Las mujeres se han destacado en todas profesiones y la sexología no parece ser la excepción desde que Hildegarda von Bingen perforó las paredes de la Edad Media describiendo el placer sexual y el orgasmo de la mujer.

La trascendencia de von Bingen reside en que fue una monja de clausura y más tarde declarada santa por el papa Benedicto XVI y la cuarta doctora destacada en medicina de la Iglesia Católica. En su libro de medicina, Causas y Remedios, explica las funciones de la reproducción, la fisiología y la anatomía sexual, en donde expone las fases del deseo, el coito, la gestación, el parto y la lactancia en la mujer.

Definitivamente, dado la época, dicho texto médico solo era compartido para el uso de los galenos. Sin embargo, von Bingen no es la única mujer monja destacada en los aportes de la comprensión de la sexualidad humana. Las poesías Yo toda me entregué y di de la española Santa Teresa de Jesús y Esta tarde, mi bien, cuando te hablaba de la monja mexicana Sor Juana Inés de la Cruz nos hace titubear si las técnicas de la ciencia de la erotología parecerían ser una de las disciplinas más jóvenes de la sexología. 

La participación de las hembras ha sido tan notoria en la sexología, que es una mujer, Elizabeth Osgood Goodrich Willard, la cual utilizó por primera la palabra sexología en el contexto filosófico en su obra Sexology as the Philosophy of Life en 1867. Además Mary Wollstonecraft ya predicaba los derechos sexuales de la mujer en 1792 en su libro Vindicación de los derechos de la mujer, y la princesa francesa Marie Bonaparte exponía la necesidad de la masturbación clitorial en 1950 con su tratado de Sexualidad Femenina.

En descubrimientos significativos dentro de la sexualidad humana se acentúan contribuciones como la primera mujer en realizar una fertilización in vitro en 1944 por la norteamericana Dra. Miriam Menkin, la primera descripción fisiológica de las funciones y estructuras anatómicas del clítoris en 1998 por la uróloga austriaca Dra. Helen O’Conell y la revelación del ciclo de respuesta sexual humana por las norteamericanas Dra. Virginia Johnson y la psicóloga Dra. Helen Kaplan.

Asimismo, se han destacado en los derechos reproductivos de la mujer anticipándose a la Declaración de los Derechos Sexuales, en 1770 la partera española Luisa Rosado obligó a las cortes de España a cambiar sus estatutos legales sobre la planificación familiar, en 1917 la enfermera norteamericana Margaret Sanger comienza la fundación de Planned Parenthood Federation of America y en 1918 la paleontóloga británica Dra. Marie Stopes defendió el control de natalidad y el aborto seguro.

La mujer en la sexología puertorriqueña

La participación profesional de la mujer en la sexología puertorriqueña se encuentra alrededor de un 82% (Malavé-Rexach, 2016, 2023), destacadas en la educación sexual, andragogía sexual, erotología, sexología clínica, sexología forense, sexopedagogía e instrumentología sexual.

Entre las mujeres pilares históricas de la sexología puertorriqueña se destaca la legendaria Dra. Gloria Mock, terapeuta sexual, profesora universitaria, capacitadora de profesionales, desarrolladora de materiales para la educación sexual y para muchos(as) la fundadora de la sexología puertorriqueña. Al mismo tiempo, se subraya la contribución de la sexóloga Dra. Alicia Fernández, fundadora de la primera universidad puertorriqueña de sexología con los grados de  Maestría y Doctorado en Sexualidad Humana con especialidades en sexopedagogía, sexología forense y sexopedagogía.

También se destaca la Dra. Ada Verdejo, evaluadora, planificadora y curriculista en el área de la educación y ha colaborado con estas destrezas para el diseño y apoyo de programas de educación sexual en Puerto Rico; la Dra. Carmen Valcárcel, autora de la tesis Regulation of Clinical Sexology as a Profession in Puerto Rico de la American  Academy of Clinical Sexologists, que dio paso para el primer y único proyecto de ley radicado para la reglamentación de la sexología en Puerto Rico; y la educadora sexual Dra. Lourdes Soto de Laurido, experta en disparidades en salud, investigación traslacional, salubrista y promotora de la salud sexual.

Además, se destaca Alessandra Rampolla, posiblemente la sexóloga puertorriqueña con mayor alcance internacional (Estados Unidos, Argentina, Ecuador, Costa Rica, Perú, Panamá, República Dominicana, Paraguay, Australia, entre otros), terapeuta familiar y de pareja, presentadora de televisión y escritora.

Las mujeres también han aportado a la sexología desde otras disciplinas, como las ciencias de la psicología en temas de agresión y abuso sexual que se destacan las psicólogas con práctica forenses la Dra. Yaritza López Robledo, la Dra. Eunice Alvarado Díaz, la Dra. Lorena Vázquez Santiago, la Dra. Rebecca López Bobonis, Dra. Rebecca Ward, Dra. Lisandra González, Dra. Vilmania Mambrú, la Profa. María Rodríguez Vidal (sexóloga y psicóloga) y Alice Pérez Fernández. En el área de salud sexual y relaciones de parejas algunas psicólogas son Dra. Vivian Casallas (sexóloga y psicóloga), Dra. Silma Quiñonez y Karen Vázquez.

La aportación de la mujer a la sexología puertorriqueña y a nivel mundial es irrefutable y significativamente fundamental. En el Día Internacional de la Mujer Trabajador no hay mejor frase que la de Indira Gandhi que representa a todas esas mujeres que aportan para una mejor sociedad y convivencia que “para liberarse, la mujer debe sentirse libre, no para rivalizar con los hombres, sino libres en sus capacidades y personalidad”.

*El autor es rector del Instituto Sexológico Educativo y Psicológico de Puerto Rico, senólogo forense y co-coordinador del Comité Promoción Salud Sexual de la Asociación de Psicología de Puerto Rico.