Por encima de culturas, religiones y espacio, el amor es una de las fuerzas más grandes del universo, y queda en ambas partes luchar y construirlo, a pesar de la distancia geográfica. 

Escucharlo, verlo y vivirlo puede sonar como la historia perfecta de amor, un cuento de hadas y para muchos imposible. Pero, así es la historia de amor de Naiomy Declet Serrano, una joven puertorriqueña y estudiante de veterinaria, y su esposo sirio, Mohamad Alhaj Hamdan

Actualmente, Alhaj Hamdan reside en Turquía y Declet Serrano en Puerto Rico desde que se casaron en 2021. Recientemente, Turquía y Siria fue afectado por terremotos, dejando 19,000 personas fallecidas y a otros sin un lugar seguro donde estar, como es  el caso de familiares de Alhaj Hamdan.  

Declet Serrano sostuvo a través de sus redes sociales que estuvo hablando con su esposo y, aunque todos están a salvo, las secuelas son tristes. Además, destacó que Siria es un país que está en guerra y, por consiguiente, no recibe tantas ayudas de otros países. 

Ahora mismo su familia está viviendo en un carro bajo el frío (35 grados) y sin dónde ir. Me gustaría poder recaudar dinero para ellos, aunque sea para que tengan algo para comer o cobijarse”, sostuvo a través de su cuenta en Facebook.

Ambos nos cuentan su historia de amor

Fue justo dos días antes de regresar a la Isla, tras su viaje a Turquía, cuando Declet Serrano vio al hombre de sus sueños en el Bazar Egipcio.

“Fue una experiencia y un sentimiento que vuelvo a aquel día y es como si lo estuviera sintiendo en este mismo momento”, contó.

Justo el día en que se conocieron, intercambiaron contactos, lo que los llevaría a una cita el próximo día. “Yo siempre pensé que aquello solamente se iba a quedar como un recuerdo de una noche inigualable, super bonita”, recordó Declet Serrano. 

Aun así, el desenlace de esa noche continuó en mensajes, llamadas y cariño, a pesar de la distancia. Al llegar la pandemia y reencontrarse en Turquía, los sentimientos se compartieron, por lo que decidieron casarse y dar la milla extra por su amor. 

Por su lado, Alhaj Hamdan, emocionado, nos contó que al verla se sintió feliz, admirando su belleza, pensando que, aún sin conocerla completamente, deseaba estar con ella para siempre. 

Asimismo, compartió que cuando intercambiaron contactos tuvo un sentimiento inexplicable, y luego de haber conversado ese primer día, sintió que todo era perfecto. Al momento de la cita,  ambos coincidieron que en una sola noche trataron de compartir toda su vida y no llegar a la realidad de que ella tenía que partir. 

De acuerdo con un artículo sobre las parejas multiculturales, se destaca el hecho de que estar con una persona de otro lugar puede tener muchos beneficios, esto recordando que las diferencias siempre suman. 

Llevan tres años de relación, y por ello, definieron el amor como respeto y constancia. Para que una relación realmente funcione, sea cerca o a la distancia es muy necesario ese amor, así como el respeto, según Declet Serrano.

Asimismo, Alhaj Hamdan coincide con que ante todo es el respeto, de ambas partes. También compartió que el amor es cuidar del uno al otro, así como compartir todo el uno con el otro. 

El artículo coincide y sostiene que para poder mantener estas relaciones también es muy importante el respeto, pues ser respetuoso con la visión de vida del otro, con sus creencias, costumbres y cultura es lo básico.

Al tener culturas tan diferentes, religiones tan diferentes, por más que se amen, si no hay respeto, no va a ser suficiente”, sostuvo Declet Serrano.

Pese a la distancia, ambos compartieron qué acciones realizan para mantenerse cercanos y continuar regando ese amor. Ella nos compartió que actualmente están realizando su hogar en Puerto Rico, y para mantenerse cercanos, se llaman, se enseñan y muestran las cosas del hogar. También, están haciendo un negocio. 

Compartieron también la importancia de ir a verse concurridamente, pues una llamada telefónica  o un mensaje no se compara con la felicidad que puede brindar un abrazo, una caricia o un beso. 

Alhaj Hamdan nos contó que para él es vital que ambos se sientan importantes el uno para el otro para mantener ese amor vivo, los pequeños detalles, preguntarse cómo están o qué hicieron en el día. 

Contaron además la reacción de sus respectivos familiares, por  la diferencia de culturas, religiones y distancia. En el caso de Declet Serrano, para ella era importante que su esposo se relacionara con su familia, les hablara y que ellos llegaran a conocerlo también. Sostuvo que aun cuando estaban como amigos, conociéndose, él siempre saludaba a su familia, escuchaban historias e incluso escucharlo hablar español, era algo que les parecía muy tierno.

Por la parte de Alhaj Hamdan, fue algo un poco más diferente, pues viene de una cultura que es muy local y que prefiere mantener la esencia de compartir su vida con personas de su misma cultura y religión. 

Aún así, la puertorriqueña sostuvo que su esposo les abrió las puertas a sus familiares para que la conocieran. Hoy día ella, a pesar de la distancia, es parte de la familia de su esposo y la quieren muchísimo.