Desde los 5 años es dueña de las olas del oeste de Puerto Rico, y aunque el surfing es su pasión, ella esta clara que la educación no se puede dejar a un lado.

Establecer una rutina diaria nos ayuda a estar organizados y realizar todo quehacer que tengamos. Y si hablamos de rutinas, Annabella López también es una experta. 

Con apenas 15 años esta joven oriunda de Isabela es una surfer de calibre mundial, que ha participado en varias importantes competencias internacionales, la más reciente de ellas el VISSLA ISA World Junior Surfing Championship a principios de noviembre en California. A la vez cumple fielmente con su carga académica. En ambos campos, el deporte y la educación, tiene grandes ambiciones.

 “Muchos piensan que es imposible (tener un balance), pero yo no puedo dejar mis estudios escolares, son muy importantes”, dijo a Es Mental. 

Para poder llegar dónde está, Bella, como le llaman sus amigos y familiares, ha tenido que establecer una rutina estricta que la ha ayudado a balancear su vida estudiantil con su vida como deportista. Con el apoyo de su familia, Bella se levanta todos los días a las 6:00 am, se alista y se va a la escuela. A las 12:30 am en su hora de almuerzo, adelanta todas las tareas que tenga para así no tener que hacerlas cuando llegue a su casa. Luego, a las 2:00 pm que es su hora de salida, se dirige a la playa para entrenar hasta las 6:30 pm. Una vez en su casa, come, se baña y estudia hasta que termine todos sus quehaceres y al día siguiente vuelve y hace lo mismo. 

Anabella López sostiene que la educación no se puede dejar a un lado. (Suministrada)

 A veces Bella cambia de rutina y entrena de madrugada, a las 5:00 am, hasta las 7:00 am pues las olas a esa hora son buenísimas para el deporte acuático.

Para sus planes futuros, Bella espera seguir mejorando sus técnicas en el agua hasta llegar a ser una surfer profesional. 

“Quiero ser la mejor del mundo y darle un ejemplo a las generaciones que vienen, especialmente las niñas, de que cuando de verdad quieres algo harás todo lo posible hasta lograrlo”, afirmó. 

Para su educación, Bella tiene planes de estudiar dermatología o gestión deportiva, y como meta a largo plazo espera poder abrir su propia clínica para asistir a compañeros deportistas. 

Esta joven boricua es el vivo ejemplo que con disciplina, enfoque y dedicación se pueden lograr grandes cosas.