Hoy en día, en muchos sectores se reconoce la importancia de las relaciones que se pueden desarrollar entre los humanos y los animales.

Se ha reportado que en la actualidad en Estados Unidos el 70% de los hogares poseen algún tipo de mascota. En Puerto Rico, algunos estudios sugieren que alrededor del 80% de los hogares cuentan con una mascota. No faltan testimonios, historias y experiencias de personas a través de todo el mundo que expresan el efecto positivo y sanador que se obtiene a través de estas relaciones con sus mascotas y Puerto Rico no es la excepción. 

La relación humana – animal produce vínculos psicológicos, emocionales, físicos y espirituales tan importantes que enriquecen para muchos la calidad de vida. En la actualidad, ya se han hecho investigaciones sobre la relación terapéutica con animales y el estrés. También se ha visto en otras condiciones de salud como, por ejemplo, diabetes, convulsiones, problemas musculares, reducción de la presión arterial, depresión, autismo, problemas de conducta, problemas cardíacos, en la recuperación y rehabilitación de enfermos/as, disminución de medicamentos para el dolor, entre otros

Es posible, entonces, pensar que el poseer una mascota, y sobre todo la interacción con la misma durante largo plazo, puede disminuir respuestas de estrés, ansiedad y agotamiento emocional. Excelentes terapias para estos tiempos tan retantes e inciertos.

Algunas de las posibles razones del porqué resulta tan sanador mantener relaciones con nuestras mascotas, es que su aceptación es incondicional, no opinan, no juzgan y siempre están dispuestos a compartir. A su vez, esto provee un sentido de seguridad que nos permite una apertura emocional profunda que impacta de forma positiva nuestro bienestar. Esto apoya el sentirnos queridos y afirmados sobre todo en tiempos difíciles. Esta relación, en muchas ocasiones, asume gran importancia cuando nos sentimos solas y solos. Además, cuando nos pasamos conectados de forma virtual encerrados en los medios sociales electrónicos, esta relación puede convertirse en un espacio profundo y genuino de alegría, amor y conexión genuina. 

En general, en nuestras investigaciones sobre la relación humano animal en Puerto Rico, los resultados sugieren que las personas consideran a sus mascotas como parte integral de su familia. Algunas de las características atribuidas hacia su relación con la mascota eran tales como que las mascotas proveen compañía y apoyo, no juzgan, proveen el espacio de expresar sus sentimientos abiertamente y no abandonan. 

Sin vergüenza alguna podemos afirmar que las mascotas son beneficiosas para todos nosotros que las tenemos. Esto a su vez nos provee una oportunidad para resaltar su importancia, pero también en la responsabilidad que tenemos ante ellas de cuidarlas, protegerlas y proveerles los espacios adecuados para convivir con nosotros.  Por tal razón es tan importante validarlas y legitimar esta relación que para muchos es de suma importancia y adquiere un rol en el apoyo que necesitamos cuando nos encontramos con retos en nuestra salud y bienestar.

*Las autoras: Úrsula Aragunde Kohl es psicóloga clínica, profesora e investigadora de la Universidad Ana G. Méndez (UAGM) de Gurabo; e Ivemarie Hernández Rivera es psicóloga y estudiante doctoral en la UAGM de Gurabo.