Destacarse en varias disciplinas, junto con los compromisos académicos y familiares puede resultar complicado para los más jóvenes, pero la historia de la jovencita Ghia Valentina demuestra que sí se puede. 

Y además, también es posible llevar alegría a quien más lo necesita con su talento.

La jovencita de 11 años, comenzó desde los tres años a destacarse en disciplinas como el modelaje, deporte y baile.

Pese a que disfruta de todas, Molina sostuvo que el baile y el deporte, específicamente el atletismo le apasionan igualmente y es por eso que busca en balance en practicar ambas disciplinas.

Para también, mantener un balance entre sus compromisos y el ámbito escolar contó a Es Mental que aunque puede ser un poco complicado, al salir de la escuela estudia y hace sus tareas en el carro mientras va de camino a algún ensayo de baile o atletismo.

Cuando salgo de la escuela, estudio y hago mis tares en el carro, mientras voy de camino a un ensayo o alguna práctica de atletismo. Mi familia siempre está ahí para apoyarme», dijo en entrevista.

Si bien, tanto para Ghia como para su familia, es de suma importancia que también realice una labor social importante y que mejor que con su talento. 

Por ello, la joven está bailando actualmente con una artista infantil que en algunos eventos llevan alegría a aquellos niños que lo necesitan. “Y en verdad me encanta porque veo a los niños bien felices”, sostuvo. 

»[A los niños] Que sigan sus sueños y metas, que se enfoquen», aconsejó Molina.

Ghia habla de lo esencial: el sostén familiar

En conversación con su mamá Oma Garcia, que el poder encontrar su pasión en el arte, el deporte y de igual modo disfrutar su vida escolar le brindó una dirección en la vida de Ghia. 

“Y ya ella sabe que rápidamente que llega de la escuela tiene que estudiar en el camino, llegar a casa, cambiarse, hacer sus deportes y después tiene su descanso”, agregó.

Como madre, sostiene que se siente feliz de ver a su hija convertirse en una persona empática y consciente con la labor social.

“Yo pienso que los papás no deben de perder con sus hijos la comunicación, pues es muy importante”.

Esto será vital para ayudarles a encontrar que les apasiona y guiarlos para que puedan encaminarse en la vida.