Desde niña escuchó en repetidas ocasiones ofensas y frases cargadas de prejuicios sobre su condición de albinismo, sin embargo, en su adultez utilizó el acoso que sufrió durante años como motivación para hoy destacarse como promotora de amor propio y una de las pocas puertorriqueñas certificadas profesionalmente como asesora de imagen.  

Ni el odio ni la desinformación sobre el albinismo, un trastorno congénito que se caracteriza por la ausencia de melanina y puede causar una sensibilidad significativa al sol, así como condiciones visuales, han sido razones para que Verónica Michelle Portela, de 37 años, desista de sus sueños, como lo es trabajar con las personas con el propósito de ayudarles a conocer sus mejores versiones a través de la asesoría. Además, no reconoce como obstáculo el poseer solo un 20 por ciento de su capacidad visual.  

Fue tras graduarse de Justicia Criminal que comenzó a enfrentar “una guerra interior” sobre su futura profesión y luego de experiencias de empleos en los que no se sentía completamente feliz, el destino le puso en su trayecto la certificación internacional de asesoría de imagen. 

“Tuve una guerra interior, porque la sociedad te dice que estás dejando un doctorado para una certificación que no es reconocida en Puerto Rico, pero dentro de mí sabía que era lo que quería hacer y lo que me apasiona. ¿Y qué mejor que trabajar con personas que se han llegado a sentir como yo me sentí en algún momento? Que encuentren su identidad, estilo y que se sientan mejor, no solamente al exterior, sino interiormente”, contó la adjunteña a Es Mental.

Según Portela, lo más que aprecia de su actual profesión es la dinámica de hallar junto al cliente la imagen “interna” de cada uno, esa que le hará sentir cómodo y satisfecho, para posteriormente enfocarse en el aspecto físico. 

“Es bien importante quitar el estigma de que una asesoría de imagen es superficial o de vanidad, yo lo pongo como un tema de amor propio y autoestima”, dijo. 

Nunca ha visto su visión como límite para ejercer lo que ama, aún cuando es preciso identificar colorimetría y otros aspectos similares. No obstante, todavía es testigo de la poca educación que existe sobre el albinismo en la Isla y aún escucha en la calle comentarios despectivos sobre su físico.

“Hace falta mucha educación, porque muchas personas me preguntan por qué soy blanca o por qué mis ojos se mueven así, cuando yo tengo nistagmo (movimientos oculares involuntarios)”, explicó.

Resaltó, de igual forma, que en otros países como México existen representaciones significativas de personas con albinismo. Pero, en Puerto Rico queda mucho por hacer.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), “la forma en que se manifiesta la discriminación contra las personas con albinismo, así como su gravedad, varían de una región a otra. En regiones como América, Europa y Australia, la discriminación suele adoptar la forma de insultos, burlas persistentes y acoso de los niños con albinismo”. 

La entidad estima que en América y Europa 1 de cada 17 mil personas es albina. 

“Creo que es importante llegar al público y que conozcan sobre el albinismo. Esto no es una condición que se pega, como me han preguntado. Que, pese a mi baja visión, puedo hacer todo lo que yo quiera’’, añadió Portela. 

Las personas con albinismo están considerablemente expuestos al cáncer de piel por causa de la falta de melanina. La ONU apunta a que, si existiera mejor acceso a la salud para estos, se podría prevenir el alto porcentaje de fallecimientos por cáncer. 

“Esto debería incluir el acceso a revisiones médicas regulares, protectores solar, gafas de sol y ropa de protección solar. Sin embargo, en muchos países, no pueden acceder a todas estas cosas. En algunos, la mayoría de las personas con albinismo mueren de cáncer de piel entre los 30 y los 40 años de edad”, destaca en su portal. 

Precisamente, la ONU comparte informes sobre las condiciones actuales de la comunidad y desde 2015 cuenta con el Día Internacional de Sensibilización sobre el Albinismo.

Verónica Michelle Portela ha sido portavoz de Puerto Rico en talleres y conferencias internacionales sobre el tema.