Las peleas o discusiones entre individuos pueden considerarse normales debido a las diferencias de crianzas, edades y creencias personales. Asimismo, en las relaciones de pareja son muy usuales, especialmente por los estilos de crianza y maneras de pensar, según explicó la psicóloga de pareja, Coralys Arroyo. 

No obstante, es necesario tratar de arreglar las diferencias con una simple conversación de la cual el fin sea resolver el problema total o parcialmente. 

Pasos a seguir

“Algo que yo siempre recomiendo es aprender a reconocer o respetar el tiempo de cada persona. Una vez se respeta eso, es importante llevar a cabo un diálogo. El diálogo es clave y la comunicación es clave si se quiere resolver el conflicto”, explicó como un primer paso. 

Arroyo añadió que, cuando hay una discusión, el objetivo no debe ser dejar saber cómo una de las partes se sintió, sino que ambos se expresen. 

El segundo paso es esperar a que cada una de las partes esté calmada emocionalmente. Un tercer paso recomendado por la especialista es el retomar la conversación para llegar a un acuerdo. 

“Hay que cambiar la mentalidad de que esto es “yo contra tú, o tú contra yo”. En una pareja es nosotros, y es un equipo, y es nosotros contra el problema”, sugirió. 

La especialista recomendó, de manera preventiva, comunicarse constantemente con la pareja, hacer preguntas, y muy importante, no asumir.

Uno de los pasos más importantes es la terapia de pareja. De acuerdo con Arroyo, eso nunca está demás. “No hay que esperar a que la relación esté pendiendo de un hilo para buscar ayuda”, agregó. 

Por otro lado, la psicóloga Lisa Firestone, en el blog Psychology Today, establece cinco pasos esenciales, comenzando por la relajación de cada una de las partes involucradas en la pelea. 

Como segundo paso el escrito expone el no estallar de vuelta, o sea no decir o hacer otras cosas para detonar más discordia en la discusión. En tercer lugar se encuentra el responder con calidez. 

Empatizar con la pareja se encuentra en el cuarto lugar, según el artículo. Este paso se establece con el fin de ponerse en los zapatos del otro. 

Por último, la especialista recomienda comunicar su sentir. Pues mientras más se comuniquen entre pareja de manera honesta y directa, pero con compasión, más estrecha y sólida se volverá la relación.

¿Por qué discuten las parejas?

Arroyo explicó a Es Mental que además de las diferencias en crianza y maneras de pensar, otra de las razones más comunes de peleas y discusiones son diferencias en maneras de expresar y recibir el amor, pues hay personas que les gusta ofrecer amor a través de regalos, pero hay otras que les prefieren con tiempo de calidad y esto puede generar choques. 

Por otra parte, un tema común de peleas en las parejas es asumir en general y no aclarar desde el principio o no preguntar. “A veces por llegar a conclusiones por no preguntar, por no corroborar, uno llega a unas conclusiones y se omite esa comunicación y al omitir la comunicación se llega a peleas”, explicó Arroyo. 

Además, se pueden ver muchas diferencias en el grado de libertad o de control, según explicó la experta en psicología. 

“También las diferencias en personalidad son un tema de discusión bastante común”, agregó. 

La especialista aclaró el hecho de que no es malo que haya discusiones en una relación de pareja, pues es algo normal, ya que los seres humanos son diferentes por naturaleza.

Cuando es una discusión que se convierte, entonces, en peleas, eso es precisamente, lo que no es saludable.

La misma también añadió que cuando se torna una pelea más fuerte, se puede ver afectada  la salud mental.

“Si se da lo que es la agresión dentro de esas peleas y discusiones, a largo plazo hay mucho problema de autoestima, de manejo de emociones, de estrés y ansiedad y depresión que van subiendo, y afecta los espacios de la pareja”, explicó. 

Arroyo añadió que si hay hijos de por medio, estos también se pueden ver afectados por los conflictos en el hogar.