La falta de atracción sexual hacia la pareja puede deberse a múltiples motivos, explicaron expertos entrevistados por Es Mental.

La atracción sexual, sobre todo en parejas a largo plazo, está bastante atada a una conexión emocional o, incluso, a aspectos o características de la persona no relacionadas a la sexualidad, pero que sí impactan sexualmente, sostuvo la sexóloga Josie Edmée

Cuando se pierde la atracción sexual, es importante identificar desde cuándo comenzó la situación y si hubo un evento que marcó un antes y después, recomendó. 

Mencionó que puede tratarse de discusiones o pequeñas cosas que se van acumulando en la relación, así como la satisfacción y placer que se obtiene en el acto sexual. 

Por este motivo, es importante que la persona describa claramente qué no les atrae o por qué no les atrae y qué les gustaría cambiar. Indicó que en la mayoría de los casos las personas saben que quieren hacer cambios, pero no saben explicarlo. 

En esta situación, la experta recomendó evaluar qué le gustaba antes y si esas características continúan siendo las que les atraen. ¿Y si la falta de atracción sexual está atada con todo lo que sucede fuera del cuarto?, cuestionó como posibles detonantes.

Por su parte, el psicólogo Alexis Cuevas Rivera detalló que uno de los aspectos más comunes en estas circunstancias son los conflictos no resueltos, discusiones, falta de comunicación abierta y honesta. Las necesidades sexuales también pueden crear distancia. También, presión laboral, problemas personales, depresión u otras condiciones de salud mental. 

Subrayó que factores físicos también pudieran influir en la falta de atracción como el diagnóstico de una enfermedad crónica como la diabetes que provoca como efecto secundario la falta de una erección adecuada, cansancio crónico e incompatibilidad sexual. 

Según un estudio publicado por BMJ Open, para las mujeres, en particular, la experiencia del interés sexual apareció fuertemente vinculada con sus percepciones de la calidad de sus relaciones, su comunicación con las parejas y sus expectativas o actitudes ante el sexo. 

Segundo, los hallazgos relacionaron a la fuerte asociación entre la comunicación sexual abierta con una probabilidad reducida de reportar falta de interés en el sexo, particularmente para las mujeres. Aquí señaló la importancia de proporcionar una amplia educación sexual y de relaciones, en lugar de limitar la atención solo a las consecuencias adversas del sexo y cómo prevenirlas. 

¿Qué puedo hacer si no siento atracción sexual por mi pareja?

Por su parte, Cuevas Rivera recomendó reflexionar sobre sus propios sentimientos y tratar de identificar cuáles son las posibles causas a través de un proceso de autoconocimiento. También, aseguró que es importante hablarlo con la pareja, reevaluar si la relación es saludable y satisfactoria, fuera del vínculo sexual. 

Incluso tomando en consideración las medidas anteriores, para atender la falta de atracción, de ser por causas físicas, Cuevas Rivera comentó que era indispensable asegurarse de tener cuidado físico, alimentarse bien, descansar bien. Si no funciona, consultar con un terapeuta especializado que les pueda ayudar, pues lo que funciona para una pareja no necesariamente va a funcionar para la otra. 

Según su experiencia, Cuevas Rivera dijo que muchas parejas normalizan esta falta de atracción y el sexo pasa a segundo plano en la relación. Eventualmente se acostumbran y no es algo en lo que trabajen. Van a la clínica o a las sesiones de terapia por falta de comunicación, violencia u otras causas a terapia, y dentro del análisis se dan cuenta de que es un factor dentro de sus problemas de pareja. Muchas veces las personas no se dan cuenta.

Las conversaciones incómodas se tienen que dar”, precisó Edmée. Definitivamente, si no lo pueden resolver entre sí mismos, es el momento de buscar ayuda. Puede ser terapia de parejas o sexual, dependiendo de los datos de la situación. 

Sin embargo, Edmée enfatizó en que, muchas veces, la falta de atracción no es el único problema. Hay parejas que van creciendo y evolucionando, sus personalidades van cambiando y cuando miran hacia atrás se han convertido en personas totalmente distintas a las personas que eran cuando se enamoraron. 

Igualmente, destacó que la convivencia despierta otros sentimientos y características que no se habían visto antes e impactan en la atracción física. Por este motivo, es esencial evaluar si es solo falta de deseo sexual, ganas de tener sexo o si es que la pareja ya no les gusta. 

A veces se trata de una falta de conexión emocional, apuntó Edmée. Son parejas que no se besan a diario, no muestran afecto, perdieron la coquetería y la seducción. Para estos casos recomendó un beso y un abrazo diario de por lo menos 10 segundos con compromiso de ambos y que no tiene como fin un encuentro sexual. Asimismo, sugirió el tiempo a solas, volver a reconocerse, a tener citas, arreglarse para salir, entre otras actividades. 

Del otro lado, Cuevas Rivera comentó que, de no trabajar en esta falta de conexión, puede surgir la desvalorización por una parte: infidelidades, sentimientos de minusvalía o baja autoestima.

Destacó que, en muchas instancias, no buscan ayuda por la implicación social que insiste en hablar sobre la situación sexual o el distanciamiento. Asimismo, dijo que muchas veces el machismo incide.

“Cada situación es única y no necesariamente las recomendaciones generales vayan a funcionar, pero uno sí puede empezar por lo básico”, comentó al señalar que un tratamiento y evaluación individualizado sería esencial.