El síndrome del colon irritable es un conjunto de síntomas intestinales que se manifiestan en ciertos momentos en la vida de las personas y que tiene un vínculo significativo con la salud mental

De acuerdo con el gastroenterólogo Emanuel Warrington, el síndrome del colon irritable puede ocurrirle a cualquier individuo y durante cualquier edad, pero son algunas mujeres y personas con trastornos relacionados a la salud emocional, como la ansiedad, los más afectados.

«Los neurotransmisores que están en el cerebro y que se asocian al control de la ansiedad y el estrés también tienen acción en la motilidad del intestino, que es esencialmente lo que ocasiona los síntomas del colon irritable’’, explicó a Es Mental el doctor.

banner300x250

Las personas con este trastorno pueden llegar a experimentar síntomas como dolor abdominal, diarrea, estreñimiento, gases, entre otros. Los casos pueden variar, dijo Warrington. 

El gastroenterólogo aseguró que el síndrome del colon irritable es muy común y que muchos jóvenes que ve en su práctica diaria manifiestan algún componente de este. 

Con esto concordó la psicóloga Yashira Brito, quien además explicó el síndrome se relaciona directamente con la ansiedad, ya que cuando una persona está bajo episodios significativos de ansiedad el estómago se paraliza

«Eso se le acompaña con que la persona no tiene unos hábitos alimenticios adecuados u otros hábitos como hacer ejercicios o dormir bien. Es un complemento de muchas cosas que van a ocasionar un deterioro en el estómago de la persona», señaló. 

Brito mencionó que la falta de promoción y educación sobre el tema se debe a que, aunque muchas personas podrían estar experimentando los síntomas, optan por la automedicación o comprar medicamentos sin consulta médica previa.  

«No es hasta que se deteriora la calidad de vida cuando acuden a un especialista. Es importante que la persona vaya de antemano a un gastroenterólogo», aconsejó.

Warrington apuntó a la importancia de un buen diagnóstico, ya que los síntomas comparten muchas similitudes con la enfermedad celíaca. 

«En algunos casos hay que hacer endoscopia, en otra colonoscopia, estudios de imágenes, placas o CT Scans. Luego de que todo se ha hecho y todo sale bien, empieza a surgir el tema de la ansiedad o depresión como una posibilidad, pues ahí se comienza a pensar en el diagnóstico’’, describió. 

El tratamiento del síndrome del colon irritable incluye cambios en la alimentación, con dietas bajas en ciertos tipos de carbohidratos y el manejo de situaciones emocionales.

«Se evalúa al paciente, se evalúa el síntoma que predomina, se evalúa la alimentación y la parte psicológica», agregó. 

Precisamente sobre el tema de la salud mental, Brito recomendó la psicoterapia e intentar ejercicios de relajación. Además se debe mejorar los hábitos alimenticios y optar por un estilo de vida más activo

«Esas falsas alarmas que le damos a nuestro cuerpo hacen que nuestro intestino arranque, se detenga, arranque, se detenga. Estamos debilitándolo todo el tiempo’’, dijo. 

En su guía global la Organización Mundial de Gastroenterología destaca a la terapia cognitiva conductual como una de las técnicas con mejores resultados entre pacientes con síndrome de colon irritable.

Ambos profesionales coincidieron en lo beneficioso que resulta para el paciente el trabajo en conjunto de estos especialistas. 

«A mí me gusta, como médico, dejar que el psiquiatra se involucre en el proceso. Esto ayuda, y muchos pacientes mejoran. He tenido muchos pacientes con problemas gastrointestinales muy severos y hemos dado con la solución cuando el psiquiatra se involucra», concluyó. 

Puede interesarte: