Aunque todas las parejas tienen momentos buenos y malos, es necesario conocer cuándo una relación no da para más y es el momento de terminarla.

Sin embargo, esta decisión debe tomarse bien pensada y no a la ligera para evitar  equivocaciones, según un artículo publicado en el portal Psicología y Mente. En este, ofrecen pistas y consejos que te llevarán a pensar si ya es el momento de seguir por nuevos caminos o si realmente hay algo por hacer para salvar la relación.

Aquí algunos de estos consejos:

banner300x250
  • ¿Esta es la relación que quiero? Analiza si de verdad estás en una relación donde quieres estar y si ésta te brinda algún beneficio emocional. “Cuando salimos con alguien lo deberíamos hacer porque queremos, porque nos gusta estar con él o ella. Si queremos otra cosa, si queremos que la relación tome otro curso o, simplemente, no nos sentimos a gusto, eso podría indicarnos que no estamos saliendo con la persona adecuada”.
  • ¿Qué gano y qué pierdo continuando o rompiendo? Romper con una relación no es agradable, pero es importante pensar en qué ganas si rompes con la relación. Esto puede ser una motivación para seguir con el próximo paso.
  • ¿Se puede salvar la relación? Acudir a terapia de pareja es una opción para quienes quieran salvar su relación de pareja. Sin embargo, si esto no funciona, es una razón más para la separación.
  • ¿Hay algo que no puedo aceptar de mi pareja? Si quieres a tu pareja, deberías aceptarlo con sus fortalezas y virtudes y viceversa. “Si estás todo el tiempo pensando en qué debería cambiar tu pareja, puede indicar que no te gusta la persona con quien estás intimando”.
  • Te avergüenza salir en pareja. Si no te gusta salir con tu pareja y presentarla ante tus amigos o amistades, puede significar que no te sientes a gusto compartiendo con ella.
  • Sientes que es tu pareja quien se avergüenza de ti. Si es tu pareja la que se avergüenza de ti y no te quiere presentar a sus amigos y a familiares, puede ser porque piense que no te sentirás a gusto con sus amistades. También, puede ser porque te considera una persona que no debe ser presentada a la sociedad, ya sea porque no te ve como una relación seria o porque se avergüenza de ti.
  • Estás en una relación manipuladora. La manipulación no es una dinámica para vivir feliz con una pareja. Si vives bajo manipulación, es recomendable que salgas de la relación.
  • No hay respeto. En una relación no debe haber espacio para la humillación ni críticas abusivas. “Si tu pareja te dice algo que no quieres escuchar, pero lo hace con la intención de que seas mejor como persona y te lo dice desde el respeto, eso está bien. En cambio, si usa comentarios sarcásticos y ácidos, o simplemente te trata como basura, está claro que la relación no marcha bien y que tu salud mental está en riesgo”.
  • Sólo tú buscas momentos de intimidad. Si eres tú quien siempre toma la iniciativa para tener intimidad y tu pareja te rechaza, con excusas que no crees, debes hablar al respecto con la persona. Debes preguntarle qué está pasando, si está todo bien o si existe  algún disgusto por algo. De haber un problema y tu pareja no quiera manejarlo, “quizás esta relación esté condenada al fracaso”.
  • Te presionan para mantener momentos íntimos. Si por el contrario eres tú quien no quiere tener intimidad por alguna razón, nadie debe obligarte a hacer algo que no deseas. Hay veces que se quiere tener sexo y otras no.“Si nos intentan forzar, sea hombre o sea mujer, está cometiendo una grave violación de nuestra libertad sexual, por muy poco violenta que pueda parecer. No es no, incluso dentro de la pareja”.
  • Hay problemas graves. Si “tu pareja abusa de ti física o verbalmente, te ha sido infiel o tu le has sido infiel, te da ultimátums que no se cumplen, te explota financieramente, te separa de tus amigos o familiares” son señales claras de que la relación es una peligrosa.
  • Demasiados altibajos. “Cuando hay demasiados momentos de tensión que luego son, aparentemente, calmados por mucha alegría. Algo no funciona”.
  • Se han separado. «A  veces pasa que los dos enamorados empiezan a distanciarse sin darse cuenta, pasando tiempo juntos muy de vez en cuando, pese a ser pareja. Esto es un indicador de que la relación se está enfriando”. Si ya no hay tiempo para pasar tiempo de pareja, puede ser que algo no esté bien. Hay casos donde las relaciones pasan por un proceso evolutivo, donde una relación amorosa pasa a ser una de amistad con derechos. “Si bien eso no es algo malo, sí que indica que el amor está un poco muerto. Se debe hablar y ver si se potencia el afecto o pasar a ser solo amigos”.