Todo comenzó con mensajes en las redes sociales que poco a poco se fueron convirtiendo en regalos y, más adelante, en acecho. Esto es lo que vivió recientemente la cantante Shakira tras ser acosada por un fanático que experimentaba erotomanía. Pero, ¿qué es esto y cómo puede afectar a una persona? Es Mental conversó con psicólogas. 

La erotomanía es un subtipo del trastorno delirante que se caracteriza por la creencia de que otra persona está enamorada del sujeto, experimentando el delirio. Usualmente un amor idealizado e irracional hacia celebridades o personas famosas, explicó a Es Mental la psicóloga y sexóloga, Liz Bonilla.

Estas personas crean en sus mentes escenarios poco realistas con estas figuras y, aunque no hayan tenido contacto alguno con ellas, se sienten convencidas de que están enamorados, precisó Bonilla. 

El patrón de acoso que vivió Shakira, desde el 2023, culminó en el arresto de Daniel John Valtier, de 56 años y una multa de 100 mil dólares. Valtier llegó a la residencia de la estrella latina asegurando que “era su esposa” y que los hijos de esta lo reconocerían como su padrastro. 

Los riesgos de la erotomanía

De acuerdo con la doctora Irmarys Rosado Frau, psicóloga clínica, dentro de los posibles riesgos de la erotomanía podría darse la situación de que la persona intente hacer todo lo posible o lo que esté a su alcance para lograr estar junto a esa persona. 

“En el 1981 el caso de John Hinckley se hizo muy popular, ya que una persona con delirio erotomaníaco cometió un intento de asesinato contra el presidente norteamericano Ronald Reagan, con el propósito de llamar la atención de la actriz Jodie Foster, por la cual sentía una obsesión, derivada de su delirio erotómano”, contó la doctora Rosado Frau. 

Asimismo, estos podrían tener conductas de acecho, obsesivas, persecutorias, apariciones repentinas y/o cartas o llamadas excesivas.

Bonilla señaló que la literatura hace énfasis en que la erotomanía tiene un vínculo con el daño cerebral y la materia gris.

“Específicamente en los lóbulos temporal, frontal y occipital, que afectan la manera en que las personas perciben la realidad. Las personas que experimentan erotomanía también podrían presentar un cuadro relacionado al trastorno de esquizofrenia, esquizoafectivo o bipolar”, sostuvo la psicóloga.

En concordancia, la doctora Rosado Frau mencionó que, para que se puedan generar los delirios, debe darse un desequilibrio en la función de la dopamina de ciertas áreas del cerebro. 

Estas personas pueden llegar a ser violentos, empezar a crear un tipo de resentimiento y hasta represalias que puedan poner en riesgo la vida y bienestar del individuo del que están supuestamente enamorados”, planteó, por su parte, Bonilla.

La especialista dijo que, en el caso de Shakira, este individuo mostró, con sus acciones, toda la expresión de lo que es la erotomanía, manteniéndose firme, incluso, ante un tribunal, de que Shakira y él tenían una relación.

Expuso, además, que los pacientes suelen ser solitarios, selectivos y que pueden ocupar la mayoría de su tiempo para investigar cómo establecer una comunicación con la persona que anhelan. 

De manera similar, tienden a enfrentar problemas con su autoestima, aislarse y dificultad para relacionarse con otras personas y desarrollar vínculos afectivos saludables. 

Según la Asociación Americana de Psicología, el amor de un individuo erotómano constituye una forma enfermiza de amor ideal. 

La literatura asegura que las redes sociales podrían desempeñar un papel en el empeoramiento de las creencias delirantes. 

“Las redes sociales reducen la privacidad y aumentan la accesibilidad al comportamiento de acoso”, coincide el grupo a cargo de la investigación Delusional Disorder, Erotomanic Type, Exacerbated by Social Media Use.

 “Permiten una forma de anonimato o ficticio que antes no existía. Cualquier individuo puede utilizar las redes sociales para fijarse en otra persona, observarla y contactarla”, continúan.

Concluyen haciendo un llamado al desarrollo de más investigaciones que exploren la interacción entre las redes sociales y los delirios erotomaníacos.

Cómo se trata este trastorno

Pero, ¿y cómo se puede trabajar con esto? Aunque es difícil que alguien reconozca que experimenta este trastorno, ciertamente las señales pueden servir de alerta para amigos y familiares.  

El tratamiento para este diagnóstico, según la doctora Frau, suele ser multidisciplinario; a través del empleo de psicoterapia y farmacoterapia. 

Los medicamentos antipsicóticos y antidepresivos, así como la terapia cognitivo conductual son los más utilizados. En caso de presentar conductas de peligro, se debe tratar como una emergencia de salud mental.