Incontrolable y consistente. Estas pueden ser dos palabras que describen a cabalidad la adicción a las apuestas deportivas. 

Y es que la Organización Mundial de la Salud define la adicción al juego como aquel trastorno caracterizado por la presencia de frecuentes episodios de participación en juegos de apuestas, los cuales dominan la vida de las personas que lo padecen, en perjuicio de sus valores y obligaciones sociales, laborales, materiales y familiares. 

Es Mental conversó con profesionales de la salud mental para conocer qué puede haber detrás de esta adicción y cuáles son sus efectos en la cotidianidad de quien la padece.

El doctor Lino Hernández, psicólogo clínico, compartió que la población demográfica que se ha visto con estas conductas varía dependiendo el tipo de juego, pero la mayoría son hombres en etapa temprana de adultez y con poco poder adquisitivo. 

“Las personas que practican esto tienden o pretenden tener algún conocimiento técnico en el deporte que están apostando”, explicó.

Existe esa pretensión de que la persona tiene un conocimiento particular sobre el juego, que le hace más viable el entrar en “x” o “y” apuesta, y así tener más oportunidades de ganar, agregó. 

De manera similar, la doctora Wignie Torres, psicóloga clínica, explicó que para que sea una adicción, la persona debe presentar los síntomas durante 12 meses consecutivos, incluyendo la necesidad de apostar en cada juego para sentir mayor emoción.

Es posible que esta persona apueste con más frecuencia en los momentos que está experimentando emociones fuertes, ya sea tristeza, culpabilidad ansiedad o sintomatología depresiva”, sostuvo Torres.

Otra característica de este trastorno es el pensamiento excesivo de cómo podría conseguir el dinero para esas futuras apuestas.

Y puede ser que por causa del juego, esta persona esté en una situación financiera difícil, que no tenga dinero para cumplir con sus deudas, y, entonces, puede ser que esté contando con familiares o amigos que le suplan ese dinero”, agregó.

Los efectos de la adicción a las apuestas deportivas en el día a día

La especialista sostiene que este exceso y descontrol en lo que son las apuestas deportivas puede afectar en diversas maneras el día a día de los individuos. 

En estos casos, las relaciones interpersonales se ven muy afectadas, ya que la persona con esta adicción tiende a mentir para que otros no se den cuenta de cuán implicados están en el proceso de apuestas, cuánto dinero deben o cuánto han perdido. 

Además, en el área económica la persona puede verse muy afectada. “Si eres una persona que tienes una familia que depende de ti, que tu dinero no solamente suple tus necesidades sino que también las de quizás una pareja, hijos e hijas, esas relaciones se verán afectadas”. 

Y además de los dos anteriormente mencionados, el día a día de la persona puede verse muy trastocado con problemas legales. 

Mientras que Hernández compartió que los efectos de estos excesos pueden llevarlos a:

  • Alejarse de responsabilidades familiares.
  • Comprometer financieramente sus responsabilidades.
  • El dinero se convierte en una sustancia activa.
  • Existe un índice o comorbilidad con uso problemático de alcohol y otras drogas.
  • Tendencia de ideación suicida en casos extremos.

Recomendaciones 

Un buen momento para buscar ayuda, de acuerdo con Torres, es precisamente ese momento en el que la persona se da cuenta que no puede controlar las conductas anteriormente mencionadas.

Lo más importante en estos casos siempre será buscar ayuda de algún profesional de la salud mental, indicó. 

Hernández, por su parte, compartió que será importante reconocerlo y dialogar con los miembros de la familia. “Si les gusta el ejercicio de apostar, que lo hagan obviamente, pero que separen un presupuesto única y exclusivamente para eso, sin tocar sus responsabilidades económicas”, recomendó.

Agregó que el juego deportivo es uno más particular y específico donde, por las razones culturales en Puerto Rico, se acercan muchas personas al estilo de apuestas y obviamente muchas más personas pueden estar saliendo y entrando a lo que es un juego patológico.

Además, exhortó a los aficionados por estas apuestas a no mezclar la situación con el alcohol, aunque sea difícil, pues en la mayoría de los escenarios está involucrada esta sustancia.

Trate de que su estado emocional esté bien, no es que vaya a jugar para remediar o trabajar otros asuntos de salud mental”, explicó.

Finalizó afirmando que las personas deben estar conscientes de hasta dónde es el límite del disfrute de apostar y el compromiso que tienen consigo mismos y las personas a su alrededor. 

El acceso que se ha generado a estas apuestas mediante páginas de internet trae mucha más facilidad de convertirse en una adicción, pero siempre será importante que mantengan control en este contexto, puntualizó.