Las festividades en Puerto Rico vienen acompañadas de mucha algarabía, pero también abundante comida, lo cual es parte de nuestra tradición y gastronomía. 

Para conocer cómo se puede volver a la normalidad alimentaria y a ejercitarse luego del tiempo de vacaciones y festividades, Es Mental conversó con especialistas en nutrición y ejercicio. 

De acuerdo con la licenciada Wanda González Otero, nutricionista- dietista, para volver a la normalidad alimentaria los individuos deben cambiar sus conductas y la manera en que comieron durante las festividades y el pasado año.

Explicó que las personas no deben verlo como ese inicio o restricción, pues esto lleva a que el proceso no sea sostenible.

Según González, lo que se debe buscar con este tipo de acciones es que la persona se adapte a la realidad de cada cual, a la realidad de los alimentos que les gusta, los que tienen disponibles y a la realidad de lo que pueden preparar en su tiempo.

Para volver a la normalidad alimentaria luego de la época festiva, la especialista también recomendó establecer metas a corto plazo. 

A veces  nos enfocamos en que tengo que bajar 50 libras y, entonces, vemos ese número tan grande, y eso nos causa frustración y ansiedad”, sostuvo. 

Por eso, recomendó establecerse metas como, por ejemplo, bajar una o dos libras por semana, o seis libras mensuales. De esta manera, al identificarlas a corto plazo, esos pequeños cambios que se lograrán, brindarán satisfacción al individuo, indicó.

Esto también ayuda a mantenerse en el proceso e identificar las estrategias para cumplir con esas metas.

Explicó que, cuando se trata de los cambios y hábitos de alimentación, la planificación es lo más importante. Por ello, habló sobre la importancia de que se preparen los alimentos, así como identificar si en los lugares donde laboran tienen acceso a alimentos, y si es así, cuáles va a seleccionar o de lo contrario saber cuáles va a preparar.

Recomendó además prepararse en base a un menú, pues de esta manera se ayuda a realizar la compra, la preparación y meriendas, y ayuda a mantener un patrón de alimentación.

En cuanto a los platos, recomendó servirse en platos más pequeños y que lo más que predomine sean los vegetales, los que les gusten y tengan accesibles. Agregó la importancia de sustituir bebidas azucaradas por agua, así como los postres por frutas o yogurt.

Por otro lado, aconsejó ir sustituyendo métodos de cocción fritos por a la parrilla, al sartén u al horno.

La especialista también sugirió sustituir los alimentos o estilos alimentarios más saludables gradualmente y cada semana añadirle otros, hasta que se convierta en un hábito y no que sea una simple resolución.

La alimentación saludable debe de verse como parte de un estilo de vida, y algo continuo siempre, puntualizó González.

En el contexto de actividad física y ejercicios, Es Mental conversó con el entrenador Zoeth Ritch para conocer sus recomendaciones sobre cómo volver a la normalidad en los entrenamientos.

El entrenador lo dividió en tres puntos esenciales para tomar la rutina nuevamente:

  • Comenzar gradualmente. De 20 a 30 minutos o incluso hasta 10 minutos realizando actividad física en el gimnasio, es más que suficiente, dos o tres veces en semana, si, por ejemplo, una persona no hace ejercicios desde noviembre.
  • Escuchar el cuerpo. 
  • Buscar un amigo o alguien que se comprometa para que sean más responsables y consistentes a la hora de ir.

“El ejercicio tiene muchos beneficios para la salud, además de ayudar a controlar el peso, también ayuda con las metas físicas, ayuda también mentalmente, y también tiene un aspecto hormonal en lo que ayuda”, sostuvo. 

Lo más recomendable, según Ritch, para poder volver a la rutina luego de las festividades es crear el hábito de ser y volverse consistente.

“Otra de las cosas que yo diría es sacar un espacio y una hora, un tiempo y un lugar”, agregó.

Asimismo, recomendó buscar una actividad física que les encante, como clases grupales junto con un amigo, bailar y spinning, entre otras.