Aunque los conceptos religión y espiritualidad no son iguales, sí se relacionan entre sí y diversos estudios, así como profesionales, apuntan a que deberían coexistir de manera en que puedan beneficiar las creencias de los individuos.

Pero, ¿cómo se definen ambos conceptos?

De acuerdo con un estudio, titulado “La Religiosidad y la Espiritualidad ¿Son conceptos teóricos independientes?”, la religión es un concepto ligado al aspecto institucional, creencias, dogmas y doctrinas.

Con el paso del tiempo, se fue configurando una visión multidimensional de la religiosidad que, aunque sí reconocía la centralidad de las creencias religiosas, abarcaba también otros aspectos como la experiencia afectiva que implica y la participación en rituales, como rezar o acudir a la iglesia o al templo.

La espiritualidad, por su parte, sí tiene relación con la religión, pero es algo más que eso, aseguró el doctor Luis Rivera Pagán, teólogo. “La espiritualidad es la percepción que debe tener el ser humano de configurar una vida, que sea un vida de reflexión, de generosidad, de apoyo a otros seres humanos«, definió.

Según el estudio, la espiritualidad se trata más de la trascendencia, compasión, vínculos personales y aquello subjetivo. Este concepto ha cobrado cada vez más importancia, pues sobrepasa los límites de la religión y la moral.

¿Cuáles son sus diferencias entre religión y espiritualidad?

Rivera Pagán explicó que la espiritualidad tiene que ser un elemento central de la religiosidad, pero la diferencia principal llega cuando una persona puede ser muy espiritual, mas no necesariamente ser miembro de una comunidad religiosa.

Entre otras de las diferencias, el doctor explicó que la religiosidad es diversa, pues existen religiones cristianas en las que bautizan a los niños de pequeños, mientras que en otras los bautizan cuando tienen mayor edad. Entre estas religiones, mencionó que las más populares son el cristianismo (el cual es muy diverso), budismo, islam, hinduismo y judaísmo.

El estudio destaca que otras diferencias sustanciales pueden ser:

  • La espiritualidad es una característica individual, que puede o no incluir la creencia en un Dios, y se configura en una búsqueda personal de respuestas acerca del significado de la vida, el universo y la relación con los demás.
  • La religiosidad representa un sistema organizado de creencias y prácticas propuestas por una religión para el enfoque individual de lo sagrado y/o trascendente (Dios, Poder Superior, la Realidad Última), estando conectados, a una doctrina específica compartida con un grupo.
  • El concepto de religiosidad incluye aspectos individuales e institucionales.
  • La espiritualidad es un fenómeno individual, identificado con aspectos de trascendencia personal y una fuente de significado para eventos de la vida.
  • Investigaciones teóricas y estudios empíricos,señalan que tanto la religiosidad como la espiritualidad son constructos multidimensionales, constituidos por un abanico de pensamientos, sentimientos, conductas, experiencias, relaciones y respuestas fisiológicas.

Pese a sus diferencias, pueden coexistir

El estudio anteriormente destacado comparte que la religión y la espiritualidad no son conceptos excluyentes y pueden solaparse o existir separadamente. Por lo tanto, deben ser cuidadosamente categorizados e interpretados. 

Además, explica que actualmente existe vasta evidencia empírica sobre los beneficios que la espiritualidad tiene sobre la salud, ya que capacita al individuo a hacer cambios positivos en su estilo de vida y a tomar conciencia de cómo las creencias, actitudes y comportamientos pueden afectar positiva o negativamente su salud.

Por esto, como los términos religiosidad y espiritualidad aluden a realidades distintas, es fundamental saber cómo diferenciarlos. 

Sobre ello, el teólogo Rivera Pagán afirmó que, a pesar de las diferencias, pueden encontrarse muchos aspectos interesantes entre las religiones y las espiritualidades, incluyendo el respeto, que debe ser el elemento principal. 

Escogió la espiritualidad para su vida

En base a su propio ejemplo, criada en  una religión conservadora, la bioterapeuta holistica, Sumi Amaya, quien hoy práctica la espiritualidad, confirma que va por este camino porque une más a las personas, hace ver la parte humana de cada situación, humilde y profundo, más allá de las diferencias.

Asimismo, destacó que ha visto que las religiones funcionan para quienes las necesitan. 

La religión te ayuda y es una manera de llegar a Dios, pero es como todo, no tienen la absoluta verdad, por eso sus diferencias”, sostuvo. 

Agregó que muchas veces entre tantas religiones pueden llegar a contradecirse, razón por la que muchos optan por buscar aquella en la cual se sientan más cómodos.

La terapeuta destacó que, a diferencia de la religión, la espiritualidad no tiene ese fundamentalismo o condiciones, sino más bien lo que sienta el corazón de la persona, dejando a un lado el juicio que algunas religiones pueden llegar a tener.

Por ello, destacó que todo se basará en que cada cual acepte lo que le funcione a cada individuo.

“En la espiritualidad, cuando trabajas el ser desde el espíritu, desde el alma, todo es como que, te acepto tal y como eres, no hay forma de hacerlo correcto o incorrecto, no hay juicio”, afirmó.

Asimismo, a pesar de que puede ser un tema misterioso, la terapeuta afirmó que en ocasiones, por esas mismas diferencias, las personas se complican y descartan la sencillez y simpleza que puede haber cuando la religión y la espiritualidad coexisten.

La religión puede coexistir con la espiritualidad si se abrieran un poco más a aceptar que somos diferentes y que cada cual va a hacer lo que crea correcto”, puntualizó.