El embarazo puede ser uno de los momentos más significativos que tiene una mujer dentro de su etapa de desarrollo de vida.  Sin embargo, es importante estar preparadas para los cambios emocionales y psicosociales que pueden surgir como consecuencia de la gestación. 

Según la American Pregnancy Association (2018) “el cambio en las emociones de la mujer es uno de los efectos secundarios más comunes durante el embarazo”.  El estado emocional de una mujer podría estar aun más afectado con la confrontación de una infidelidad por parte de su pareja.  

 

Publicidad

La infidelidad es la acción de incumplir con un compromiso establecido dentro de una relación amorosa que voluntariamente se han proclamado lealtad uno con el otro.   Es uno de los principales problemas atendidos clínicamente en las terapias de pareja.  Sin embargo, es impactante e inquietante tener conocimiento que la infidelidad se desarrolle mientras la mujer está embarazada.  Lo cierto es, que hay varios factores que pueden estar asociados al desarrollo de este problema social. La comunicación y la sexualidad de la pareja se ven afectadas en la mayoría de los casos.

La comunicación de la pareja, cuando la mujer está embarazada, pude estar centralizada mayormente en los preparativos para la llegada del bebé, la salud de la madre, los gastos médicos, el cambio en el presupuesto del hogar, las actividades de maternidad, etc.  Temas y actividades necesarias y normales en el desarrollo de un embarazo.  Pero también puede haber un cambio en la forma y manera de cómo la pareja demuestra su afecto, el estilo y los temas de conversación y el tiempo de esparcimiento como pareja.  De igual manera la sexualidad se puede trastocar por la forma en que la mujer se siente al estar embarazada, miedos de la pareja por hacer daño al bebé, disminución del deseo sexual, falta de erotismo, erróneas percepciones de que no es necesario y el agotamiento físico.

Ninguno de los factores asociados son justificaciones para el desarrollo de una infidelidad por parte del hombre en una relación amorosa.  Por eso vemos que la gran mayoría de los hombres no son infieles cuando su compañera está embarazada.  Jena Pincott (2013) en su libro Do Chocolate Lovers have Sweeter Babies?: the Surprising Science of Pregnancy clasifica tres tipos de categorías comportamentales en los hombres cuando sus compañeras están embarazadas. 

El primero es el tipo X, su motivación y apetito sexual es disminuido durante todo el proceso de gestación y no tiene interés de ser infiel a su compañera.  El tipo Y, su motivación y apetito sexual aumenta significativamente al ver a su compañera embarazada y no les interesa serle infiel, pero algunos se controlan por temor a hacer daño al bebé.  El tipo Z, tiene planeado ser infiel o ya lo son.  Encontramos en las características del tipo Z que ya hay unas variantes de inconformidad con la relación de pareja que aparenta ser justificada con la infidelidad cuando la mujer está embarazada.  Fuera de las categorías hay otros factores como relación disfuncional desde antes del embarazo de su compañera, historial de infidelidades anteriores o trastornos sexuales parafílicos.

La infidelidad del hombre cuando la mujer está embarazada es más común que una mujer en gestación sea infiel. La infidelidad de una mujer embarazada puede estar asociada a descuidos, abandono e incomprensión de parte de su compañero, una relación de pareja disfuncional desde antes del embarazo, trastornos sexuales parafílicos o la permanencia de la una relación de infidelidad anterior.  La gran mayoría de las mujeres se centran en su rol materno de cuido y seguimiento de su preñez, dejando otras necesidades en segundo plano.

El embarazo debe de ser la oportunidad más importante que puede tener una pareja como resultado de su encuentro amoroso y es la coyuntura para la unión de sus intereses como amantes y como padres.  La llegada de un bebé no solamente florece la paternidad sino el amor de dos seres que por pasión, afecto, cariño, apego y ternura han engendrado un nuevo ser.  Por eso la continuidad del amor de pareja los formará en mejor padres. 

*El autor es sexólogo, perito forense, profesor universitario y Coordinador Comité Promoción de la Salud Sexual de la Asociación de Psicología de Puerto Rico.