Los “nativos digitales”, millennials o generación Y, tienen una forma muy distinta de ver la vida, y esa manera de mirar las cosas también aplica en el ambiente laboral. 

La generación de “puedo hacerlo, lo haré” se sitúa entre 1980 a 1994. Tienden a ser independientes y no se miran en una oficina ocho horas, cinco días a la semana. Muchos los consideran inestables, pero esto tiene una razón de ser. 

El profesor y sociólogo José Rodríguez explicó que la visión de vida de los millennials está dirigida a la familia, a tal grado que es más importante que el ámbito laboral. 

Un escrito de La Vanguardia revela que la generación del milenio tiene mucho compromiso pero no con las organizaciones sino con ellos mismos, y no les asusta cambiar de trabajo. Además, ven a la generación de sus padres u abuelos como adictos al trabajo y estos tienen como prioridad el equilibrio entre el trabajo y su vida personal. 

Desde el 2020 a la actualidad, los millennials representan el 35% de la fuerza laboral, al igual que  la generación X, con un 35% también. Por su parte, la generación Z es un 25% y los baby boomers con un 6%. 

Estudios establecen que esta generación cuenta con más estudios y educación que otras. 

Según el artículo Las carreras de los millennials- visión 2020, mientras que los millennials dan prioridad a la seguridad en los trabajos de tiempo completo, también aspiran a que hayan cambios regulares, nuevos desafíos y oportunidades para avanzar.

Además, el escrito, desarrollado por el Observatorio Laboral de México, establece las cinco prioridades de los millennials a la hora de buscar un empleo. El 95% tiene como prioridad el dinero, un 93% oportunidad de crecer en el área laboral, el 91% por beneficios, también por días festivos y tiempo libre, y por último, un 91% basa su prioridad en la seguridad. 

Rodríguez explicó que esta generación entiende que no debe haber límites en lo que quieren hacer o lograr. Además, es una generación muy entusiasmada con la oportunidad del coaching y mentoría. 

¿Inestables?

La profesora de la Universidad de Puerto Rico en Arecibo, Nayla Báez, explicó lo interesante que es ver como la generación millennials contrasta con la Boomer y X, pues estas tienden a ser bien trabajadoras. Pero, a la Millennial tienden a verlos como “vaguitos”, señaló.

Un aspecto muy estudiado en torno a esta generación es su inestabilidad en los puestos de trabajo. La razón por la cual muchos jefes o supervisores pueden llegar a considerarlos como inestables es porque no desean un puesto para toda la vida. La mayoría concibe su carrera como olas de caminos cambiantes, con paso desigual y pausas, según explicó la profesora. 

“Ellos buscan que el trabajo que ellos hagan valga la pena. No son personas de trabajos rutinarios, son personas que quieren aprender cosas nuevas y quieren ver que si hacen algo, como que eso vale la pena. Son diferentes. Y es diferente a lo que hace usualmente la generación X y Boomer”, añadió Báez.

De acuerdo con el artículo ¿Por qué los ‘millennials’ son un reto para las empresas?, esta generación cambia de trabajo con mucha frecuencia y es sorprendente cuando alguno permanece más de dos años en una misma compañía. 

El sociólogo explicó que si ellos no ven que pueden adelantar en su trabajo, se van a ir pues tienen altas expectativas de seguir progresando. 

“No es que no les guste el trabajo, sino que el trabajo que deben tener está centrado en las expectativas que ellos tienen”, añadió. 

Asimismo, la profesora Báez explicó que la generación Y busca la empatía del patrono, por consiguiente, al ser probable que el patrono sea de otra generación, la mayoría del tiempo no lo entienden. 

La profesora en el Departamento de Administración de Empresas reveló que en efecto ha trabajado con esta generación y mencionó que son buenos, no vagos, pero sí hay que guiarlos un poco. 

El escrito de BBVA establece que los millennials y generación Z reconocen que son los más deseados por las empresas pues son las generaciones crecientes, y además las empresas necesitan adaptarse por lo que requieren de las nuevas ideas que brindan dichas generaciones. 

Además, el artículo reconoce que a pesar de que algunos patronos consideran que trabajar con estos puede ser complicado, son más las ventajas que pueden obtener que las complicaciones, ya que es una generación que está moldeando la relación empleador-empleado.