El cerebro humano, a través de las distintas etapas de vida, pasa por cambios que forman parte de su proceso de desarrollo. 

Dentro de un intento por analizar la evolución de las conexiones cerebrales, unos investigadores de la Universidad Monash, en Australia, hicieron una revisión literaria, publicada en Psychophysiology, intentando resumir los cambios en la funcionalidad del cerebro y el sistema nervioso central.  

Mediante estos esfuerzos científicos, el equipo de la Universidad de Monash analizó más de 144 estudios que utilizaron distintas técnicas de imagen para evaluar los cerebros de decenas de miles de personas. En este análisis, los investigadores captaron una tendencia general en cómo el cerebro en red cambia a lo largo de nuestras vidas, específicamente luego de la quinta década de vida (a partir de los 40 años).

A partir de esta publicación, Es Mental decidió entrevistar a expertos en neurología y psiquiatría para entender mejor cuáles son los cambios que suceden a partir de los 40 años y qué efectos cognitivos implican.

La neuróloga Melissa Méndez Morales empezó explicando los cambios desde la niñez. 

Durante la niñez, los menores ya tienen el cerebro formado, pero las conexiones entre las neuronas no están tan desarrolladas. Por ejemplo, las neuronas se comunican a través de axones que están rodeadas de una capa de mielina, como una insulación. Esta se va formando según el crecimiento, lo que hace que la información pase más rápidamente. Por esto, es que los niños aprenden tan rápido. También, se van expandiendo las conexiones entre las distintas áreas del cerebro.

Esto forma parte de un proceso evolutivo que llega a su pico durante los 20 a los 30 años. Dentro de este marco, existen sectores del cerebro que funcionan igual y neuronas que están en la misma área, especializadas en lo mismo. Estas suelen tener mucha conexión. Mientras, hay un poco menos de conexión entre neuronas de distintas áreas. Por esto, es que hay personas que pueden controlar o desarrollar mejor las áreas del cerebro encargadas de la coordinación si son deportistas, especificó. 

Según van entrando a la cuarta década, las conexiones dentro de esas áreas que procesan la misma información van cambiando. En ese momento, las conexiones cerebrales se enfocan en áreas del cerebro en general, en lugar de específicas, para preservar el funcionamiento total del cerebro. Entonces, las áreas especializadas van perdiendo rapidez. 

Este es un proceso que surge lentamente. Por este motivo, a partir de los 40 años las personas pierden la capacidad de hacer más de una tarea a la misma vez y mantener la eficacia. 

El nivel de concentración ha disminuido y si uno está haciendo una cosa mientras piensa en otra, pierde el hilo”, precisó la experta. Mientras, el lenguaje no se deteriora en esta etapa, sino que en otras décadas más adelante, acompañada de otras condiciones y enfermedades. 

Justificó este proceso al explicar que, durante el paso del tiempo, hay cambios en la circulación de la sangre y en la glucosa. 

Por su parte, el psiquiatra Dimas Javier Tirado Morales añadió que en esta etapa, la quinta década, cambian las funciones del cerebro

Tirado Morales indicó que en las primeras etapas de desarrollo el cerebro es bien eficiente y usa un 20% de la glucosa consumida. Al igual que otros órganos del cuerpo, en esta etapa, el cerebro no es igual de funcional en cómo usa y consume la glucosa. Por esto, es que personas de mayor edad suelen ser menos flexibles en su aprendizaje y muchas funciones no son de la misma calidad.

Tirado Morales especificó que no todo es malo, ya que, en cuanto a destrezas repetitivas, existe la posibilidad de continuar ejerciéndolas. Sin embargo, mientras más daño le hagan al cerebro y a los órganos del cuerpo en general, más rápido se va a deteriorar. 

Factores que pueden afectar la salud del cerebro y su proceso evolutivo

Por este motivo, ambos profesionales resaltaron que tener una mala alimentación, estilo de vida sedentario, problemas de circulación, enfermedades, virus o cualquier condición que afecte directamente al cerebro, pueden afectar la salud cerebral

Independientemente de que nadie se salve de esta evolución cerebral, la salud corporal y cerebral puede hacer que pase más tarde dentro de la quinta década, indicó Méndez Morales.

Asimismo, la neuróloga comentó que la depresión descontrolada, fumar, la pérdida crónica de sueño, medicamentos sedantes  y algunos fármacos de prevención de acidez y el uso de marihuana a diario pueden aumentar el riesgo de un deterioro más temprano.

En este marco, Tirado Morales aclaró que, independientemente del medicamento, los médicos intentan contrastar los efectos del fármaco versus aquellas consecuencias de una condición de salud mental no atendida, antes de recetarlo. Indicó que, tal como mencionado por Méndez Morales, no cuidar la salud mental puede implicar secuelas neurológicas. Incluso, destacó que estas consecuencias pueden ser peores de las que implica el uso de un medicamento. Asimismo, destacó que hay otras circunstancias como el cambio climático y el uso descontrolado del alcohol que también pueden afectar el proceso de envejecimiento, adelantando esta evolución.