Cambios en el estado de ánimo y el metabolismo, problemas para conciliar el sueño y otros síntomas forman parte de las situaciones que enfrentan las mujeres durante la menopausia. Las hormonas bioequivalentes ofrecen una alternativa médica para contrarrestar los mismos.

La menopausia, que puede aparecer entre los 40 y 50 años, se caracteriza por una disminución de las hormonas femeninas y puede tener como resultado la finalización del ciclo menstrual, lo que provoca a su vez una serie de irregularidades en la calidad de vida de las mujeres. Incluyendo repercusiones neuropsiquiátricas, como depresión, ansiedad, problemas de memoria y concentración. 

La doctora Gladysmaria Figueroa, con especialidad en ginecología y obstetricia, explica que muchas mujeres en la menopausia presentan calentones, sudoración, palpitaciones, dolor en el cuerpo, resequedad vaginal y molestias durante las relaciones sexuales, señales que son confundidas con otras condiciones médicas. 

banner300x250

«Muchas mujeres, como nuestras madres y abuelas, pasaron este periodo en silencio y sin quejarse. Gracias a los avances en la medicina de hoy en día, se conoce y se habla más sobre la menopausia y sus consecuencias. Sabemos la importancia del diagnóstico temprano y ofrecer alternativas de tratamiento para mejorar la salud’’, compartió Figueroa con Es Mental.

Entre estas opciones se encuentra el método de terapia de hormonas bioequivalentes o pellets, en la que se utilizan hormonas bioidénticas o con una estructura química igual a las producidas por el cuerpo. 

Estas, tan diminutas como un grano de arroz, son naturales y tienen el objetivo de combatir los síntomas de las pacientes para que puedan lograr vivir en bienestar. 

Además, se le atribuyen beneficios como mejorar el insomnio, los cambios de ánimo, combatir dolores en el cuerpo, ansiedad, aumento del deseo sexual, así como una alternativa para trabajar efectivamente con el metabolismo, de acuerdo con el médico internista con especialidad en reemplazo hormonal, Ariel Rosado Rosa

‘’Lo primordial que yo oigo en las pacientes mayores de 60 años es que me dicen ‘mire, doctor, lo más que me gusta del reemplazo hormonal es que ahora sí puedo dormir’, cuando llevas mucho tiempo sin dormir uno se pone de mal humor, se deprime y te va a dar otras cosas. El reemplazo le quita los dolores y les ayuda también con la memoria’’, contó.  

Rosado Rosa aseguró, asimismo, que toda mujer, a partir de los 40, debe conocer mediante pruebas médicas sus niveles de estrógeno (estrona, estradiol, estriol) y progesterona. 

Figueroa coincidió en que las pacientes necesitan una evaluación o examen físico para posteriormente el profesional de la salud pueda orientar sobre el tratamiento. 

‘’Las hormonas bioidénticas en forma de pellet se calculan según las necesidades específicas del paciente. La mayoría de las pacientes en la terapia informan de algún alivio en tan solo cuatro semanas, pero la optimización completa puede tardar hasta seis meses o más’’, destacó la ginecóloga. 

Cómo funciona el tratamiento

El doctor Rosado Rosa describió que el tratamiento es mínimamente invasivo y se administra en el área de la cadera sin tomar mucho tiempo. Mientras que la ginecóloga Figueroa añadió que los pellets se absorben gradualmente, por lo que, se dispersan las hormonas por todo el cuerpo. 

Figueroa dijo que la terapia hormonal pasa por un proceso de preparación bajo estrictos controles y regulaciones de calidad.

No obstante, se debe prestar atención a pacientes con sagrado vaginal anormal, historial de cáncer de seno o uterino, trombosis y otras condiciones. 

En relación con esto, Rosado Rosa hizo énfasis en la importancia de la consulta y evaluación de un profesional. 

“Mi recomendación es que todo aquel que tenga más de 40 años que se haga sus laboratorios y se evalúe por un médico que haga el reemplazo hormonal’’, concluyó. 

Para calcular las dosis específicas, de acuerdo con Figueroa, se debe efectuar un análisis de laboratorio, así como el examen físico, y con estos datos se podrá determinar la cantidad del reemplazo hormonal.