Desde la falta de interés y de pasión hasta la desconexión de la pareja, son algunos de los factores que pueden provocar una infidelidad, según expertos entrevistados por Es Mental.

Las infidelidades tienen varias interpretaciones dependiendo del contexto cultural, estilos de crianza, términos y condiciones que se impongan dentro de la relación sentimental.

Lo que comúnmente se conoce como una infidelidad, es un engaño hacia la pareja, específicamente cuando hay un contacto físico por parte de un tercero hacia la pareja, explicó el psicólogo David Alcalá Pérez.

Puede tratarse de besos, caricias, abrazos, depende de cómo se interprete, dijo. Sin embargo, hay otras personas que opinan que las infidelidades son simplemente el pensamiento o sentir deseo por otra que no es su pareja y sin su consentimiento, mientras otras insisten en que solo cuenta si hay el acto sexual

Aquí es que viene el choque cultural y de estilo de crianzas, lo que representa la mayoría de los problemas de pareja, opinó. Una de las partes hace una acción que la otra interpreta como infidelidad y viceversa. 

¿Las personas nacen infieles o hay factores que contribuyen a que esto suceda? A esto Alcalá Pérez contestó que, de acuerdo a la literatura, por naturaleza, como seres animales y sexuales, las personas tienden a tener una predisposición a tener más de una pareja independientemente de factores sociales o externos. 

“No es que por naturaleza sean infieles, pero, por ser seres sociales, no somos como otros animales que conocen a una pareja y están el resto de la vida con esta”, aseguró. 

Hay una predisposición a no estar satisfechos completamente con la pareja actual o del momento.

Se educa a tener control de ese instinto, y asumir una vida monógama por valores sociales válidos, pero culturales, explicó. No en todos los países se hace de esta manera, aclaró al decir que en Puerto Rico no es bien vista la infidelidad. 

Sin entrar en los méritos de valorar si es justificable o no, dentro de una infidelidad pueden entrar factores como la falta de interés y de pasión, invalidación de emociones y sentimientos, comentó Alcalá Pérez. Según su experiencia, en el 90-95% de los casos se trata de que hay una carencia, ya sea de afecto, atención, validación de emociones, entre otros. 

“Hay algo que no se está recibiendo. Tengo esa carencia, pero no tengo las herramientas para verbalizarlas o atenderlas. Recurro a no decirlo y explorar cómo cumplir con ellas o con quién”, ejemplificó.

También, dijo que puede surgir como venganza. “Tu me fuiste infiel, me traicionaste, me trataste mal o me hiciste sospechar, entonces, yo te voy a ser infiel”, mencionó. 

Asimismo, puede tratarse de que no hay buena comunicación sana entre ambas partes, o no hay una apertura como para expresar lo que no le gusta a cada cual. Esto causa que se alejen y provoca un deterioro en la pasión de la relación. 

¿Cuál es la causa principal de la infidelidad?

Por su parte, la psicóloga de familias Carmen “Nina” Martínez Geigel añadió que la causa mayor de las infidelidades es la desconexión de la pareja, ya que las parejas muchas veces no cuidan de su relación. 

Mientras, un estudio denominado Estranged and Unhappy probó, al estudiar aproximadamente 1,000 casos de infidelidad entre un panel de adultos en Alemania, que la infidelidad surgía mayormente previo, no seguido, por una disminución gradual en el funcionamiento de la relación.

Según la experiencia de Martínez Geigel, hay dos etapas en las que se pudiese exacerbar esta vulnerabilidad: la crianza de los menores y el nido vacío. Estas son etapas de mucho estrés, opinó. Cuando nacen los niños, muchas veces se olvida de balancear la dedicación de tiempo que le ofrecen al menor versus a su relación. 

Aseguró que las razones por las que los hombres y las mujeres son infieles no necesariamente son las mismas en todos los casos. Los hombres muchas veces suelen ser infieles por lo nuevo, diferente, sexual. Mientras, las mujeres buscan más la persona que les escuche y alguien que esté ahí para ella. 

“Definitivamente, se está viendo que ambos géneros biológicos están siendo infieles con la misma recurrencia”, opinó. Puede ser que ahora las mujeres tienen mayor exposición a ello, trabajan, viajan, están en la calle durante el mismo tiempo, consideró al intentar justificar el aumento de mujeres infieles.

Asimismo, consideró que para hacer una valoración sobre las razones principales por las infidelidades, es necesario separar cuando hay personas que, en su inmensa mayoría son los varones, son los llamados “don juanes”. Describió que este tipo de persona siempre están buscando atención sexual de distintas personas y siendo infieles. Similarmente, otro estudio tipificó a la infidelidad previa como un factor de riesgo importante para la infidelidad en las próximas relaciones.

Explicó que tienen apegos ansiosos o evitativos, entonces están con una persona y ya cuando la relación se pone más seria buscan algo nuevo o la abandonan. Buscan constantemente llenar un vacío. Esto solo se puede atender si la persona está comprometida a cambiar.