Mañana, miércoles a las 3:00 pm, conversamos por Facebook Live con el Dr. David Alcalá Pérez, psicólogo y traumatólogo clínico, y con Erika Michael, sexóloga y coach de pareja, sobre cómo construir relaciones de pareja saludables en las distintas etapas del amor gracias al apoyo de FHC First Healthcare. ¡Sintoniza a través del Facebook de Es Mental o de FHC – Salud Mental!

El amor propio y el trabajar con nosotros mismos como seres humanos juega un rol importante en la construcción de relaciones de pareja saludables, según expertos entrevistados por Es Mental.

“Como toda construcción se necesita primero una base. La base primordial para eso, primero tiene que existir el amor propio, la confianza en uno mismo. La persona tiene que estar emocionalmente saludable, quererse, amarse y respetarse así mismo para, entonces, iniciar una una relación saludable, que no caiga en una codependencia emocional”, sostuvo el psicólogo y traumatólogo clínico, David Alcalá Pérez.

Para Alcalá Pérez, una relación de pareja saludable es una donde las dos personas pueden estar en sintonía y armonía para compartir su vida y donde se sientan cómodos y libres de poder expresar sus emociones y sentimientos sin ser juzgados por la otra persona.

¿Y cómo se logra esto?

Según el psicólogo, lo principal es la comunicación.

“Tiene que haber un diálogo abierto, sincero, franco entre ambas partes. Expresar, ya bien sea emociones positivas, negativas o sentimientos buenos o malos. No tener ese temor de expresar lo que me gusta, lo que me molesta de mi pareja, y nunca dar por sentado o asumir sentimientos de la otra persona o pensamientos de la otra persona. Siempre es bueno preguntar y validar”, explicó Alcalá Pérez.

Agregó que es posible mantener una relación de pareja saludable en cualquier etapa del amor, aunque dependiendo de la etapa puede ser difícil. Dijo que, por ejemplo, en la etapa del enamoramiento las personas solo ven las cosas y características positivas que tiene la persona. Es allí donde suelen pasar desapercibidas algunas banderas rojas que se levanten o alguna incomodidad y se tiende a pensar “a lo mejor cambia” o “a  lo mejor no va a ser así siempre”. Al obviarse, se sigue repitiendo la conducta y eso pudiera traer un problema, advirtió.

Recalcó que para lograr tener una relación saludable, “necesitamos estar en plena conciencia de quiénes somos y qué es lo que queremos en una relación”.

Entre las banderas rojas, el psicólogo mencionó si la persona puede ser agresiva, posesiva, si es una persona que se sale de sus cabales, se irrita, si hay una situación prefiere huir o gritar en lugar de resolver la situación o si te pide el celular para revisarlo o te pide que lo o la llames para asegurarse que estás bien.

Recalcó que es importante saber que no solo se trata de violencia física o verbal, ya que también hay otros tipos de violencia “un poco más sutiles”, como las situaciones que mencionó.

“Ciertamente la definición de relación saludable no es que no haya conflictos ni discusiones, sino que sean capaces de resolverlo de la mejor manera posible, mediante el diálogo, el respeto mutuo, que puedan subsanar esas diferencias entre ellos mediante un un canal de comunicación abierto, franco, sincero y de respeto”, dijo.

Añadió que es importante que ambas partes estén de acuerdo en que necesitan ayuda de pareja. Esta ayuda debe buscarse cuando ya no haya un entendimiento entre la pareja o cuando las peleas y las discusiones son más frecuentes y más constantes. También si se están afectando emocional y psicológicamente con la relación.

“Si van a comenzar una relación  o si están conociendo a alguien pues estar pendiente, a estas señales sutiles. Pero antes de eso, antes de comenzar una relación que estén seguros de que realmente quieren estar en una relación sentimental, ya sea de noviazgo, ya sea de matrimonio, porque es importante que sepan qué es lo que quieren, qué es lo que necesitan en su vidas,y una vez identifiquen, que tengan ya ese amor propio bien definido, que tengan esa autoestima alta, un buen autoconcepto, y dígame ahora estoy preparado o preparada para una relación”, aconsejó.

Una mirada desde el coaching de parejas

“Para nosotros lograr tener relaciones exitosas, relaciones saludables, relaciones que nos podamos disfrutar a plenitud, es imprescindible trabajar primero con nosotros mismos, y es algo que en coaching trabajamos de manera enfática y es el mensaje general. Aunque parezca un cliché de verdad tenemos que poder mirarnos a nosotros, trabajar con nosotros mismos para, entonces, eso mismo que estamos siendo, y esa obra en la que nos vamos convirtiendo, que sea lo que podamos compartir con nuestra pareja”, dijo por su parte Erika Michael, sexóloga y coach de relaciones de pareja.

Explicó que cuando se habla de relaciones de pareja saludables se refieren a ese manejo de crisis, de los conflictos diarios en la relación y, por supuesto, de ese factor emocional y de esa salud emocional.

Ella suele identificar como una relación saludable es una donde hay movimiento y crecimiento

“Movimiento porque no está estática, es una relación que tiene vida, que se mantiene en movimiento y el crecimiento, porque lo natural es crecer, Entonces, las relaciones no deberían ser exactamente la misma estructura de cuando empezó, sino que asimismo como los seres humanos vamos cambiando, la relaciones también se van modificando con ese cambio”, explicó.

“Todas las parejas van a tener conflicto. Todas las relaciones van a presentar situaciones… Cuando hablamos de parejas monógamas, que estamos hablando de dos personas, pues estamos hablando de dos individuos que son diferentes, que tienen experiencias de vida distintas, que tienen temores diferentes. En esa relación existe un flujo de información y de energía. Pero también están esos choques y están esos encuentros. Pero si  se trabaja de manera efectiva y de manera proactiva, no necesariamente es una relación tóxica”, sostuvo.

Según ella, las relaciones de pareja saludable se construyen y se mantienen desde la conciencia. 

“A mí me gusta trabajar mucho y en coaching eso lo que trabajamos con ayudarles a las personas, a crear relaciones conscientes y relaciones auténticas, una relación auténtica, una relación donde yo soy quien soy, no fijo. Puedo mostrarme vulnerable ante mi pareja y mi pareja sabe quién soy yo y de igual manera a la inversa”, sostuvo.

Agregó que esa conciencia es lo que nos permite tener posibilidades. 

“Por ejemplo, yo puedo decir es que yo siempre he sido así, que mi familia siempre fue de esa manera y yo lo aprendí. Es una visión cerrada. Estamos encajonados en esa historia que nos estamos contando de toda nuestra vida. Pero cuando nos damos cuenta que podemos tener una relación de conciencia, eso lo que nos dice, es que tenemos una relación de posibilidades, es que ya no tengo que ser esa persona que era antes. Ya yo no tengo que ser como era mi familia, sino que ahora yo puedo ser quien yo quiera hacer en mi relación. O sea, todas las relaciones las podemos construir desde ese punto de conciencia”, explicó.

La importancia de la sexualidad

Michael aseguró que la sexualidad es mucho más que el acto sexual.

“La sexualidad integra todos esos aspectos del ser humano, que están ligados con ese aspecto sexual primario, que sería el aspecto social, el aspecto emocional, el aspecto cultural, espiritual, psicológico, y por supuesto, fisiológico. Así que en el sexo, o más bien, la sexualidad es imprescindible para que haya una relación de pareja, incluso aunque su actividad sexual no sea una típica”, aseguró.

Como por ejemplo, que las parejas digan que no tienen sexo todos los días. Esto tal vez algunos lo vean como negativo pero “hay muchas maneras de manifestar la sexualidad, que no necesariamente están ligadas al acto sexual”.