Jaymarie López Pérez vivía su vida feliz y saludable como mujer trabajadora, triatleta, madre y esposa, pero siempre con un miedo en su mente: ¿tendré cáncer de seno en algún momento, ya que se ve tan presente en mi familia?  A sus 38 años de edad, la respuesta fue un sí. 

Cada año se producen 1.38 millones de nuevos casos y 458,000 muertes por cáncer de mama, siendo el cáncer más frecuente en las mujeres, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). En Puerto Rico, el 18% de las causas de muerte de mujeres es por esta condición. 

“Cuando recibí el diagnóstico lo primero que hice fue cuestionar: ‘¿por qué a mí?’, le confesó a Es mental la mujer de 41 años. 

Similarmente, la psicóloga clínica María de Los Ángeles de Jesús compartió que en muchas ocasiones la reacción de las pacientes que reciben la noticia del diagnóstico de cáncer de seno es quedarse congeladas; en silencio.

“El diagnóstico es igual a una pérdida, ya que el cáncer es una pérdida de salud”, expresó de Los Ángeles de Jesús, quien trabaja en el  Women’s Imaging Institute del Manatí Medical Center.

López Pérez recuerda exactamente cuando recibió su diagnóstico: el 14 de diciembre de 2017, tres meses después del huracán María. A dos semanas de su diagnóstico se llevó a cabo la cirugía de mastectomía doble, con la esperanza de que con esto no tuviera que tomar quimioterapia. 

No fue así: tuvo que tomar 4 sesiones de quimioterapias de 8 a.m. a 5 p.m. y 28 radioterapias. “Tuve la sonrisa en mi rostro siempre pero también tuve mis periodos de rebeldía con la vida”, recordó la sobreviviente. 

El cáncer de seno puede afectar diferente a otros tipos de cáncer, ya que afecta directamente un área que asociamos con ser mujeres: los senos. Para esto, la psicóloga clínica trabaja un proceso de terapia enfocado en la reconstrucción como mujer. “Los senos no la van a definir de ese momento en adelante, porque ser mujer es mucho más que eso: es todo lo que constituye tu identidad, vivencias y experiencias”, explicó quien por 30 años ha estado adiestrando a médicos de familia en educación médico graduada. 

Hoy, López Pérez, con 41 años, está libre de cáncer, pero debe tomar su quimioterapia oral por cinco años. “Al 100 porciento no he regresado… por los efectos de la quimioterapia oral, pero estoy más que feliz de poder estar en la casa con mi familia y no perder tiempo en hospitales”, dijo.

La psicóloga, quien trabaja directamente con pacientes de cáncer de seno, tiene tres consejos para pacientes que estén pasando su proceso de tratamiento:

  1. Empieza a conectarte contigo mismo e identifica cuáles son tus necesidades en el momento presente, también conocido como practicar mindfulness
  2. Activa a tu red de apoyo, de respaldo, a tu familia, amistades; a todo el mundo que quieras que te ayude en este proceso.
  3. Si necesita ayuda profesional, siempre búsquela, que siempre habrá ayuda a su disposición.