La pandemia de la COVID-19 ha aumentado la cantidad de personas que sufren de un padecimiento vinculado a la ansiedad: la cibercondría.

Expertos de salud mental afirmaron que la forma en que se ha distribuido la información en los medios sobre el desarrollo de la COVID-19 ha contribuido, en gran medida, a crear pánico y ha llevado a un incremento en los casos de esta variante de la hipocondría vinculada a la búsqueda obsesiva de información de salud en Internet.

El consejero profesional Correo Álias especificó que el aislamiento y el fácil acceso a la información mediante plataformas cibernéticas durante el encierro pandémico no solamente han afectado a personas con diagnóstico previo de ansiedad, sino que a todas y todos.

La publicación del INTERPSIQUIS, el XIX Congreso Virtual Internacional de Psiquiatría, la cibercondría es: “la búsqueda en línea excesiva o repetida de información relacionada con la salud, la cual es impulsada por la necesidad de aliviar la angustia o la ansiedad en torno a la salud, pero que, en cambio, da como resultado su agravamiento”.

El escrito titulado La hipocondría de la vida cotidiana, por el psicólogo José Fernández Guerrero, denomina al trastorno relacionado con la Internet o, en algunos casos, provocado por ella.

Especificó que la cibercondría supone una conducta en búsqueda de tranquilización.

Sin embargo, el doctor en consejería profesional, Iván Correo Álias, argumentó que la información no provoca el trastorno cuando una persona tiene un cuadro de ansiedad dentro de su expediente médico.

Asimismo, Correo Álias sostuvo que Internet no induce la distorsión mental, sino que la agrava de ya tenerla, o hace a una persona más susceptible a tener un episodio. 

“El poder acceder a tanta información de manera tan fácil abre las puertas a ver muchos datos no verificados y, en muchos casos, no reales. Hay mucha información que lo que hace es desinformar”, explicó.

De igual manera, la psicóloga clínica Yazmin Deynes Exclusa añadió que aunque no se puede quitar la información de la Internet, sí se puede educar a las personas sobre cómo usarla.

Cómo la cibercondría dispara la ansiedad

Deynes Exclusa además citó a la primera investigación sobre la cibercondría realizada por la compañía Microsoft en el 2008 que evidenció que a 40% de las personas quienes buscan información de salud mental, les aumenta automáticamente su nivel de ansiedad.

“Cuando tú tienes una creencia de que puedas tener algo malo y buscas en la Internet, tienes la particularidad de tener más de 40 posibilidades que expliquen lo que puedes estar sintiendo o pienses que estés sintiendo. Sin embargo, te vas a inclinar por la más catastrófica”, ejemplificó.

Incluso, la experta en bienestar emocional señaló que la cibercondría se puede manifestar como resultado de distintas situaciones.

Explicó que otra problemática que impulsa al aumento de personas que sufren de la cibercondría es las empresas que  venden suplementos que no fueron examinados ni recomendados por médicos.

A pesar de que la especialista confirmó que está a favor de la medicina natural, advirtió que la mayoría de la información provista dentro de este tipo de contexto no necesariamente es médica y que, de no confirmar sus beneficios y efectos en artículos médicos, concluiría en un riesgo para la salud de la persona.

De igual manera, el artículo del psicólogo Fernández Guerrero identificó que uno de los mayores peligros, dentro de la cibercondría, es acudir a automedicarse.

En una entrevista con Es Mental, Deynez Exclusa recordó que la cibercondría es una variante de la hipocondría.

Incluso, la describió al término como uno que se transformó junto a la evolución de la tecnología de la información.

A su vez, Correo Álias concordó y completó la explicación de la experta.

Si tú tomas un libro de trastornos mentales, tú te puedes encontrar haciendo muchos diagnósticos que no sean necesariamente ciertos. Por ende, cuando enfrentas a algo tan amplio como la Internet y estás buscando activamente información sobre distintas enfermedades probablemente se va a ver retratado dentro de muchos estos síntomas”, sostuvo.

Las características del trastorno de ansiedad

Por su parte, Fernández Guerrero lo categorizó como un trastorno de ansiedad y argumentó que muchos autores aseguran que la cibercondría son dos diagnósticos distintos y otros lo ven como el mismo.

Por otro lado, la publicación enfatiza en que expertos han denominado al siglo XXI como La era de la cibercondría.

También, Fernández Guerrero mencionó cuatro cogniciones que parecen determinar la cibercondría:La percepción de que existe la posibilidad de contraer o haber contraído una enfermedad, conceptualizar el tener una enfermedad es algo horrible, pensar ser incapacidad de afrontar una enfermedad o la opinión de que los recursos médicos son ineficaces para tratar su situación particular figuraron entre los comportamientos detectados.

Por otro lado, Correo Álias precisó que la cibercondría pudiese resultar en peores repercusiones tanto en niveles de ansiedad como en la vida personal.

“Ir constantemente al médico, estar constantemente preocupado por un leve síntoma tiene sus consecuencias en el cuerpo. Su ansiedad no solamente puede provocarle sentir un leve síntoma, sino que lo puede amplificar a través del pensamiento”, estableció.

Detalló que hay una serie de asuntos como la falta de origen, traumas que tienen que ver con enfermedad, muerte, situaciones que se dan dentro del hogar, entre otras, que pueden causar la cibercondría.

El consejero profesional también matizó que los padres pueden pasarle preocupaciones a los hijos que provoquen el trastorno.

Sin embargo, sostuvo que se dan casos dentro los que la hipocondría ayuda a una persona a detectar prematuramente una condición médica.

Algunas de las técnicas mencionadas para manejar la distorsión fueron las de autorregulación, trabajar al nivel de los pensamientos y procesar memorias del pasado consciente o inconscientes.  

“Esa es la manifestación de ansiedad, de recuerdos traumáticos”, definió.

A su vez, Deynez Exclusa destacó que según el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales más reciente (también conocido como el DSM5 por sus siglas en inglés) la hipocondría ha sido dividida en dos trastornos diversos.

Por otro lado, Fernández Guerrero añadió que la DSM5 incluso retó la categorización de la hipocondría como un trastorno, debido a que los síntomas no tienen definición médica.

El DSM5 eliminó a la hipocondría como diagnóstico médico y lo dividió en dos trastornos: el de síntomas somáticos y de ansiedad por enfermedad. La diferencia entre los mencionados estribaría únicamente en la presencia del malestar orgánico, en el caso del somático, o no, de ser de ansiedad por enfermedad.

Incluso, el DSM5 ya no clasifica a la hipocondría como un trastorno de ansiedad, sino que un trastorno de la personalidad y del comportamiento del adulto.

De acuerdo con la publicación de Fernández Guerrero la división del trastorno, la indefinición y falta de claridad dentro de su tipología obstaculiza el diagnóstico.

Sin embargo, ambos expertos aconsejaron buscar ayuda profesional si se identifica con las características anteriormente mencionadas. 

“La importancia de buscar ayuda, reconocer, la hipocondría es un síntoma que detrás de eso por lo general hay mucho más de lo que aparenta. Por esto, siempre es bueno que entendamos que podemos acudir a una ayuda profesional para acabar con eso”, acertó Correa Álias.