La noche del 27 de septiembre, una joven aspirante a enfermera fue atropellada junto a su madre y mejor amiga por un conductor ebrio en la carretera PR-102 en el área de Guanajibo Homes en Mayagüez. Su vida cambió en un segundo.

Hoy Laura Pérez Hernández, con solo 25 años, vive las consecuencias físicas y emocionales de este incidente habiendo perdido su pierna izquierda, adaptándose a su nueva realidad y en necesidad de recibir ayuda económica para continuar su proceso de recuperación. Han sido semanas difíciles y dolorosas para la joven que ha tenido que enfrentar múltiples cirugías lejos de sus seres queridos debido a las restricciones de visitas hospitalarias por la COVID-19.

Laura es una de los cientos de personas cuyas vidas son impactadas por accidentes de tránsito anualmente en Puerto Rico. En lo que va de año 197 han muerto en choques, según datos de la Comisión para la Seguridad en el Tránsito. La agencia no tiene datos sobre la cantidad de personas que sobreviven, pero quedan incapacitadas,

Uno de cada tres accidentes fatales en las carreteras son causados por conductores en estado de embriaguez como el que atropelló a Pérez Hernández.

La noche del accidente de tránsito

Laura recuerda estar acostada en la brea y escuchar a su padre gritar, según relató en una entrevista con Ruteando mi Isla.

La joven se encontraba de camino a su casa con su abuela cuando fue impactada por un conductor bajo la influencia de bebidas alcohólicas.

La recién graduada en ciencias de enfermería, llamó a sus padres y mejor amiga para que la asistieran y se llevaran a su abuela de la escena del choque.

Pérez Hernández se encontraba en el proceso de sacar a su abuela del auto junto a su madre y mejor amiga cuando, repentinamente, otro vehículo conducido por un hombre en estado de embriaguez invadió el carril donde se encontraban las tres mujeres. El conductor, identificado como Daniel Ortiz Torres, fue arrestado tras sostener en la prueba de alcohol un .20% y exceder el límite de .08 % que establece la Ley 22 de vehículos de motor.

El choque con el auto provocó que la mamá de Pérez Hernández, María Hernández, su mejor amiga Giovanna Albino López, y Pérez Hernández tuviesen que ser trasladadas a la sala de emergencia del Centro Médico en Mayagüez.

El Departamento de Justicia no respondió una petición de Es Mental para que informara el estado del caso contra Ortiz Torres.

A solas en el Centro Médico 

Tras el accidente de tránsito, las tres mujeres quedaron en condición médica grave.

Los doctores que las atendieron detectaron trauma en el rostro de Albino López y se vieron obligados a trasladar a Pérez Hernández al Centro Médico de Río Piedras.

El médico diagnosticó a Pérez Hernández con fractura en ambas piernas. Sin embargo, una de ellas se encontraba con el hueso expuesto y complicó su caso.

Durante el proceso, familiares y amistades solicitaron donaciones de sangre para Pérez Hernández a través de sus redes sociales.

Pérez Hernández pasó todo el proceso médico-quirúrgico sola debido a la pandemia y los protocolos de seguridad establecidos por los hospitales, según relató a diversos medios de comunicación.

Por ende, recibió la noticia de que le tenían que amputar la pierna en soledad.

Quién es Laura Pérez Hernández

Antes del accidente Pérez Hernández era una joven que gozaba de ir a la iglesia, compartir con personas de su parroquia, de  explorar lugares de café, y de hacer journaling con arte, ha dicho en diversas entrevistas.

Durante el periodo en el que tuvo el accidente de tránsito, se encontraba estudiando para su reválida para ser enfermera, examen que hubiese tomado en diciembre.

La graduada de enfermería describió que entiende que su recuperación fue un milagro y le adjudica su bienestar a Dios y a su fe.

Incluso, abrió la cuenta de Instagram @lauraselevanta donde publicará fotos de su progreso con el fin de concientizar a las personas sobre el peligro de violentar la Ley 22 y mostrar que la recuperación es posible.

Pérez Hernández espera que la experiencia haya ayudado a ambos conductores a cambiar sus vidas y realizar la gravedad de guiar bajo los efectos del alcohol.

Tras el incidente, familiares y amigos de Pérez Hernández creó una cuenta de ATH Móvil para recaudar fondos para continuar su proceso de recuperación y ambientación con el lema #lauraselevanta. Cualquier tipo de donación puede ser remitida a través del (787) 475-3656.