inviten a la calma y a la relajación, como leer, jugar con arena o plastilina”, sostuvo. 

“Sentarse con sus niños y conversar acerca de las metas de este nuevo año y del nuevo semestre que se avecina es una gran alternativa para aliviar cualquier sentimiento de ansiedad por el comienzo académico’’, aconsejó Rosado Ramos. 

Por tratarse de un semestre académico que desde la pandemia ha representado un reto para la comunidad escolar por los cambios de la modalidad virtual a la presencial, recomendó a los adultos a tener mayor empatía y recordar que muchos niños han experimentado altos niveles de estrés y ansiedad.

“La escuela juega un papel muy importante en el ajuste al regresar a la normalidad.

Después del hogar, la escuela representa el espacio seguro con el que un niño cuenta, los maestros y el personal deben proveerles a los estudiantes no solo el pan de la enseñanza, sino un lugar para ser escuchados y para que sus emociones sean validadas”, recalcó Rosado Ramos.

Por su parte, la psicóloga escolar Yarel Delgado Rosa aseguró que el establecer una estructura previo al comienzo de clases puede evitar conductas que afecten la salud emocional, particularmente de niños con diversidad funcional.  

Algunos niños con diversidad funcional pueden experimentar estrés y ansiedad, ya que el proceso de adaptación puede resultar más difícil para ellos, así que por eso es bien importante la planificación y establecimiento de la rutina con anticipación”, expuso Delgado Rosa.

La psicóloga escolar también recomendó que los padres, madres y cuidadores observen el comportamiento de los niños una vez regresen a la escuela, pues pueden darse cuenta si ocurre algo en el entorno escolar, que pudiese generar la resistencia de estar allí. 

“Cuando ocurre un suceso en la escuela, ya sea una vez o que se esté dando un patrón, se tiende a observar señales en los niños. Una conducta que levanta bandera es la de no querer asistir a la escuela, la presencia de somatizaciones, como dolor de estómago o náuseas. En adolescentes pueden verse como no entrar las clases, resistencia a ir la escuela y cambios en el desempeño académico”, manifestó. 

De forma similar, los tres psicólogos estuvieron de acuerdo con la importancia de la búsqueda de ayuda temprana de los profesionales de salud mental, con el fin de poner como prioridad el bienestar de los menores.

Algunas recomendaciones adicionales de los profesionales entrevistados:

Hernández Loubriel aconsejó a los padres y cuidadores a involucrar a los menores en el proceso de compra de materiales escolares para así aumentar su interés en el nuevo semestre académico. 

“Estos hábitos que incentivamos como padres a nuestros hijos e hijas impactará positivamente en su autoeficacia y autoestima”, dijo.

Mientras que Rosado Ramos habló de la escucha activa y comunicación con los niños, pues de esta forma puede validarse sus sentimientos y emociones. 

“Tenga paciencia. Lo más probable para algunos les tome más tiempo ajustarse a la nueva rutina de la escuela”, apuntó.

Finalmente, Delgado Rosa exhortó a los padres a trabajar con el tema de los dispositivos electrónicos, pues “es bien importante que la exposición de las pantallas se detenga por lo menos de 2 a 3 horas antes de la hora de dormir”, para así evitar que esto interfiera con el ciclo natural del sueño.