El pensar de manera “catastrófica” o “autolimitante” cuando se recibe la noticia de que se padece de una condición médica como lo es la diabetes es una reacción natural en los seres humanos, expresó la psicóloga clínica, Linda Díaz Rivera, en entrevista con Es Mental

Padecer de una condición médica como la diabetes no significa que “tu vida acaba aquí”, sino que “continua, pero con otros cuidados”, enfatizó Díaz Rivera. 

“A veces podemos verlos (a los diabéticos) con mal humor, pero pueden estar enmascarando una depresión o una tristeza porque tú les estás cambiando la vida completa”, explicó. 

La diabetes es una enfermedad crónica de alta prevalencia en Puerto Rico en la que los niveles de glucosa o azúcar en la sangre incrementan. La enciclopedia médica MedlinePlus cataloga a la diabetes en dos tipos: tipo 1 y tipo 2. El tipo 1 ocurre cuando el cuerpo no produce insulina. Mientras que el tipo 2 sucede cuando no la produce o no la utiliza de manera adecuada. 

Si bien es cierto que lo primero que el paciente piensa al ser diagnosticado con diabetes es en el tratamiento médico, es igual de importante trabajar con la sintomatología emocional, recalcó la psicóloga.

Aconsejó que para lidiar con el estrés y la ansiedad que puede ocasionar el diagnóstico de una enfermedad como la diabetes es recomendable que se tomen terapias de apoyo. La relajación, la visualización, el mindfulness y las afirmaciones también son útiles.

Igualmente explicó que la reacción del diagnosticado al recibir la noticia dependerá de cómo se le diga. 

“Hay que tener mucho cuidado en cómo el médico da la noticia al paciente de que tiene diabetes”, exhortó. “Esa es una condición que puede manejarse”. 

La prevalencia de la diabetes en Puerto Rico incrementó de 10.8% a 12.8% de 1996 a 2010, según la encuesta Behavioral Risk Factor Surveillance System llevada a cabo por el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades en Atlanta. 

El presidente de la Sociedad Puertorriqueña de Endocrinología y Diabetología, José García Mateo, indicó que la diabetes es más frecuente en personas de 40 años o más. No obstante, dijo que la diabetes puede ser diagnosticada en cualquier edad. 

“A medida que aumenta la edad, aumenta más la resistencia a la insulina y a los problemas de desarrollar diabetes”, agregó. 

El endocrinólogo mencionó que la gastronomía puertorriqueña, nuestra herencia genética y nuestro estilo de vida tienen un vínculo con la diabetes. Por ejemplo, los platillos que consumen los hispanos tienen una cantidad alta de azúcares simples, grasas saturadas y carbohidratos.

Por lo tanto, es importante que los diabéticos presten especial énfasis a las porciones de alimentos que consumen, indicó el endocrinólogo. En especial, que satisfagan las necesidades calóricas y que se tomen en cuenta las condiciones crónicas del individuo. 

“La dieta de cada paciente diabético debe ser individualizada”, instó García Mateo. 

Sostuvo que la Asociación Americana de Diabetes recomienda que se debe tomar en cuenta la cultura y las preferencias del paciente al confeccionar la dieta. 

La dietista y nutricionista, Mónica Vales Meléndez, explicó que la dieta de los pacientes con diabetes se configura luego de evaluar sus heridas corporales, porcentaje de grasa, porcentaje de masa muscular, porcentaje de grasa visceral y el nivel de azúcar.

La prueba de orina es una de las más importantes, mencionó. Por ejemplo, con ella puede descubrirse cuán dañados están los riñones según la cantidad de proteína que se orine. Mientras, si el paciente orina azúcar, significa que su diabetes está descontrolada.

“La recomendación mía durante la primera intervención es que trabajemos los carbohidratos porque son una lista bien amplia de alimentos”, expresó Vales Meléndez. 

Luego de esto, cuando se sigue con la terapia médico tradicional, hay que regularle las grasas porque el paciente está más propenso a una condición cardiovascular, agregó.

La dietista y nutricionista añadió que, para conocer de antemano la cantidad de carbohidratos en un alimento, siempre se debe buscar en la etiqueta nutricional la palabra ”total carbohydrates”. El número en gramos, al lado, es lo que será el total de carbohidratos.  

“El ejercicio [también] es bien importante”, puntualizó. “Si voy a comer un plato de comida, que sea de arroz o viviendas, favor de no pasarnos de taza y media de esa porción”.