“¿Qué es una vasectomía?, ¿Cuál es la diferencia entre vulva y vagina?, ¿Dónde aprendiste de sexo?, ¿Tus padres te enseñaron sexo?, Describe tu primera experiencia sexual, ¿La pornografía es educación sexual?”, son algunas de las interrogantes que la consejera y educadora en sexualidad Josie Edmée abarca con los participantes de su contenido. 

Ante la falta de educación, contenido y desconocimiento sobre la sexualidad, Edmée decidió comenzar a compartir vídeos en los que reta a la población de Puerto Rico con preguntas sobre el tema.

La también especialista en sexualidad de adultos y parejas opinó que no le sorprendió la falta de educación confesada por tanto hombres como mujeres. Hay un gran desconocimiento sobre todo lo que tiene que ver con la sexualidad, no solo sobre el acto sexual, resaltó.

Indicó que todo lo que tiene que ver con planificación familiar, se discute a partir de la decisión o el cuerpo de la mujer. Asimismo, agregó que todas las conversaciones que tienen que ver con derechos sexuales, métodos anticonceptivos, entre otros temas, están comúnmente protagonizadas por mujeres. Sin embargo, muchas personas desconocen que existen opciones y vías fijadas en los hombres, tal como es el caso de la vasectomía. 

Indicó que la vasectomía es uno de los temas que envuelve la sexualidad, pero está centrada en el hombre, fenómeno poco mencionado o considerado en estos debates. Subrayó que hay una falsa creencia de que cualquier proceso relacionado con el pene, va a tener repercusiones en su desempeño sexual. 

“Mi interés es hablar de lo que no se habla dentro de la sexualidad”, comentó.

La falta de conocimiento es por la carencia en la educación, aseguró. Los pocos cursos que se dan sobre la sexualidad son fijados en enfermedades de transmisión sexual y en los anticonceptivos, criticó. Añadió que no existe publicidad para las vasectomías, ni para los anticonceptivos de los hombres. Asimismo, expresó que para muchas personas la mayor fuente de información y la más accesible es la pornografía. 

Según la organización Planned Parenthood, la brecha entre la educación sexual provista a nivel mundial versus la información que necesitan saber las personas es amplia. De acuerdo con los Perfiles de Salud Escolar del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) de 2018, menos de la mitad de las escuelas secundarias y menos de una quinta parte de las escuelas intermedias enseñan los 20 temas que la CDC señala como los componentes esenciales de la educación sexual.

Asimismo, la organización señala a un estudio publicado por el Instituto Guttmacher que encontró que los adolescentes eran menos propensos a informar que reciben educación sexual sobre temas clave en los años 2015 a 2019 que en el 1995. Menos de la mitad de los adolescentes que participaron en este estudio indicaron que recibieron instrucciones o guías antes de tener relaciones sexuales por primera vez. Además, el estudio confirmó que  siguen siendo pocos los adolescentes que reciben educación sexual de sus padres.

Edmée explica la influencia de la religión

Por encima de esto, Edmée consideró la influencia de la religión como otro obstáculo. 

“Somos un país religioso y conservador donde el tema de la sexualidad es un tabú y un pecado”, admitió. Lamentó que no se discute el consentimiento ni el placer. 

“Los humanos tienen sexo por dos razones para reproducirnos y por el placer. A pesar de que el segundo es el motivo más común, siempre ha sido castigado”, admitió la experta al establecer que la falta de educación impacta a la sociedad en múltiples aspectos. 

Esta carencia afecta la manera en la que uno percibe el sexo, cómo se desenvuelve en el acto y puede generar una desconexión con uno mismo, pues uno mismo no sabe lo que le gusta, advirtió. También puede crear o hacer a una persona más vulnerable a situaciones incómodas o de abuso al no saber cosas como “puedo decir no”. Destacó que muchas personas han sido agredidas sexualmente, de una forma u otra, y desconocen que es una conducta incorrecta y más aún, que fueron víctimas de un patrón de abuso.

La mayoría de sus pacientes son menores de 35 años y muchas son personas que desconocen si han tenido un orgasmo, no se atraven a hablarle a sus parejas sobre sexo, se incomodan al hablar sobre su sexualidad, llevan años casados pero no tienen relaciones sexuales, y no saben lo que es una relación sexual satisfactoria.

Por este motivo Josie Edmée decidió unir sus dos pasiones: periodismo de investigación y educación sexual. Hay una falta de contenido de sexualidad inmenso, puntualizó. 

“Mientras más educación, mayor comodidad y disfrute dentro del acto sexual. Asimismo, mayor motivación para ser vulnerable con la otra persona”, destacó al prometer que continuará haciendo contenido en búsqueda de educar y hacer un llamado a los medios de comunicación para que eduquen más sobre el tema de la sexualidad.