A pesar de que la inteligencia artificial tiene beneficios en áreas laborales o educativas, su uso inadecuado puede afectar la calidad de aprendizaje y la estimulación cognitiva.  

En conversación con el doctor Andrés Cruz Santos, psicólogo escolar, la inteligencia artificial no es algo nuevo, pues ya se utilizaba con los teléfonos inteligentes, tabletas, GPS y programas de computación.

“Se está hablando de que lo que va a ser importante no va a ser la capacidad para crear contenido, ni para crear escritos, sino que va a transicionar para la depuración de información”, agregó el cofundador del grupo de investigación en ciberpsicología de la Universidad Albizu.

Según el psicólogo escolar, es mucha la información con la que cuenta la inteligencia artificial, por tanto  las habilidades que como individuos necesitaremos en el futuro serán la capacidad de depurar esa información. O sea, saber identificar cuál información es veraz y cuál es falsa, y cómo trabajar con ello.

Al conversar sobre el contexto educativo, es importante reconocer que todos los procesos no serán igual a como eran antes. Por tanto, las capacidades de los niños o jóvenes no serán iguales. 

No todo es malo, ni esto (la inteligencia artificial) debe verse como algo malo, sino como algo que debemos ajustarnos y que se debe trabajar paulatinamente, para que esas capacidades cognitivas no se disminuyan con el tiempo”, sostuvo Cruz Santos.

Cruz Santos compartió que ha visto varios casos en los que estudiantes utilizan la plataforma como una herramienta para mejorar sus trabajos, donde la idea parte de sí mismos y no que la plataforma haga todo el trabajo. 

La doctora Franchesca Torres, psicóloga clínica, confirmó que sin duda la inteligencia artificial llegó para quedarse, por tanto, se debe buscar la manera de integrarlo de manera asertiva en el área académica. 

Si no es utilizada correctamente, sobre todo en cerebros que no están del todo desarrollados (niños o adolescentes) las capacidades cognitivas, como la memoria, percepción, atención, lenguaje, funciones ejecutivas, orientación y razonamiento crítico se pueden ver afectadas; sobre éste último, de acuerdo con Torres.

No es lo mismo que yo elabore una respuesta o un ensayo, y quizás use la inteligencia artificial para mejorarlo, a no razonar nada y buscar la respuesta en la inteligencia artificial”, sostuvo. 

Uso de la inteligencia artificial por los estudiantes

Para brindarnos su experiencia en primer plano ante esta ola de inteligencia artificial, el profesor, doctor Edward Contreras, afirmó que es importante que la facultad y los estudiantes entiendan el poder que tiene la tecnología y ahora la inteligencia artificial

El profesor de inglés sostuvo que estas herramientas ayudan a facilitar parte del proceso, pero no deben ser utilizados para el proceso.

Fue este pasado semestre, previo a culminar el año 2023, cuando quince estudiantes de uno de sus cursos en línea entregaron su reflexión final utilizando la plataforma “Chat GPT”. 

Al evaluar los ensayos entregados, Contreras notó que utilizaban ciertas palabras muy elaboradas. “Entonces, ya la inteligencia artificial, a pesar de que es buena, da unos patrones bien similares en todo lo que uno le pide”, explicó. 

Es decir, los trabajos generados completamente por el “AI” tienen patrones parecidos y la falta de conceptos reales de lo que verdaderamente se discutió en el curso.

Al ver la situación, como respuesta verificó que efecto estuvieron utilizando la herramienta,, y acción seguida notificó a sus estudiantes la situación. “Muchos me lo admitieron”, sostuvo.

Contreras explicó que si bien puede ser utilizado para llevarlo a la práctica, no debe ser el todo de los métodos de aprendizaje.

Recomendó a las instituciones a adaptarse, y como facultad analizar donde posiblemente el “AI” podría ser utilizado, cómo y hasta dónde pueden permitir utilizarlo.  

Por su parte, Cruz recomendó a docentes y en general la importancia de entender que la herramienta no es necesariamente mala, sino es su uso erróneo y en exceso. Por tanto, mencionó que es importante que se estudie la herramienta y sus beneficios, y cómo pueden potencializar su uso.

El AI es una herramienta, no es el medio. Se supone que el contenido se cree y se depure, se trabaje, y esas son las capacidades utilizadas por el ser humano que aun la plataforma no va a hacer”, dijo Cruz Santos. 

Según Torres, como individuos se debe aprender, leer e integrar la información para luego utilizarla, por tanto, si se permite que el “AI” haga todo el proceso la memoria de los individuos y su atención se va a afectar.

También, el razonamiento crítico, pues el uso erróneo de esta herramienta evita que como ser humano se cuestionen ciertos aspectos para descubrir o aprender conceptos nuevos.

“Parte de la evolución del ser humano es cuando alguien se cuestiona algo y crea algo de la nada, es decir, grandes personas han revolucionado la humanidad de la historia por el hecho de que han creado o se han cuestionado algo. Entonces, imagínate, si todo lo demás lo hacemos con inteligencia artificial ¿cómo vamos a seguir evolucionando?”, compartió.

Recomendó, primordialmente, a los estudiantes a evaluar su ética como estudiante y como profesional. Con la manera de medir lo que es ético y lo que no, le ayudará a saber hasta dónde utilizar la herramienta de inteligencia artificial.

De igual modo, recomendó a padres, profesionales y psicólogos a educar sobre el uso consciente de esta herramienta, orientales que no está mal utilizarla, pero, como todo exceso, sí puede ser dañino.

Sintetizó al mencionar la importancia de continuar como individuos capacitando nuestros propios talentos y fomentando nuestra propia inteligencia, y que si utilizamos la inteligencia artificial seamos responsables.