Sí, Acción de Gracias y las navidades más largas del mundo están a la vuelta de la esquina en Puerto Rico dónde las reuniones cálidas -y grandes- de amigos y familiares son parte de nuestro ADN. Más aún con el serio impacto emocional que la soledad y el aislamiento provocado por la pandemia de la COVID-19 ha tenido sobre la psiquis individual y colectiva.

Sin embargo, la transmisión y los estragos del virus no solo siguen presentes en la Isla, al igual que en todo el mundo, sino que están en su peor momento y en acelerado crecimiento. Esta semana el Departamento de Salud reportó el día de mayor contagio y el día de mayor cantidad de hospitalizaciones por COVID-19 desde que comenzó oficialmente la pandemia en Puerto Rico a mediados de marzo.

¿Cómo celebrar las vacaciones y festividades en este contexto para que la fiesta no termine dos semanas más tarde en tragedia?

Los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) en Atlanta han publicado una guía completa de alternativas para reconectar con tus seres queridos de la manera más segura posible ya que las reuniones de familiares y amigos, aunque sean pequeñas, se han convertido en uno de los focos más grandes de contagio tanto en Puerto Rico como en Estados Unidos.  

La celebración menos riesgosa es la virtual en la que distintos núcleos de personas que viven en una misma residencia compartan con otros núcleos a través de eventos que coordinen por servicios de videoconferencia como Zoom, Facetime, o Skype, entre otros.

Si deciden hacer un evento presencial pequeño, los organizadores tienen que tomar en consideración varios factores que inciden en el nivel de riesgo del junte.

  • Cantidad de gente invitada
  • Lugar en donde se efectúa
  • Lugar de donde provienen los invitados
  • Duración del evento
  • Comportamiento de los asistentes
  • Uso de alcohol o drogas que impida el sano juicio

Deben considerar, por ejemplo, el nivel de contagio comunitario que existe tanto en el lugar donde harían la reunión como en el lugar de origen de los invitados para determinar cuán riesgosa sería la actividad para todos los asistentes. Por ejemplo, en el caso de Puerto Rico, que tiene tanto intercambio con familiares que viven en Estados Unidos, si los asistentes vienen de lugares de alto nivel de contagio y si estuvieron expuestos en vuelos y aeropuertos.

En términos del lugar, los sitios al aire libre son menos riesgosos que los cerrados, y sobre la duración, los encuentros cortos son menos riesgosos que las extendidos. Por ejemplo, el estar expuesto a una persona con COVID-19 por más de 15 minutos corridos, aunque sea a seis pies de distancia, aumenta grandemente el riesgo de contagio, dicen los CDC.

Aunque la agencia federal no establece un número específico de asistentes como una recomendación, sostiene que el número debe de ser el menor posible y tiene que ser cónsono con mantener seis pies de distancia entre todos los asistentes y que todos deben de utilizar mascarilla que cubra la nariz y la boca por completo. Además, recomienda cero contacto físico entre los asistentes. O sea, no darse la mano, abrazarse o besarse con personas que no sean del núcleo que vive bajo el mismo techo. Familiares inmediatos que no viven en la misma casa no forman parte de su núcleo para efectos del COVID-19 y deben de ser tratados como personas externas al mismo en cuanto a las medidas de seguridad.

Otras medidas que se deben tomar es tener consigo hand sanitizer con 60% o más de alcohol, limitar el contacto con las superficies en el lugar, limpiar constantemente las superficies, no compartir utensilios de comida, fomentar el lavado de manos por 20 segundos y que evitar los cantos y gritos entre todos los que participen. 

Aún con estas precauciones, hay personas que simplemente no deben de acudir a eventos presenciales durante las festividades, sostienen. Entre ellos aquellos que:

  • Hayan tenido COVID-19 y que aún no cumplan con los criterios establecidos para que se considere que es seguro estar cerca de ellas
  • Tengan síntomas compatibles con COVID-19
  • Estén esperando resultados de pruebas COVID-19
  • Hayan podido estar expuestas a alguien con COVID-19 en los últimos 14 días
  • Estén en los grupos de alto riesgo a desarrollar complicaciones severas por COVID-19 tales como los adultos mayores o personas con enfermedades crónicas

Niveles de riesgo del CDC

La agencia federal ha asignado tres niveles de riesgo a las actividades y reuniones familiares según cumplen con los criterios mencionados. A continuación sus ejemplos por nivel de riesgo.

Bajo riesgo

  • Cena familiar de miembros de un núcleo
  • Preparar comida para allegados o vecinos en necesidad y hacerles delivery de manera que no tengan contacto entre sí
  • Cena virtual con la familia extendida
  • Compras virtuales para la Navidad
  • Ver películas, paradas y otras formas de entretenimiento desde casa

Riesgo moderado

  • Pequeña cena al aire libre o en exteriores con familiares y/o amigos que vivan en la misma comunidad
  • Visitar algún parque o huerto al aire libre donde el uso de mascarillas sea obligatorio, y utilizando hand sanitizer antes y después del recorrido
  • Acudir a algún evento deportivo pequeño al aire libre en el que se hagan valer todas las medidas de seguridad

Alto riesgo

  • Ir de compras a tiendas llenas de gente en Acción de Gracias o la época navideña
  • Participar o ser espectador en algún evento deportivo concurrido
  • Acudir a un evento en un local cerrado, con muchos asistentes que no sean de tu núcleo familiar
  • Consumir alcohol o drogas que impidan un sano juicio para mantener las medidas de seguridad de COVID-19Consejos para celebrar

Para más consejos del CDC sobre prácticas que pueden ayudar a hacer más segura su asistencia a comidas, reuniones y otros eventos sociales presenciales así como las medidas y riesgos a la hora de viajar durante las próximas semanas en pandemia, visite su más reciente artículo sobre el tema aquí.