El cáncer es una de las enfermedades más prevalentes y una de las principales causas de muerte en Puerto Rico, por lo que es de suma importancia educarse y tomar acciones de prevención.
Los tipos de cáncer más comunes son el cáncer de próstata, del seno, colorrectal, pulmón y tiroides, según la hematóloga oncóloga Verónica Vestal Vargas, del Centro Comprensivo de Cáncer de la Universidad de Puerto Rico (CCCUPR).

Por su parte, la hematóloga oncóloga, Lourdes Feliciano, también del CCCUPR, detalló que, según las estadísticas del Registro de Cáncer, la edad promedio de diagnóstico de cáncer es 66 años y el grupo de mayor prevalencia es el de 65 a 79 años, seguido por 50 a 64 años. En los niños, la incidencia es de un 1%, agregó.

Feliciano también explicó que los hombres se ven afectados principalmente por el cáncer de próstata, con un 37% de los diagnósticos de cáncer en esta población, seguido por el cáncer de colón y recto, y el cáncer de pulmón.

En las mujeres, el tipo de cáncer que más las afecta es el de mama, seguido por el cáncer de tiroides, de colón y cérvix.

“Cuando analizamos los datos y vamos a la causa de muerte por cáncer, tristemente la mayoría de los pacientes masculinos con cáncer se mueren por cáncer de próstata, y las damas de cáncer de mama, y ahí es que uno se sienta y analiza qué tenemos que hacer, por dónde vamos a ir, y es donde entra y juega un papel crucial la detección temprana y el cernimiento”, sostuvo Feliciano.

En los niños, el cáncer más común es la leucemia, seguido del linfoma, agregó.

De acuerdo con la Dra. Vestal Vargas, en el primer lugar para toda la población se posiciona el cáncer de próstata, que afecta exclusivamente a los hombres, mayormente después de los 50 años. Puede presentarse con síntomas similares a los de próstata agrandada, como dificultad para orinar y/o aumento en frecuencia urinaria de día y noche. No obstante, algunos pacientes no presentan síntomas y pueden padecer la enfermedad por años. 

Para su detección se realiza una prueba de sangre, que detecta el antígeno secretado por dicha glándula y el examen rectal digital en el cual se palpa la glándula prostática para verificar la presencia de áreas induradas y/o agrandamientos, explicó la hematóloga oncóloga. 

Sobre este cáncer, el año pasado el Departamento de Defensa de los Estados Unidos otorgó un subsidió a la Escuela de Medicina y Salud de Ponce para iniciar una investigación para estudiar la letalidad del mismo en los hombres puertorriqueños.

En el caso de las mujeres, el cáncer que más las afecta es el cáncer de mama. No obstante, también hay hombres que son diagnosticados con esta enfermedad. 

Se caracteriza por el hallazgo, por parte de pacientes, de masas palpables de manera incidental. Pero, además, al aparecer en las pruebas de cernimiento, también conocidas como mamografías. 

“También se pueden ver cambios en la piel, úlceras y secreciones anormales en los pezones”, dijo.

“No todas las masas en los senos son malignas, pero es importante acudir a su médico para saber si una biopsia es necesaria o no. La detección temprana podría significar potencial de cura”, agregó. 

Por otro lado, se encuentra el cáncer de colón, el cual afecta el intestino grueso y comienza con un pólipo, que podría ser detectado a través de una colonoscopia, colonoscopia virtual y sangre oculta en la excreta. 

Las primeras señales de este tipo de cáncer pueden presentarse mediante sangre en la excreta, anemia, cambio en la consistencia y grosor de las heces fecales, así como pérdida de peso y otros. 

El cáncer de pulmón es otro de los más comunes en Puerto Rico, que es reconocido por su alta incidencia en fumadores y que inicia cuando las células del pulmón crecen sin control. 

Existen diferentes tipos de este cáncer y tanto no fumadores como personas sin factores de riesgo conocido también podrían experimentarlo. 

Sus síntomas pueden manifestarse con tos, tos con sangre, pérdida de peso, fatiga, dolor de pecho al respirar, entre otros. 

“Como prueba de detección temprana, solo se hace en personas de alto riesgo, como personas de 50 a 80 años con al menos 20 años como fumadores, que actualmente fumen o hayan dejado de fumar en los pasados 15 años, según el U.S. Prevention Service Task Force’’, hizo énfasis. 

Finalmente mencionó el cáncer de tiroides, que es el cáncer de la glándula tiroides y en relación con este, algunos pacientes no presentan algún síntoma. 

Otros pueden ver la sintomatología en el cambio de su tono de voz, masas en el cuello, dificultad para tragar o respirar. 

“Existen diferentes tipos de cáncer de tiroides, pero usualmente son altamente curables con cirugía”, puntualizó. 

Según las estadísticas más recientes, reportadas en el 2020 por el Observatorio Global de Cáncer de la Organización Mundial de la Salud, se registraron 13,080 nuevos casos de cáncer en Puerto Rico, de los cuales, en medio de una pandemia global, 5,570 personas fallecieron. 

Aumenta la incidencia en jóvenes

De acuerdo con Vestal Vargas, en los últimos años se ha visto un aumento sustancial entre la incidencia de cáncer en el País, que no solo afecta la población de adultos mayores, también a los jóvenes. 

“Usualmente en los jóvenes estamos viendo cánceres más agresivos cuando son diagnosticados, por ejemplo, cáncer de colón o seno, en ocasiones en ausencia de factores de riesgo como cigarrillos o alcohol. No obstante, la obesidad, el consumo de cigarrillos y alcohol contribuyen grandemente en el desarrollo de ciertas malignidades. El componente genético también es un factor importante”, explicó la doctora a Es Mental

Destacó que, los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos han advertido que para el 2040 se espera un aumento en los casos de cáncer, con números que alcanzarían sobre 29 millones de nuevos casos y 16 millones de muertes.

Aunque, de igual forma, entre el 2001 al 2017 se vio una disminución en las defunciones de hombres, con 1.8 por ciento y 1.4 por ciento en mujeres. 

“En esto se refleja la efectividad de las herramientas de cernimiento, detección temprana y tratamientos nuevos. La integración de la inmunoterapia ha cambiado la manera en que nosotros los oncólogos manejamos el cáncer, con resultados muy prometedores. Para casi todos los tipos de cáncer existe alguna indicación para inmunoterapia, que no es otra cosa que manipular nuestro sistema para combatir el cáncer”, sostuvo Vestal Vargas. 

Sobre las incidencias de otros tipos de cáncer, científicos y profesionales boricuas continúan sumando esfuerzos para el desarrollo de nuevos estudios. 

Tal es el caso de la publicación, en enero del 2021, de una investigación del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico sobre el aumento en la incidencia de cáncer de cuello uterino.

El estudio, realizado por la doctora Ana Patricia Ortiz, Karen J. Ortiz Ortiz, Vivian Colón López, Guillermo Tortolero Luna y Carlos R. Torres, Chi Fang Wu y Ashish A. Deshmukh, concluyó que entre el 2001 a 2017 se diagnosticaron 3,510 casos de este tipo de cáncer en Puerto Rico y que “hubo un aumento en la ocurrencia de esta malignidad durante este periodo”.

Una mirada a la oncología pediátrica

El cáncer pediátrico también es uno notable en la Isla, con diagnósticos de leucemia aguda en la población menor de 21 años, así como casos que pueden comenzar a verse desde los cinco años, en el caso de la leucemia linfoblástica.

La leucemia linfoblástica es precisamente la que atienden los doctores en el área de pediatría y en Puerto Rico se ven alrededor de 20 a 25 casos nuevos todos los años, según el hematólogo oncólogo pediátrico, Luis Clavell

El doctor señaló que la sintomatología se caracteriza por la ausencia del funcionamiento de las células normales de la médula ósea.

Como no hay espacio para producir células rojas, les baja la hemoglobina y se ponen pálidos e incluso algunos nenes se marean”, dijo. 

Aseguró también que otros pueden llegar a tener sangrado y la presencia de moretones. 

Clavell concluyó destacando que, ante la pandemia, el llamado es a que los pacientes no dejen de un lado la visita frecuente a sus médicos. 

“La frecuencia de detección temprana ha sido afectada por la falta de pacientes realizándose las pruebas a tiempo. Ha sido difícil educar apropiadamente a la población y llevar el mensaje de prevención”, finalizó.