Durante la pandemia, hubo un auge en el deseo por mantenerse en forma, tener una rutina estable y mover los ejercicios del gimnasio a la casa. Esto provocó un aumento en el interés por entrenar a través de las aplicaciones, redes sociales o páginas web que ofrecían el servicio.

El entrenador de Qiclub, una plataforma cibernética fijada en proveer vídeos y contenido con rutinas de ejercicio diseñadas por profesionales en el campo, Carlos Castillo Más, opinó que, a pesar de que una experiencia virtual no puede sustituir a la presencial, tener esta opción sirve para poderle dar continuidad al entrenamiento sin tener que ir presencialmente al gimnasio.

Explicó que, si una persona se va de vacaciones o decide irse de su casa por un fin de semana, las aplicaciones, páginas web y redes sociales son una opción favorable para disfrutar sin tener que olvidarse de su entrenamiento.

Mientras, el especialista en psicología deportiva, Julio Herrán García, comentó que, según su experiencia con atletas de alto rendimiento, al inicio de la pandemia muchos se aprovechaban de la disponibilidad de las aplicaciones para mantenerse en forma ante las restricciones de la COVID-19.

Además, indicó que para muchos atletas estas plataformas han servido como opción para relajarse y salir del espacio de entrenamiento que pudiese cargar una mayor tensión o presión para ellos.

Similar a la opinión de ambos expertos entrevistados, el Concilio Americano del Ejercicio estableció que la modalidad en línea va a sobrepasar al periodo de la pandemia y que un 20% de los estadounidenses que no iban al gimnasio van a volver a ejercitarse gracias a la accesibilidad de esta opción.

Pasos para seguir antes de bajar la aplicación

Según el también entrenador personal Castillo Más, ejercer el entrenamiento de manera virtual es una buena opción siempre y cuando se hable primero con un profesional en el campo antes.

Luego de hablar con un experto sobre el tema y analizar cuál es la más apropiada para su estilo de entrenamiento y su meta, recomendó estudiar quién es la persona que dirige la aplicación y si tiene las cualificaciones necesarias para liderarlo.

De ser una aplicación computadorizada, enfatizó en que, igualmente, se debería de considerar quién la configuró o la creó antes de bajar la aplicación o iniciar a hacer ejercicio virtualmente.

Agregó que tomar estos pasos antes de considerar cualquier aplicación, página web u otro modo de entrenar virtualmente, minimiza el riesgo de lesiones.

Por su parte, Herrán García recomendó buscar una aplicación que mida lo que es el progreso del atleta para saber cuáles han sido las mejoras y cómo ha cambiado su entrenamiento.

Mientras, Castillo Más alertó de que, después de tomar dichos pasos, la persona debe de ambientar su hogar para asegurarse de que ella misma no esté facilitando un mal estar o un accidente mediante su entrenamiento.

Explicó que el piso debe de ser adecuado para los ejercicios que va a hacer. Advirtió que, en el caso de estar haciendo ejercicios de mucho impacto, se deben de asegurar de que no sea un piso de cemento en el que esté realizando su rutina.

Sin embargo, dijo que, si se trata de una aplicación de yoga, las consideraciones no deberían de ser tan exigentes, pues no se requiere un piso especial.

Las ventajas

De acuerdo con la experiencia de Castillo Más, las aplicaciones son una buena oportunidad para diversificar los ejercicios realizados semanalmente.

Subrayó que es una buena opción para complementar otras rutinas de ejercicio.

Más aún, sostuvo que, a pesar de que anteriormente se pudo haber pensado lo contrario, actualmente las aplicaciones y la modalidad electrónica es una opción que están considerando personas de todas edades.

Añadió que hacer ejercicio en la casa, durante la pandemia, es también una excelente opción para personas que están a alto riesgo de contagio como personas embarazadas, mayores de edad o con algunas condiciones de salud ejercer sus rutinas de manera segura o sin poner en mayor peligro a sus familiares luego de estar dos horas en el gimnasio entrenando.

Por otro lado, un sondeo realizado por expertos de servicios financieros de TD Ameritrade en julio del año 2020 registraron que un 56% de los participantes estaban interesados en hacer sus ejercicios de manera virtual por su interés en ejercitarse mediante una modalidad más económica.  

Las desventajas

Castillo Más explicó virtualmente que es más retante que la persona se quede al mismo paso del entrenador, pues, al no ser presencial, no hay seguimiento ni correcciones mediante la rutina. Asimismo, detalló que la probabilidad de que surjan lesiones es mayor.

Afirmó que es ideal incluir distintos paisajes, música estimulante y energizante, entre otros aspectos es esencial para poder integrar a la persona lo más posible.

A su vez, Herrán García concordó con Castillo más al explicar que la desventaja principal de las aplicaciones es la falta de supervisión. Explicó que, al hacer el cambio entre presencial y virtual, se pierde el lado humano de hacer ejercicio en el gimnasio.

Especificó que muchos entrenadores, antes de iniciar con un nuevo cliente, le dan una serie de formularios o cuestionarios de salud que tienen que llenar para saber cuál es su cuadro de salud y si tienen lesiones, paso que muchas opciones en línea no ejercen ni toman en consideración.

“Si la aplicación dice que dobles la rodilla y tú la doblas mal o más de lo pedido, ahí te lastimas de manera garantizada”, dijo.

Expresó que la salud mental de la persona se va a ver lacerada si no está viendo su objetivo  cumplido, si está ideando un objetivo que no es real, entre otros, lo que lo pudiese llevar a volver a su sedentarismo y abandonar los ejercicios. También, expuso que le pudiese provocar frustración, falta de apetito o comer demás, ansiedad, celos ante el progreso de otros atletas y deterioro en el estado de ánimo, lo que dificultará trabajar con cualquier tipo de enfermedad.

Sin embargo, Castillo Más también remarcó que hay personas que necesitan tener a un entrenador presencialmente o estar con otras personas, pues se tienden a aburrir o quieren socializar. Para esta audiencia, Castillo Más propuso al gimnasio como mejor opción.