Con tan solo 3 años, Ema Isabel Vázquez Aponte se convirtió en la atleta más joven en representar a Puerto Rico en en el Festival Internacional Virtual del proyecto Atleta Joven de las Olimpiadas Especiales de Latinoamérica (SOLA) en noviembre de este año. 

Desde el Hospital San Pablo en Bayamón donde nació Ema Isabel el 21 de noviembre de 2016, Braulio Vázquez Meléndez y Delined Aponte Negrón le dieron la bienvenida a su hija sin saber que se convertiría en la atleta más joven en lucir los colores de la patria a nivel internacional.

El pasado 20 de noviembre, la atleta tuvo la oportunidad de compartir con otros niños de diversos países como Honduras, Costa Rica, Panamá, Venezuela, Paraguay, El Salvador, República Dominicana, Argentina, Guatemala, México, Bolivia y Ecuador, quienes disfrutan del deporte tanto como ella.

“Fue bello ver a niños y familias con culturas y lenguajes diferentes, pero con necesidades similares”, recordó el padre Vázquez Meléndez.

¿Quién es Ema Isabel?

“Es una niña muy cariñosa, súper simpática, bien alegre y le encanta el juego”, explicó Vázquez Meléndez al describir a su niña, de ahora 4 años.

Ema Isabel, una paciente de síndrome de Down de trisomía 21, es una “fajona” de acuerdo con su padre, al mostrar alegría y perseverancia en cada lucha que enfrenta diariamente.

D66835D3 B5C7 4CE0 9359 ED40C69630C9
Ema Isabel Vázquez Aponte (Suministrada)

Gracias a los deportes y la música, Ema Isabel ha atravesado muchos retos en su vida y se ha podido desarrollar con más agilidad.

“El interés por los deportes se puede inferir que viene de la influencia de papá que es maestro de educación física adaptada y he estado en deportes desde joven”, narró Vázquez Meléndez.

Más que la competencia, el acto y la creación del juego acompañado con sonido, ha sido fundamental en su crecimiento.

“Creo que es fundamental el deporte, más bien el juego. La ha ayudado muchísimo más allá de sus terapias. Logró estar caminando, verbaliza muchas palabras y nos ha ayudado mucho en su desarrollo físico y cognitivo”, sostuvo Vázquez Meléndez.

El padre también puntualizó que a la niña le gusta armar con cubos, pintar, ir a la piscina, pero una de las cosas de las que más disfruta es la música.

A pesar de que se podría decir que el baloncesto es el deporte que más le apasiona, su padre aclaró que es aún muy temprano para especificar con precisión.  Aparte de tal deporte, Ema Isabel practica natación, bowling y kinesioterapia.

“Apenas camina, pero juega con el balón, se pone de pie y lo rebota. Le llama la atención. Desde que salió de la barriga de su madre ha estado en canchas, en eventos de baloncesto y pues siempre iba conmigo a todo”, concluyó Vázquez Meléndez.

¿En qué consistió el evento?

La participación de Ema Isabel en el evento se produjo luego de  un sondeo que se llevó a cabo en Special Olympics Puerto Rico (SOPR).

“Como papá, trabajo con el programa de Special Olympics. Ema Isabel ya había ido a algunos eventos presenciales previo a la pandemia y, entonces, le hicieron el acercamiento para que participara en el sorteo, y después nos quedamos inmensamente sorprendidos de que fue la ganadora”, describió Vázquez Meléndez con felicidad y orgullo.

Durante el evento, cada participante tuvo la oportunidad de presentarse y realizar una serie de destrezas específicas de las que les notificaron previamente.

La presentación de Ema Isabel, según su progenitor en una entrevista con Es Mental, se basó en un juego latinoamericano que se llama brazos pegajosos. La actividad consistía en moverse de un punto a otro con o sin pesas u objetos, explicó.

“Ema lució muy bien, con ayuda de mamá y papá claro”, expresó el también excoordinador de baloncesto en las Olimpiadas Especiales de Puerto Rico.

 Luego, los niños pasaron a ser entrevistados y la actividad finalizó con cada uno al expresar sus fortalezas junto a sus padres o encargados.

Diario de Burbujas T21

 A pesar de que el padre de Ema Isabel ha trabajado en el SOPR por siete años, no fue hasta la llegada de la niña que pudo entender todo lo que conlleva el síndrome de Down de T21.

 “Yo pensaba que sabía tanto sobre el síndrome de Down y con Ema me di cuenta que había aún tanto por entender. Es una lección de vida diaria para mí y para el resto de nuestra familia”, remarcó en agradecimiento por su hija Vázquez Meléndez.

Incluso, ambos padres realizaron una página de Facebook llamada “Diario de Burbujas T21”, donde comparten la trayectoria de la niña y lo que han sido sus logros como niña y paciente de síndrome de Down T21.

81D22681 52BF 47D1 AA83 A802D8D0A6FB
Ema Isabel junto a sus padres. (Suministrada)

 Vázquez Meléndez detalla en la página cómo Ema Isabel se ha desarrollado, sus primeros pasos y palabras, con el fin de concientizar, educar y divulgar su experiencia con otras personas que no conozcan sobre el síndrome o familias similares.

 “La clave es la intervención temprana y el estímulo”, finalizó Vázquez Meléndez.