La viruela del mono, una enfermedad que fue descubierta en el 1958, se ha presentado como tema de interés reciente para los científicos de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC) tras el reporte de casos en diferentes partes del mundo, así como en varios territorios de la nación estadounidense.

Aunque la enfermedad no es nueva ni ajena a países africanos, los casos son vigilados de cerca por los investigadores, ya que del virus mutar podría ser sumamente contagioso, señaló en un comunicado de prensa el director del Grupo de Investigación sobre Vacunas de Mayo Clinic, el doctor Gregory Poland.

En Nigeria y la República del Congo se reportan hasta mil casos al año de la viruela del mono, sin embargo, esta reciente situación de reportes en otras partes del mundo pudo haber ocurrido a través de un contagio de algún viajero, señaló el infectólogo Miguel Colón

“Ya en Estados Unidos se han presentado en varios estados como California, Colorado y otros estados. Son bien pocos casos y los están investigando a ver si tienen algún tipo de riesgo de viaje a algunos de estos países de África o tuvieron contacto con alguna persona sugestiva de que tuviera la enfermedad”, explicó el doctor a Es Mental.

Al momento existen dos vacunas, la que actúa contra la viruela regular y que la población mayor de 40 años podría tener tras vacunaciones masivas, así como otra que cubre ambas viruelas. 

“La vacuna de viruela regular, cuando se erradicó la viruela en los años setenta, se dejó de usar y desde el 1980 en adelante no hay nadie vacunado con viruela, así que la gente joven no tiene inmunidad en contra de viruela”, aseguró Colón. 

No obstante, el pasado 27 de mayo la Organización Mundial de la Salud OMS apuntó a que una vacunación “masiva” no es necesaria. 

“Lo que recomienda CDC y la Organización Mundial de la Salud es que le administremos la vacuna que cubre smallpox y monkeypox (ambas viruelas) a aquellos pacientes que vengan con síntomas y signos consistentes con la enfermedad y aquellos contactos directos”, mencionó. 

La mortalidad de la viruela del mono, que proviene de Nigeria, es de menos del 1 por ciento, mientras que la oriunda de El Congo representa un 10 por ciento

“Por eso es bien importante saber la parte epidemiología, de dónde es el primer contacto de infección, porque eso lo haría a uno ser más agresivo en cuestiones de tratarlos con vacunas o agentes antivirales”, sostuvo. 

Los síntomas de la enfermedad pueden presentarse a través de fiebre, escalofríos, dolores musculares, dolores de cabeza y algunos elementos respiratorios, pero estos son poco comunes. 

Pero la señal más significativa es la erupción cutánea, en forma de verrugas o úlceras con costra, y la adenopatía con nódulos linfáticos agrandados.

“Es aquel paciente que desarrolle unas lesiones cutáneas de una forma verrugosa o ulcerativa y tenga además adenopatía del cuello o las axilas. Entonces, ese paciente es de alto riesgo y hay que aislarlo cuando lo veamos”, describió. 

El infectólogo subrayó que la transmisión de la viruela del mono puede ocurrir tras contacto entre personas.

Por lo que recomendó que, si una persona sospecha sobre síntomas, se comunique a una sala de emergencia, a su médico de cabecera o al Departamento de Salud, en vez de presentarse físicamente.

“No es salir corriendo a la oficina del médico ni a la sala de emergencia, porque verdaderamente son personas extremadamente infecciosas”, puntualizó.