Viajar en medio de la pandemia por el COVID-19 sigue siendo arriesgado porque aún el mundo vive una situación “crítica” por causa de la pandemia del COVID-19. Por eso, la decisión de hacer el viaje debe ser una bien pensada.

Así lo afirmó la doctora Marieli González, bióloga celular y molecular, quien recomendó tomar en consideración el método de transporte, ya sea avión, tren, entre otros; el destino y qué tipo de actividad se hará en el lugar que se visite.

Si el viaje es en avión, González aseguró que, a pesar de que los aviones tienen filtros de aire, el riesgo sigue siendo alto porque además de ser un sitio cerrado, los pasajeros están en contacto directo con muchas personas. Esto significa que el distanciamiento físico en un avión es casi imposible.

Algunas aerolíneas están dejando el asiento del medio vacío en sus aviones. Sin embargo, a juicio de la experta, a pesar de que esta medida reduce el riesgo de contagio y de propagación con COVID-19, “el riesgo siempre va a estar allí”. 

González, quien hizo sus expresiones durante un Facebook Live con Wilson Santiago, fundador de la página de viajes Mochileando, donde ambos discutieron el tema de los viajes y el COVID-19, también mencionó que no es lo mismo un vuelo de dos horas que uno internacional de, por ejemplo, 8 horas, donde el pasajero tenga que dormir y comer. Estas actividades pueden aumentar el riesgo de contagio.

En los aeropuertos, la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA) ha aumentado la limpieza y desinfección de equipos y superficies en los puntos de control, de acuerdo a la Clínica Mayo

A dónde viajar

González recalcó la importancia de elegir un destino donde la transmisión del virus se haya controlado y pensar en qué tipo de actividades hará una vez en el lugar.

“No es lo mismo ir a Costa Rica y tirarte en un zipline, donde la cantidad de gente es limitada, que ir a Disney, donde hay que esperar en filas, o ir las playas de Miami, las que se llenan a capacidad”, ejemplificó.

Ya en el destino, hay que seguir las medidas de distanciamiento físico y lavado de manos, además de las normas que tenga el país para controlar la pandemia. Solo se necesita un desliz o unos minutos de descuido, como quitarse la mascarilla, para contagiarse, subrayó.

Según la Clínica Mayo, algunos gobiernos estatales, locales y territoriales tienen requisitos para los viajeros, como el uso de mascarillas y una cuarentena de 14 días al llegar. La entidad recomienda informarse a través de las páginas web de los departamentos de salud para conocer las restricciones y volver a verificar uno días antes del viaje por si hubo algún cambio.

Por su parte, Santiago sostuvo que los países están abriendo el turismo por etapas y regiones. Mencionó que la semana pasada Costa Rica abrió al turismo de Estados Unidos, pero solo para los residentes que tienen las tasas de contagio controladas, como Nueva York, Delaware y Massachusetts. 

“La gente también tiene que entender que ser responsables en Puerto Rico nos va a abrir las puertas a que nosotros podamos viajar más rápido a cualquier otro destino. Los países van a ir abriendo a lugares que tengan el COVID relativamente controlado versus otros lugares (que no lo tengan controlado)”, manifestó Santiago.

González recomendó a los puertorriqueños limitarse a los viajes esenciales, ya que el COVID-19 todavía no está controlado en Puerto Rico. También, invitó a las personas con condiciones de salud previas, que tienen mayor riesgo de enfermarse de gravedad con el COVID-19, a pensar si realmente el viaje vale la pena.

Los adultos mayores también tienen mayor riesgo ante el virus, según la Clínica Mayo. Las enfermedades que aumentan el riesgo son cáncer, enfermedades renales, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, problemas cardíacos graves, la enfermedad de células falciformes, la diabetes tipo 2, y tener el sistema inmunitario debilitado.

Actualmente 74 países del mundo se encuentran cerrados para el turismo, 88 están parcialmente cerrados, 6 tienen una pronta reapertura y 52 no tienen restricciones de viaje. 

Para conocer el nivel de alerta en que se encuentra el país que le interesa visitar puede acceder aquí. La mayoría de los países del mundo se encuentran en el nivel 3, donde el riesgo de contagiarse con el virus es alto, según el Centro para el Control de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés). Solo en cuatro países el riesgo es bajo: Fiji, Nueva Zelanda, San Bartolomé y Tailandia.