La inestabilidad en el hogar y en el empleo al igual que el temor a contagiarse con el COVID-19 han disparado el número de suicidios y de llamadas a la Línea PAS, lo que ha reflejado el deterioro de la salud mental en Puerto Rico durante la pandemia.

El impacto de la pandemia sobre la salud mental se ha magnificado, particularmente, en las mujeres.

El Programa Integrado de Intervención en Crisis de la Administración de Servicios de Salud y Contra la Adicción (ASSMCA), de acuerdo con la directora de la línea PAS, Monserrate Allende Santos, ha recibido 1,010,708 llamadas durante la pandemia.

Esta cantidad, a su juicio, representa un crecimiento “exponencial” en comparación con años anteriores.

“En (el pico de) la pandemia fluyeron demasiadas llamadas de gente con estrés, gente con ansiedad, gente con incertidumbre“, expresó la directora durante una conferencia de prensa en el Departamento de Salud. “Había mucha angustia, ansiedad y desesperación ante el miedo”. 

La cantidad de llamadas se suma a los 71 suicidios que se han contabilizado en Puerto Rico los primeros cinco meses de 2021, mencionó, frente a los 177 registrados en el año entero  2021, y 176 en el 2019.

 Las llamadas tenían que ver mayormente  con renuncias a los empleos, problemas relacionados a la educación de  los hijos por el cierre de escuelas y por pérdidas de ingresos por el cierre de negocios.

La preocupación de la falta de empleo y de ingresos adecuados para sostener a sus familias se observó, en particular, en los hombres, detalló. 

Las mujeres se mostraron más preocupadas por el bienestar de sus familias nucleares y extendidas. Las más que llamaron a la Línea PAS eran las mujeres de 30 años o más. 

Mujeres: las más afectadas

La presidenta de la Asociación Puertorriqueña de Consejería Profesional, Migna E. Cruz Collazo, opinó que las mujeres se han sentido abrumadas debido a los roles que han asumido durante la pandemia.

Esta nueva realidad ha complicado el manejo adecuado de sus emociones, explicó. 

En esto también ha incidido la percepción de sí mismas que se ha afectado, acotó, al terminar encerradas en un hogar tras ser independientes, emprendedoras y trabajadoras.

“Este encierro, más en las que tienen hijos, afecta sus emociones”, esbozó la consejera profesional en entrevista con Es Mental. “Eso va a incidir en que ocurran cambios drásticos en su manera de ser y tratar a los niños”.

La prevalencia de estos cambios en ciertas mujeres incrementará en lugar de disminuir en los próximos meses, comentó. 

Nueva pandemia de salud mental

Los cierres durante la pandemia han incrementado la sintomatología depresiva, la ansiedad y el mal dormir, según la presidenta de la Asociación de Psicología de Puerto Rico, Kevia M. Calderón Jorge. Esto no tan solo se ha observado en la Isla, sino en el resto del mundo.

Debido a los efectos adversos de los cierres sobre la salud mental de los puertorriqueños y de las puertorriqueñas, reconoció la posibilidad de una nueva pandemia de salud mental.

Para combatir esta pandemia, instó a que se articulen programas proactivos y bien pensados desde el gobierno.

Sin embargo, para desarrollar estos programas es necesario reconocer la gravedad del reto que se enfrenta. De esta manera, también se pensará en los que no tienen acceso a servicios de salud mental adecuados. En particular, los de escasos recursos económicos.

“Esa amenaza de la pandemia de salud mental la estamos viviendo”, opinó la también psicóloga clínica. “Estamos viendo los efectos y mucha gente se está viendo afectada”.

Lanzan nueva campaña educativa

Debido al aumento de llamadas a la Línea PAS durante la pandemia de COVID-19, ASSMCA estrenará Te Queremos con Vida.

 Su administrador, Carlos Rodríguez Mateo, mencionó que la campaña reforzará los servicios que ofrece la instrumentalidad a la comunidad. Entre ellos, la línea PAS.

La campaña se compartirá en televisión, radio y redes sociales, así como en opúsculos, afiches y pegadizos, precisó. No se extenderá más de tres meses. Su producción costará sobre 900,000 dólares.

“El COVID-19 ha generado estrés, preocupación y ansiedad en nuestra gente”, puntualizó el administrador a través de un comunicado de prensa. “Debido a factores como miedo al contagio, aislamiento, muerte de seres queridos, aspectos económicos, soledad, cambios de rutina y cansancio”.